Rememoran caída del mártir Alfredo Álvarez Mola

A 50 años del asesinato de este revolucionario, el 5 de noviembre de 1958, el pueblo mantiene viva su memoria en acto celebrado en el municipio camagüeyano de Jimaguayú

Autor:

Juventud Rebelde

Jimaguayú, Camagüey.— El aniversario 50 del asesinato de Alfredo Álvarez Mola se recordó aquí en la zona de San Miguel de Najasa, del municipio de Jimaguayú, lugar donde más de cien esbirros batistianos se agruparon solo para capturar y dar muerte al héroe, el 5 de noviembre de 1958.

La pertinaz lluvia no impidió que jóvenes, estudiantes, pioneros, vecinos de la comunidad, trabajadores del sector bancario del territorio agramontino y combatientes destacados de la Revolución, junto al Héroe de la República de Cuba, el coronel Orlando Cardoso Villavicencio, y la máxima dirección del Partido en la provincia, participaran en el acto.

Acompañaron la ceremonia el hijo del mártir, Alfredo Álvarez Gregory y el nieto, Alfredo Álvarez Almanza, quien dijo sentirse orgulloso de su abuelo, por ser el hombre que mereció la confianza de Camilo Cienfuegos.

Gaspar Hernández, amigo del héroe, y quien por aquel entonces era cocinero en San Miguel de Najasa, comentó a la prensa cómo un delator de la zona de Cuatro Caminos llegó hasta la casa de Felipe Llanos, el dueño de la finca donde el mártir se recuperaba de una enfermedad, bajo el pretexto de comprar ganado y de esta manera verificar su presencia en el lugar.

«A los cinco días de la delación, 130 soldados lo asesinaron. Así y todo Mola cayó herido detrás de la casa, pero la orden fue rematarlo», rememoró el campesino de 81 años de edad.

La familia Gaspar no olvida cómo Alfredo, a quien quisieron como a un hijo, cuando fue ultimado se encontraba esperando un mensaje que le orientaría los nuevos pasos a seguir. «Este nunca llegó pues la muerte no lo permitió», afirmó el anciano.

Narró cómo durante los 35 días que estuvo en la finca, Mola siempre afirmaba lo cercano que estaba el triunfo de la Revolución, y que a esta había que defenderla hasta el final.

La trabajadora de la Sucursal 5961 del Banco de Crédito y Comercio en Camagüey, Milvia Montero, destacó el espíritu de sacrificio de este hombre, que trabajó en este sector antes de alzarse en la Sierra Maestra.

Armando Moceda Valladares, primer secretario del Partido en Jimaguayú, subrayó que en el recuerdo de los pobladores de esta zona están aún las virtudes del revolucionario por su cariño y respeto hacia su familia, sus hijos y su Patria, y por su visión y confianza en el futuro.

Julio César García Rodríguez, miembro del Comité Central y primer secretario del Partido en la provincia, entregó el carné de la UJC a varios militantes de esta organización. Otros jóvenes de la ACRC y de nuevo ingreso a la FMC, recibieron también el carné identificativo de esas organizaciones.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.