La Revolución Bolivariana también es de los jóvenes

Autor:

María Rosa Jiménez, presidenta del Instituto Nacional de la Juventud, revela a JR los retos que tienen ante sí los jóvenes venezolanos, de cara a las elecciones regionales del próximo 23 de noviembre

CARACAS, Venezuela.— La juventud militante venezolana tiene hoy un gran compromiso, que no es únicamente el de movilizar a todos nuestros jóvenes en función de las elecciones regionales del próximo 23 de noviembre, sino también el de convocar a toda la sociedad. Ese es un reto que ya estamos asumiendo por lo estratégico que resultan los venideros comicios para el destino de la Revolución Bolivariana.

María Rosa Jiménez, presidenta del Instituto Nacional de la Juventud. La afirmación la hace María Rosa Jiménez, presidenta del Instituto Nacional de la Juventud de esta hermana nación, en diálogo con JR sobre la agenda de esta institución del Estado, a propósito del llamado «a incorporarse en la batalla por construir el presente y, día a día, el futuro y un mundo mejor», que le hiciera el Presidente de la República Hugo Chávez, en la clausura del Congreso Fundacional de la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela (JPSUV).

Con total desenfado, pero con una firmeza y pasión que la desbordan, María Rosa está consciente de que «el Gobierno Bolivariano y nuestro Presidente cuentan con nosotros en esta lucha que está dando Venezuela y Latinoamérica por el derecho de nuestros pueblos a la independencia y la soberanía plenas, una batalla que sabemos será dura porque nuestro mayor enemigo es el imperialismo yanqui».

En ese camino un rol fundamental lo desempeñan las elecciones de noviembre, abunda, por la necesidad de garantizar la continuidad de la Revolución en las urnas. Con ello estaríamos asegurando la permanencia en el Gobierno de los cuadros revolucionarios, que es también la posibilidad de que podamos seguir profundizando nuestro proceso bolivariano en cada uno de nuestros estados.

Ante ese desafío, la juventud trabajó —y trabaja— muy fuertemente en el derecho a la participación, o sea, en la movilización para que todos los jóvenes en edad se inscribiesen en el Registro Electoral y para que, luego, ejerzan su derecho al voto.

«Téngase en cuenta que, según las autoridades electorales del país, el 82 por ciento de los nuevos electores son jóvenes entre 18 y 25 años de edad, una fuerza importante y decisoria».

Jiménez reconoce lo importante que resultan en la actual contienda electoral las vías construidas por la Revolución Bolivariana para que la ciudadanía sea un ente activo del proceso. Una de ellas —precisa— es la de elegir a nuestros representantes a través del voto. «A nivel nacional tenemos una cantidad de jóvenes bastante apreciable que entraron en su mayoría de edad, con los cuales hemos organizado jornadas de información para que conozcan cuáles son los mecanismos electorales, dónde se pueden inscribir, por qué se deben inscribir y por qué deben participar en las elecciones regionales».

Un universo complejo pero imprescindible

El Instituto trabaja con un potencial de 1 200 000 jóvenes que se encuentran en las universidades, liceos de educación bolivariana y jóvenes de las comunidades.

Este último segmento corresponde en lo fundamental a la caracterización que se hizo bajo el principio de la Misión 13 de Abril, consistente en el «barrío o peinado» del terreno, para rescatar a todos los jóvenes que nos sea posible e incorporarlos al proceso, a la sociedad, lo cual implica un esfuerzo por organizarlos, a través de redes culturales y deportivas.

No es una tarea fácil, confiesa, pero no estamos solos. En todos estos procesos preparatorios para dar esa gran batalla electoral y para que nos acompañen en la construcción socialista de nuestra sociedad, estamos trabajando con los muchachos del Frente Francisco de Miranda.

«Se trata de unir, de atenderlos, de sumar, porque los jóvenes son imprescindibles a la Revolución».

