Estudian cómo elevar contenido proteico del frijol, el sorgo y la soya

La expansión de vitroplantas de plátano y de bambú, caracterizan la producción actual del Instituto de Biotecnología de las Plantas de la Universidad Central Marta Abreu

Autor:

Posturas de plátano listas para ser llevadas al campo. SANTA CLARA, Villa Clara.— Bien lejos del bullicio y la distracción citadina, en un entorno apropiado para la meditación y el estudio, se encuentra el Instituto de Biotecnología de las Plantas (IBP), uno de los centros científicos más importantes de su tipo en Cuba.

Aunque poco conocida hasta por sus coterráneos, esta institución, adscrita a la Universidad Central Marta Abreu (UCLV), arriba en este noviembre a su aniversario 16, con nuevas proyecciones en sus actividades investigativas y de producción.

El doctor Rafael Gómez Kosky, subdirector de investigaciones del IBP, declaró que actualmente trabajan de forma experimental con la semilla del frijol, el sorgo y la soya, con el fin de aumentarles el contenido proteico a estas plantas y de hacerlas más resistentes a herbicidas, hongos y otras enfermedades.

Aunque dichas legumbres todavía no forman parte de los planes productivos de la entidad, hoy los especialistas se empeñan en la búsqueda de vías más efectivas para el mejoramiento genético y la propagación masiva de estas y otras plantaciones.

También entre los principales temas a investigar —explicó— figura la producción de biomasas para obtener metabolitos secundarios; es decir, sustancias con efectos medicamentosos que pueden ser utilizadas en los procesos de fabricación farmacéutica. En estos momentos se labora en el examen de la planta digitalis purpurea, cuyas propiedades naturales ayudan a disminuir la arritmia, la insuficiencia y otros padecimientos cardiovasculares.

La expansión de vitroplantas de plátano (gran enano y FHIA-21) y de bambú, caracterizan la producción actual de la institución villaclareña, la cual ha potenciado, en sus más de tres lustros de labor científica, el extensionismo de diferentes variedades de caña, piña, guayaba, papaya, papa —tubérculo con el que prevén trabajar nuevamente— y especies forestales como el eucalipto, la teca y la majagua, según expuso el doctor Miguel Suárez Castellanos, subdirector de producción del centro.

También comentó que el IBP ha tenido a su cargo el diseño, puesta en marcha y asesoramiento de 15 biofábricas dedicadas a la propagación de plantas de alta calidad genética y sanitaria en todo el país. De igual manera, la tecnología y el sistema de funcionamiento de estas unidades han sido exportados a Colombia, Argentina y Brasil.

La constancia, dedicación y el alto nivel de sus profesionales convierten al centro en una permanente escuela de superación. Más de 80 especialistas cubanos han cursado la maestría en Biotecnología Vegetal, impartida aquí con una duración de dos años y cuyo programa de estudios fue premiado por la Asociación de universidades iberoamericanas para el posgrado. Asimismo, el instituto está abierto a la capacitación y el intercambio con expertos de otros países.

El VIII Simposio Internacional sobre Biotecnología Vegetal, celebrado en febrero del año en curso, la publicación trimestral de una revista especializada en temas de esta rama, junto a la obtención de varios premios otorgados por la Academia de Ciencias de Cuba, son solo algunos de los avales más conocidos de un colectivo que, con orgullo, pone sus conocimientos a disposición del desarrollo científico nacional.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.