La casa de los 24 televisores - Cuba

La casa de los 24 televisores

Los quebrantos son muchos, aunque mayores son quienes los enfrentan. En Holguín las viviendas menos dañadas son el refugio de los bienes de otros, y centro para repartir alimentos o cuanto haga falta, incluyendo cariño

Autor:

Juventud Rebelde

En cualquier rincón de Banes se advierte un hervidero de gente volcada hacia la recogida y limpieza de escombros y árboles derribados. BANES, Holguín.— La vivienda de Nilvia Hasty, la coordinadora de los CDR en la zona 10 del reparto Julio Antonio Mella, en la ciudad de Banes, también sufrió daños por las rachas de Ike. Sin embargo, sus vecinos no solo aprecian con admiración el hecho de que apenas se le ha visto lamentarse, sino el que haya permanecido, desde entonces, tan poco tiempo dentro de su casa.

Durante los días posteriores al paso del huracán puede decirse que retorna a ella únicamente a recobrar, en medio de un sueño intranquilo, las fuerzas necesarias para continuar su desvelo por la comunidad. Entre otras responsabilidades, a la cincuentenaria mujer le ha correspondido encabezar la comisión popular para la distribución de los primeros lotes de tejas de fibrocemento que ya han arribado al territorio de Banes, para restablecer, prioritariamente, los techos de las casas con menores afectaciones. «Se trata de las familias que acumulan los problemas de mayor complejidad, como personas enfermas, postrados, o con hijos pequeños. De esta forma estaremos en mejores condiciones para acometer sucesivamente la recuperación», explica la cederista.

Ana Luisa Romero, activista de la referida comisión, muestra con sano orgullo a JR algunas de las viviendas, cuyas cubiertas ya han sido reparadas con el concurso de sus propios moradores. Agregó Luisa que la inmensa mayoría de las personas ha sido comprensible con esta decisión. También, en cuanto a que la ayuda no podrá hacerse llegar a todos de una misma vez, y, ante la situación que golpea a casi todo el país, al menos en esta primera etapa habrán de atenderse primero a los casos más delicados. Entre otras muestras de solidaridad desplegadas por los vecinos de la zona está el hecho de que unas cinco viviendas, de las menos dañadas, fueron dispuestas voluntariamente por sus propietarios para guarecer los bienes de otras familias, incluso residentes en distintas partes de la ciudad, y quienes perdieron completamente sus casas. «Solamente en casa de Raúl Silva tenemos 24 televisores», apuntó Luisa. Con apoyo de los CDR se acomete además en este lugar la distribución de la leche en polvo a los menores, precisamente en la casa de Nilvia. Tales variantes han sido puestas en práctica en otros repartos de Banes.

El «turista» inesperado

Los azotes de Ike fueron también despiadados contra las instalaciones turísticas de los polos holguineros. Pero particularmente en el de Guardalavaca, municipio de Banes, por estos días se aprecia un nuevo huracán: el de la intensa actividad de sus trabajadores para recobrar la imagen que siempre lo caracterizó. El hotel Las Brisas, perteneciente al grupo Cubanacán, era ayer un hervidero volcado hacia la recogida y limpieza de escombros y de árboles derribados. Desde su gerente general, hasta el último de sus trabajadores.

Magali Rodríguez, trabajadora del hotel Guardalavaca, expresó que además de continuar con igual esmero la atención a turistas que prefirieron continuar su estancia en los hoteles, se dedican a la recuperación con la misma alegría y entrega de todos los días. Tal actitud no ha pasado por alto ni para los propios visitantes foráneos. Bridjet Owen, junto a su hija, Rebecca, procedentes de Londres, Inglaterra, no quisieron dejar escapar una visita de trabajo realizada al lugar por una comitiva encabezada por Miguel Díaz Canel Bermúdez, presidente del Consejo de Defensa Provincial en Holguín, para agradecer a las autoridades del país las atenciones recibidas durante los embates del huracán.

«Fue asombroso ver cómo los trabajadores del hotel protegieron nuestras vidas, a riesgo de las propias. Y ahora levantan de nuevo el hotel. En mi país, ante una situación similar, eso no hubiera sido así, y lo más

seguro es que estaríamos expuestas a nuestra propia suerte», afirmó la visitante. Por su parte, Raquel Andreanni y su novio, ambos de Italia, precisaron que estuvieron protegidos todo el tiempo. «Comprendemos la situación y sabemos que los problemas causados fuera del hotel, a la población, son mayores. He venido a Cuba 14 veces. El próximo año volveremos», confesó.

Solidaridad verde olivo

A las actividades de recuperación en la ciudad de Banes se han incorporado en las últimas jornadas, destacamentos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), entre otras misiones, en la recogida de escombros y la rehabilitación de las vías, aún con una gran cantidad de árboles y desechos acumulados.

El teniente coronel Pérez Calixto, se encuentra al frente de una escuadra de bisoños soldados, pertenecientes a una unidad ingeniera del Ejército Oriental, quienes con apoyo de una docena de camiones y equipos de la construcción, se esmeran por cumplir la misión en el plazo más breve posible, y con el apoyo de los lugareños. «Estaremos aquí todo el tiempo que decida el mando, y la dirección Partido en el territorio. Por lo menos en cuanto a la limpieza, no le fallaremos a los habitantes de aquí, y las calles de su ciudad volverán a relucir como antes», asevera el jefe militar. Ese es el mismo espíritu que anima al soldado Rafael Sánchez Salivar, de 19 años de edad. «Esta es la misión más importante que cumplo en este momento, y vamos a hacerlo lo mejor posible», expresa el joven combatiente.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.