Desarrollarán en La Habana el Festival Leer la Historia - Cuba

Desarrollarán en La Habana el Festival Leer la Historia

Detalles del Pabellón y otros espacios

Autor:

Juventud Rebelde

Seguir engrandeciendo el espíritu de los jóvenes cubanos es la estrategia de la que se habló este martes en reunión del Buró Nacional de la Juventud Comunista, donde se anunció la realización del Festival Leer la Historia

El pretexto, excelente por cierto, fue anunciar la tarea que de manera conjunta han emprendido la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), el Ministerio de Cultura, y el Instituto Cubano del Libro, en saludo al aniversario 50 del triunfo de la Revolución: el Festival Leer la Historia, que del 22 al 27 de diciembre tendrá lugar en el Pabellón Cuba, en la capital de la Isla.

Este martes, el tema de la reunión del Buró Nacional de la UJC, que versó sobre el aseguramiento político para el inicio de la campaña de promoción de la lectura sobre nuestra historia, fue más allá de la mera información para convertirse en un análisis en el cual estuvieron presentes los principales dirigentes de la Juventud; y también el miembro del Buró Político y ministro de Cultura, Abel Prieto; el presidente del Instituto Cubano del Libro, Iroel Sánchez; el presidente del Instituto Cubano de la Música, Abel Acosta; y otros directivos.

En un encuentro cuyo espíritu fue el de alimentar una alianza estratégica para transmitir lo mejor de nuestra cultura, el primer secretario de la UJC, Julio Martínez Ramírez, expresó que el Festival Leer la Historia constituye no solo un compromiso de una semana, sino un suceso que deberá afianzarse y prolongarse en el tiempo, como expresión del apego de las nuevas generaciones a la historia patria, esa que es el «principal argumento para defender la obra de la Revolución».

El Primer Secretario dijo que la organización política de vanguardia viene trabajando de conjunto con el Ministerio de Cultura, en asuntos tan medulares como el conocimiento de nuestras tradiciones, o el modo de ocupar, atractiva y útilmente, el tiempo libre de los jóvenes.

Leer la Historia —según explicó Julio Martínez— no solo consistirá en presentar libros. El Pabellón Cuba será escenario de múltiples actividades, como expresión de un empeño que une a más de una institución y que sin dudas fortalece la capacidad de alcance de la UJC.

«No concebimos algo hecho desde nuestra organización —comentó el dirigente juvenil— sin que tenga un profundo sentido cultural, estético, sin que estén presentes los valores que deseamos afianzar en la juventud cubana».

Iroel Sánchez hizo alusión a los antecedentes del Festival Leer la Historia, idea que nace para «enriquecer el tiempo libre de nuestros jóvenes, desde la cultura, el conocimiento y la virtud». Ya han dejado sus huellas, como experiencias perdurables, las lecturas de verano; La noche de los libros; el Festival Universitario del Libro y la Lectura; el Club de Amigos del Libro —con los muchachos de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM)—; las Lecturas frente al mar, y otras tantas vivencias.

La idea del Festival que viviremos en el Pabellón Cuba busca, como explicó Iroel, acercamientos diferentes, novedosos, a la Historia. Se ha decidido hacer llegar la iniciativa a toda la Isla, y no solo limitarla a la venta de libros, sino ampliarla con la posibilidad de navegar por redes digitales, disfrutar la proyección de materiales audiovisuales, jornadas de trova y jazz, entre otras propuestas.

Con la luz larga...

Diversas reflexiones motivó el anuncio de este nuevo Festival que invita a leer. Abel Prieto meditó sobre la necesidad de pensar en opciones culturales para horas de la noche. Hay mucha gente joven que va al teatro, dijo, y que luego desean seguir encontrando ofertas antes de regresar a casa.

¿Por qué no pueden haber tandas de jazz en algunos de nuestros cines; por qué no una programación especial de películas, o de trova?, indagaba el titular. E hizo referencia a una ciudad populosa como La Habana, con una población joven, ávida de cultura y recreación, lo cual exige pensar, detenidamente, en la necesidad de unir esfuerzos de varias organizaciones e instituciones, en el afán de satisfacer demandas crecientes.

Tenemos que explotar todas las opciones posibles, enfatizó, sobre todo cuando el país no puede dar respuesta material a muchas necesidades, de las cuales algunas se han acumulado a lo largo de años, y otras han surgido a partir del paso catastrófico de los huracanes.