Hemos ganado espacio, afirma María Rosa Jiménez. Podemos decir que la juventud se encuentra en un momento de auge significativo desde la conformación de la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela (JPSUV), porque nos permitió que los jóvenes que están dentro de los batallones y brigadas socialistas cumplan tareas concretas dentro de la Revolución Bolivariana.

«Pero esa no es toda nuestra juventud. Tenemos conciencia de que se trata de un segmento de la sociedad bastante complejo, de una categoría social que ha sido muy influenciada por los mecanismos de dominación del imperialismo, bajo una cultura de símbolos, maneras de relacionarse y de comportarse, que debemos y vamos a combatir. Es grande el esfuerzo que tenemos que hacer para incorporarlos a todos al proceso de transformación de la realidad social».

«Ahorita», señala la Presidenta del Instituto, perfilamos una política que vaya a la conquista de nuestros jóvenes, que tome en cuenta sus características, sus necesidades, en un contexto histórico donde todavía se expresa el modo de vida de la sociedad capitalista, dentro de un proceso revolucionario. Pero ya se vienen perfilando los esfuerzos. Las misiones sociales de la Revolución, que de manera directa o indirecta han incidido en la juventud, mucho nos están ayudando en el necesario proceso de concientización.

«Otro escenario de nuestra batalla es la atención al movimiento estudiantil. Una labor que venimos desarrollando de conjunto con la Organización Bolivariana de Estudiantes para llegar a todos y cada uno de los estudiantes, en lo fundamental, de la educación media, que son más vulnerables y están más expuestos a los medios de comunicación y a todo el bombardeo de símbolos y códigos generados por el imperialismo».

Con el inicio del nuevo año escolar comenzó también un plan de movilización y agitación, a través de la cultura, el deporte, de talleres de formación dentro de los mismos colegios, de manera que la Revolución gane más espacio allí, apuntó.

Llamados a estar en la vanguardia

«Como institución del Estado venezolano, nuestra razón de ser es generar políticas y programas dirigidos a la integración y participación de la juventud, en los proyectos de desarrollo de nuestra sociedad; teniendo en cuenta los esfuerzos de otros entes y organizaciones que trabajan con y para la juventud. Defendemos la participación activa de la juventud en la construcción de una nueva sociedad más justa y equitativa, con igualdad de oportunidades, y eso solo es posible dentro del proceso revolucionario que tiene lugar ahora en Venezuela», afirma María Rosa Jiménez.

Hablar de justicia social, solidaridad, democracia participativa y libertad, cabe solo en la Revolución que encabeza nuestro Presidente, sentenció.

Ante el llamado que nos hiciera de ser «la vanguardia del presente que va abriendo espacios para el futuro», la juventud revolucionaria, la juventud militante asume ese reto con una actitud activa, combativa, de trabajo permanente, siendo los primeros en el estudio y en el trabajo, y con el ejemplo.

No nos dejaremos quitar las calles ni caeremos en provocaciones de grupos «juveniles» que quieren promover la violencia y llaman a incendiar las ciudades. Nosotros queremos participar, acompañar este proceso de transformación de nuestra realidad, afirmó.

Estamos conscientes de que los resultados del próximo 23 de noviembre van a tener una incidencia no solo en lo que acontezca en el 2009, un año de muchas definiciones, de muchas batallas contra el imperialismo y la contrarrevolución, sino que también está el 2010 que implica decisiones con respecto a la continuidad de nuestro Comandante Chávez como máximo líder del proceso revolucionario.

«Nosotros vamos a dar un sí contundente, de apoyo total a nuestro proceso. En esta lucha por construir una revolución bolivariana firme en nuestro pueblo y en Latinoamérica, seguiremos los pasos de grandes hombres de Venezuela y el continente. Nos inspira el ejemplo de Bolívar, Martí, Francisco de Miranda, Camilo, Che, Fidel y nuestro Presidente. Ellos iluminan nuestro camino», concluyó la Presidenta del Instituto Nacional de la Juventud.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.