Discurso del excelentísimo Sr. Edwin W. Carrington en ocasión de la III Cumbre Cuba-CARICOM

Autor:

Juventud Rebelde

El Honorable Sr. Edwin W. Carrington en su  intervención en la III Cumbre Cuba CARICOM. Foto Franklin Reyes Discurso del Excelentísimo Sr. Edwin W. Carrington, Secretario General de la Comunidad del Caribe (CARICOM), en ocasión de la Tercera Cumbre Cuba-CARICOM, Santiago de Cuba, Cuba, 8 de diciembre de 2008

Excelentísimo Sr. Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba,

Honorable Baldwin Spencer, Primer Ministro de Antigua y Barbuda y Presidente de la Conferencia de Jefes de Gobierno de la Comunidad del Caribe,

Demás jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad del Caribe,

Ministros de Gobierno de la República de Cuba y de la Comunidad del Caribe,

Dignatarios nacionales,

Miembros del cuerpo diplomático,

Distinguidos invitados,

Representantes de la prensa,

Señoras y señores:

Como Secretario General de la Comunidad del Caribe (CARICOM), es un honor y un privilegio para mí tener la oportunidad de pronunciar un discurso en la inauguración de la Tercera Cumbre Cuba-CARICOM, que se celebra por primera vez en esta histórica y bella ciudad de Santiago de Cuba.

Permítanme entonces sumarme a los dos distinguidos oradores que me antecedieron y reiterarles la bienvenida a todos a esta histórica Cumbre. Primeramente, doy las gracias al Gobierno y el pueblo de Cuba por la hospitalidad tradicional, cordial y generosa que nos han dispensado. Esta generosidad no se ha visto afectada por los estragos sufridos por Cuba como consecuencia de los varios huracanes y tormentas violentas que la asolaron en meses recientes. La Comunidad del Caribe reitera su más profundo pesar por la pérdida de vidas y bienes materiales debido a estos devastadores fenómenos naturales.

En las circunstancias actuales es muy oportuno que uno de los principales temas de nuestra agenda sea el cambio climático y sus efectos en el medio ambiente.

Si bien solo unos pocos Estados miembros de CARICOM fueron sufrieron daños severos tras el paso de los huracanes, todos se verán afectados por la crisis financiera y económica mundial, otro tema importante de nuestra agenda. Esa crisis ha comenzado a repercutir sobre nuestro sector turístico, el precio de los alimentos, las remesas y la inversión extranjera directa; y aunque la caída del precio del petróleo pudiera dar un respiro a muchos de nuestros países, no será igual para todos.

Todos los retos que afrontamos, por muy difíciles que sean, nos presentan oportunidades para una mayor cooperación y colaboración entre los países de CARICOM y entre CARICOM y Cuba. El intercambio de experiencias en esta Cumbre, de seguro, nos permitirá forjar una respuesta concertada ante las muchas pruebas que nos ofrecen estos tiempos.

Jefes de Estado y de Gobierno, Honorables Ministros, en solo una semana, surgirán más oportunidades para la colaboración y la cooperación, cuando el gobierno de Brasil acoja una reunión histórica de los líderes de América Latina y el Caribe. Será la primera vez que América Latina y el Caribe se reúnan a este nivel en pos de crear una causa común. Los debates que se suscitarán hoy sobre este tema podrían conducir a un acuerdo amplio entre los países aquí representados con respecto a alguno de los temas de la Agenda de la Cumbre de Bahía, Brasil, que se celebrará del 16 al 17 de diciembre.

En el marco de la celebración de 36 años de relaciones diplomáticas entre Cuba y CARICOM, es apropiado hacer hincapié hoy en la cooperación Cuba-CARICOM. Al reflexionar sobre la trascendental declaración de identidad hecha por los cuatro países de CARICOM, a saber, Barbados, Guyana, Jamaica y Trinidad y Tobago, el 8 de diciembre de 1972, podemos decir que ese hecho no puede ponerse en un contexto mejor que la declaración emitida en ocasión de esta Cumbre por uno de los últimos artífices de esa intervención, gran promotor de CARICOM y que aún vive, Sir Shridath “Sonny” Ramphal, y cito:

“Nada ilumina mejor esta época de regionalismo caribeño que el reconocimiento colectivo y simultáneo de Cuba por parte de cuatro importantes países de la región en 1972. Se trató de un acto sustentado, no en ideologías, sino en consideraciones regionales prácticas... y toda vez que este acto ocurrió en un contexto de no alineamiento con el Este o el Oeste sino en un marco de no-alineamiento, también ganó respeto para la región”. Hoy ese respeto continúa y es aún mucho mayor.

Por tanto, ambas partes tienen mucho sobre qué reflexionar con satisfacción, lo cual tiene que servir de inspiración si buscamos intensificar y diversificar nuestra cooperación.

Por consiguiente, corresponde hoy a la Comunidad del Caribe rendir homenaje al hombre que fue fuente de tal gran inspiración y que ha brindado su firme apoyo al Caribe. El Excelentísimo Sr. Fidel Castro Ruz ha sido un caribeño verdadero y la región se ha beneficiado por su compromiso inquebrantable, al igual que el amplio mundo en desarrollo. Al rendirle homenaje hoy, la Comunidad del Caribe rinde tributo a un ser humano excepcional cuya contribución al desarrollo regional jamás podrá ser sobrestimada.

Y qué mejor lugar para rendir homenaje que esta ciudad que honra a otros dos luchadores por la soberanía de Cuba, Antonio Maceo y José Martí.

Distinguidos Jefes de Estado y Gobierno, espero que el espíritu fraternal que ha sido el sello distintivo de las dos cumbres anteriores inspire un resultado beneficioso en esta Tercera Cumbre, en este lugar, espacio y momento; un resultado que aumentará enormemente los intereses y bienestar de nuestros pueblos.

Gracias

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.