Analizan sentido de pertenencia a la FEU de estudiantes universitarios - Cuba

Analizan sentido de pertenencia a la FEU de estudiantes universitarios

Realizan asamblea provincial de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) en Granma

Autor:

Juventud Rebelde

BAYAMO.— La trascendencia del planteamiento rebasó la calidad de la reunión. Fue un joven universitario de Buey Arriba, con acento campesino, quien lo dijo más claro que el agua: «Uno vive pidiéndole a la FEU y hablando de la organización como si estuviéramos fuera de ella. Siempre debemos decir: «La FEU soy yo».

Pero el muchacho tiró la recta más duro: «Esto no significa decirlo solo con la boca. Significa que todos sus integrantes tengamos el espíritu de Mella, su fundador; que pidamos trabajo y estudio, y después la fiesta».

Para rematar esbozó un concepto trascendental: «Decimos que estamos cansados cuando vamos dos o tres domingos a los trabajos voluntarios. Habría que preguntarse cuántas jornadas reposó el Che; no se es revolucionario a veces, sino cada día».

La intervención, nacida en la asamblea provincial de la Federación Estudiantil Universitaria en Granma, sirve de pie forzado para señalar uno de los grandes retos que enfrenta a lo largo de todo el país esta organización, cuyo cumpleaños 86 se celebra el próximo 20 de diciembre: hay jóvenes que se refieren a la FEU como si fuera únicamente su dirigencia.

Cuando eso sucede se aspira a que las cosas caigan «de arriba», se enseñorea la inercia. Y se pierde el célebre sentido de pertenencia colectivo.

En ese hilo, un muchacho de otra nacionalidad, que estudia en la Universidad de Granma, remarcó que en ocasiones «ustedes no se dan cuenta de lo que tienen; les parece normal no pagar los estudios, ni los textos, ni los laboratorios y pierden de vista que necesitan defender con hechos una organización como la FEU, que es la Revolución misma»

Ahora bien, eso de que cada alumno de nivel superior piense que él es el principal protagonista dentro de la organización no es solo un sueño pendiente. Es meta que, como se apuntó en el debate, implica combatir el fraude a capa y espada, luchar contra la conformidad con los tres puntos, estudiar todos los días para aprender y no para el examen, participar en las actividades deportivas y culturales...».

Al respecto, Adalberto Hernández, presidente de la organización en el país, tocó un punto vital: el papel de los dirigentes de la brigada, que es el escenario diario de cada estudiante. Si esta funciona, si no permanece estática, habrá motivación colectiva y la vida puede caminar.

Pero muchas veces se comete otro error grave que atenta contra esos propósitos: no escoger al mejor estudiante académica e integralmente para dirigir, al que sea un verdadero ejemplo. Entonces vienen los dolores de cabeza y los tristes distanciamientos de la Federación. Y se liquida esa hermosa frase que parodia a un rey de otros tiempos: «La FEU soy yo».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.