Versión de las palabras de Ricardo Alarcón en la gala por el Día de la Independencia - Cuba

Versión de las palabras de Ricardo Alarcón en la gala por el Día de la Independencia

El presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular destacó que a pesar de sus enemigos, la Revolución Cubana iniciada por Céspedes en 1868 se alza victoriosa y es la admiración de muchos en el mundo

Autor:

Juventud Rebelde

Adalberto Hernández, presidente de la FEU, entregó al historiador César Martín en el Parque Nacional La Demajagua, copias de los expedientes universitarios de Céspedes, Agramonte, Mella, Villena, Rafael Simón Morales, Antonio Guiteras, Gabriel Barceló y José Antonio Echeverría. Foto: Pedro Mora Estrada El 10 de octubre de 1868 no solo empezó a nacer la nación; comenzó también la Revolución, única desde entonces, destacó Ricardo Alarcón de Quesada, presidente del parlamento cubano, al clausurar la gala efectuada en la ciudad oriental de Manzanillo por el Día de la Independencia

El también miembro del Buró Político del Partido hizo un recuento de algunos de los momentos más trascendentales de la epopeya libertaria y recalcó que, a unos meses de celebrar los 50 años de la victoria de enero de 1959, los cubanos pueden mirar sin sonrojarse a los ojos de los gloriosos patricios del 68; pues esas cinco décadas, en las que se ha intentado conseguir el sueño de aquellos patriotas, han sido también de agresiones del imperio, el mismo que desde los días de Céspedes procuró esclavizar a los cubanos.

Alarcón comparó a la Revolución del 68 con un sol que, aparentemente con la muerte de Céspedes en 1874 se había hundido, aunque mantuvo vivas sus esperanzas y volvió a iluminar la nación por las mismas montañas de la Sierra Maestra cuando el cespedista mayor, Fidel, guió al Ejército Rebelde a la victoria definitiva.

«¡Qué no seremos capaces de hacer todos unidos!», enfatizó el Presidente de la Asamblea Nacional, al referirse a las dificultades por las que atraviesa Cuba, de las cuales también se saldrá con el triunfo, aseguró.

El presidente del Parlamento enlazó las gestas independentistas en un proceso único, al recalcar que el 10 de Octubre de 1868 no fue solo un alzamiento para conseguir la soberanía y crear un estado independiente, sino que empezó ese día la Revolución Cubana, «la única que hoy defendemos y construimos entre todos, frente a las peores dificultades y al mismo imperio que siempre trató de derrotarla y aniquilar a su pueblo».

Igualmente realizó un recuento de las causas que llevaron al fracaso a aquel primer intento emancipador, minado por las indisciplinas, el regionalismo y los intereses anexionistas de algunos; y subrayó que fue José Martí, con su apostolado incansable, quien logró unir nuevamente a los cubanos para lo cual creó el Partido Revolucionario Cubano, «el partido único del patriotismo que debería organizar y dirigir la guerra necesaria», expresó.

Foto: Pedro Mora Estrada Alarcón explicó que Martí, al igual que Céspedes, denunció el peligro de la intervención imperialista, y que como él concibió la batalla como una verdadera revolución social cuya meta debería ser «conquistar toda la justicia».

Aunque este objetivo quedó truncado por la muerte del Apóstol y la intervención yanqui que estableció un nuevo coloniaje, fue el triunfo de la Revolución Cubana el punto que comenzó a plasmar los sueños de los patricios del 68.

Estos cincuenta años de Revolución, según expresó Alarcón, «nos han obligado a crecernos, a empinarnos hasta crear una obra en que la justicia se ha vuelto realidad tan natural como el aire que respiramos.

«Frente a todas las calumnias, a pesar de la guerra económica y las calamidades naturales como los terribles huracanes que nos han golpeado este año, nuestra obra se alza invicta y es la admiración de muchos», dijo.

Este tiempo también ha sido el de «cincuenta años de una política terrorista y una política cínica que emplea a la vez el puñal y la mentira, la bomba y el engaño», expresó, y agregó que ha condicionado el que «cinco hermanos nuestros, ellos también cespedistas insuperables, celebran esta fecha lejos de la Patria, en la mayor soledad, separados de sus familias, de sus amigos y de su pueblo, sometidos a un trato cruel e injusto».

Sin embargo, nada ha podido doblegarlos, nadie podrá vencerlos jamás, porque «cada uno de ellos es la síntesis irreductible de la Patria, la prueba suprema de que este pueblo y su Revolución son invencibles», puntualizó Alarcón.

«Este pueblo nació de un hombre que le entregó su vida entera y supo combatir hasta la muerte completamente solo, reflexionó el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular; este pueblo dio Cinco Héroes que resisten hace ya más de diez años en total soledad sin vacilar, sin renunciar a la Patria y sus principios. ¿Qué no seremos capaces de hacer todos unidos?», concluyó.

Aldalberto Hernández, presidente de la FEU, entregó al historiador César Martín en el Parque Nacional La Demajagua, copias de los expedientes universitarios de Céspedes, Agramonte, Mella, Villena, Rafael Simón Morales, Antonio Guiteras, Gabriel Barceló y José Antonio Echeverría. Fotos: Pedro Mora Estrada

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.