Escuela de Medicina Militar inicia año de instrucción

El ministro de Salud Pública, José Ramón Balaguer Cabrera, presidió el acto por el inicio del año de instrucción de la Escuela de Medicina Militar

Autor:

Marianela Martín González

Foto: Roberto Meriño «La especialidad de Medicina Militar, al servicio de nuestro pueblo y toda la humanidad, nació en el combate. Tuvo su génesis en los diferentes frentes guerrilleros, donde en condiciones precarias salvó a muchos combatientes, y como no abandonó nunca el sentido de la ética, asistió a prisioneros de guerra del ejército enemigo».

Con esta remembranza José Ramón Balaguer Cabrera, miembro del Buró Político y ministro de Salud Pública, clausuró el acto político y la ceremonia militar que dieron inicio, este sábado, al año de instrucción de la Escuela de Medicina Militar.

Balaguer destacó que los hombres y mujeres que trabajaron como médicos de nuestro Ejército Rebelde y en las misiones internacionalistas tienen el mérito de haber contribuido a cada victoria, pues para un combatiente la seguridad de salvación tiene un efecto psicológico significativo.

Recordó que cuando comenzaron a formarse los galenos militares la Isla contaba con 6 000 médicos, habían abandonado el país 3 000 y otros estaban a punto de hacerlo. No teníamos personal para esa encomienda y en ella participaron especialistas de varios países del extinto campo socialista.

«Existían determinados criterios para que un hospital fuera docente y en aquel momento no todos se cumplían, pero pudo más el empeño que las limitaciones. La vida le dio la razón al poder de la voluntad, pues sin tener el equipamiento y la tecnología de estos tiempos avanzamos».

El teniente coronel Abraham Beato, Doctor en Ciencias Médicas, rememoró cómo un grupo de 55 jóvenes estudiantes de Medicina, procedentes de todas las regiones del país, en 1982 formaron el primer curso de cadetes de Medicina Militar.

«De ese primer curso hay muy buenos recuerdos, siendo significativo el encuentro con el Comandante en Jefe Fidel Castro, quien nos alentó a ser buenos médicos y oficiales de las FAR».

Beato calificó de inolvidable la experiencia de los egresados de los primeros cuatro cursos de cadetes de Medicina, quienes realizaron su internado en la República Popular de Angola, donde además de fortalecer la vocación por la especialidad se forjaron como mejores revolucionarios.

Confíen en nosotros; rápidamente nos adaptaremos a los rigores de la vida militar, aseguró la cadete Beatriz Amat, quien expresó la voluntad de participar en la recuperación que tiene lugar en los territorios por donde el huracán Gustav pasó.

Se encontraban presentes en el acto político y la ceremonia militar los generales de división Orlando Almaguer, jefe de Logística de las FAR, y José Carrillo Gómez, jefe de su Dirección Política.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.