Abel Prieto resaltó que la experiencia de cómo se ha venido alistando lo del Pabellón Cuba demuestra que cuando se trabaja con coherencia, y los medios de comunicación apoyan esa coherencia con intencionalidad, se pueden recoger frutos alentadores.

«Cuando encendemos la chispa que moviliza la promoción de los valores sembrados por la Revolución nuestra, la gente reacciona», reflexionó Abel, quien en otro momento dijo: «No podemos simplificar los gustos de la población, y al mismo tiempo tenemos que tratar de promover lo mejor de los códigos que se han sembrado aquí, y trabajar con unidad, inteligentemente.

«Si entre todos reunimos los pocos recursos que tenemos, y los ponemos con intencionalidad en función de una acción cultural, los resultados serán importantes. La vida lo ha demostrado. Hoy tenemos los teatros llenos de muchachos, y hablo de teatro experimental, riguroso, de danza, eso quiere decir que, a escala masiva en la población nuestra, hay legítimos patrones de gusto».

Sobre el conocimiento de la historia, el ministro no pasó por alto que uno de los dramas que hoy tenemos es que a veces percibimos que entre los jóvenes no hay suficiente conocimiento de ese universo, aunque ese fenómeno de no saber no es privativo de las nuevas generaciones, y mucho menos de la Isla que está inmersa en un mundo enfermo de ignorancia.

«Estoy seguro de que este Festival del Libro va a tener una tremenda respuesta, y será muy atractivo».

Encendiendo luces sobre posibles ideas que pudieran llevarse a la práctica, Abel Prieto habló de las potencialidades del video clip cubano, donde descansa una apreciable reserva de cosas bien hechas y que transmiten el mensaje de lo cubano. Y mencionó los festivales de aficionados de niños y jóvenes, como instrumento para transmitir valores patrióticos, entre otras experiencias.

«Se pueden hacer cosas muy interesantes que ayuden a la cohesión que necesita el país; que ayuden a la disciplina social, a modificar los valores de la gente, a generar formas de conducta, para que la barbarie y las manifestaciones de salvajismo sean rechazadas casi por instinto», aseguró Abel.

El presidente del Instituto Cubano de la Música, Abel Acosta, hizo un recuento de los días en que nacieron las brigadas artísticas, hechas para responder al vacío espiritual y anímico sufrido por las personas más duramente golpeadas por el paso de los huracanes.

«Esa experiencia —destacó— ha sido una oportunidad para cambiar un poco nuestra manera de trabajar en relación con las comunidades, sobre todo con las zonas más apartadas. Se demostró que a los lugares se puede llegar prácticamente sin nada, con la voluntad y el talento; y que los resultados son extraordinarios».

Detalles del Pabellón y otros espacios

Se tiene pensado que el Pabellón Cuba abra sus puertas, de lunes a sábado, desde las cuatro de la tarde, hasta las once de la noche. En un lugar céntrico de cada capital de provincia, habrá libros sobre temas históricos.

De lo que sucederá durante el Festival, Iroel Sánchez destacó algunos de los sucesos más llamativos del programa:

—El 26 de diciembre, cuando se cumplan 104 años del natalicio de Alejo Carpentier, será presentada en todo el país La consagración de la primavera, novela con la cual el excepcional escritor cubano rindió homenaje a la Revolución.

—El 22 de diciembre tendrá lugar, en el Pabellón Cuba, el lanzamiento del texto Así es Fidel, de Luis Báez, donde se compilan anécdotas sobre el Comandante en Jefe; y el día 23 será presentado, en concierto, un atractivo libro que incluye 50 canciones emblemáticas de estos años de lucha.

—El 24, se dará a conocer el volumen Soy un futuro en camino. Es un libro de magnífica factura, de la Casa Editora Abril, en el cual trabajó intensamente el Centro Che Guevara.

—El día 25 será para presentar el texto Con las bases llenas. Béisbol, Historia y Revolución, de Félix Julio Alfonso.

—Habrá encuentros con nuestros escritores y artistas, lo mismo en el Pabellón Cuba, que en diversos lugares del país.

—El día 20, día del aniversario de la Federación Estudiantil Universitaria, verá la luz un interesante texto sobre el prestigioso intelectual cubano Raúl Roa.

—Entre otras oportunidades, los padres que deseen llevar a sus hijos todos los animados de Elpidio Valdés, podrán descargarlos de la red digital habilitada en el Pabellón. Igualmente estará al alcance, de la Editora Abril, El Diablo Ilustrado en formato digital, así como algunas canciones del disco con el mismo título. La película Kangamba, en DVD, podrá ser adquirida en moneda nacional.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.