Datos generales de Argentina - Cuba

Datos generales de Argentina

Autor:

Juventud Rebelde

Situación geográfica

La República Argentina está ubicada en el hemisferio sur y occidental. Está dividida en una porción Americana y otra Antártica.

La Americana limita al norte con las Repúblicas de Bolivia y del Paraguay , en el sur, con la República de Chile y el Océano Atlántico. Al este, con la República Federativa del Brasil, República Oriental del Uruguay y el Océano Atlántico. En el oeste, con Chile.

Bajo el nombre de la Antártida Argentina se encuentra la parte del territorio nacional comprendido entre los meridianos 25 y 74 grados de Longitud Oeste, y al sur del paralelo 60°.

En general, la gran extensión territorial de la Argentina posee una diversidad de paisajes, en los que alternan campos de hielos con zonas áridas, relieves montañosos con mesetas o llanuras, cursos fluviales o áreas lacustres con la amplitud oceánica, y vegetación esteparia con bosques y selvas.

Extensión

La superficie de tierras emergidas de Argentina es de 3.761.274 Km², de los cuales 2.791.810 Km² corresponden al Continente Americano; 969.464 Km² al Continente Antártico (incluyendo las Islas Orcadas del Sur) y las islas australes (Georgias del Sur y Sandwich del Sur).

 Argentina, por su extensión, ocupa el cuarto lugar entre los países americanos (después de Canadá, Estados Unidos de América y la República Federativa del Brasil). En el orden mundial se ubica por su superficie en el séptimo lugar.

Clima

Los principales tipos de clima de la Argentina son cuatro: cálido, templado, árido y frío, pero la extensión del territorio y los accidentes del relieve determinan la existencia de variedades en cada uno de los tipos citados.

División política

Actualmente, Argentina está dividida en 24 jurisdicciones: 23 provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que es la sede del gobierno nacional. Es la segunda ciudad más grande de Sudamérica y una de las mayores urbes del mundo.

Datos demográficos

En el 2008, la población estimada de Argentina era de 40.677.348 habitantes, con una densidad pobacional de 15 habitantes por km², donde más de una tercera parte vive en Buenos Aires y en sus alrededores.

Con una proporción de 10,8 de personas con 65 años y más, su población tiene una esperanza de vida superior a los 75 años y una tasa de alfabetización de 97,2 por ciento, una de las más altas de América Latina.

Presenta una tasa de mortalidad infantil de 13,87 muertes por mil nacimientos y una natalidad de 16,32. La desocupación continuó disminuyendo y esta vez descendió hasta cerca de un 8 por ciento, lo que implica una mejora en comparación al índice del 2003 (16%). Asimismo, la pobreza ha tenido una baja inédita en el último lustro del 51 al 20 por ciento.

Idioma

El español es el idioma oficial de la República Argentina. Traído por los conquistadores españoles, sufrió los cambios propios de la convivencia con los pueblos indígenas nativos que lo enriquecieron, especialmente en sus aspectos lexicales. Después las sucesivas oleadas inmigratorias ocurridas durante el siglo XIX y los primeros años del XX también hicieron su aporte a la lengua de los argentinos.

Las diferencias dialectales existentes en el territorio, lejos de dificultar la comunicación, la enriquecen, contribuyendo así a la consideración del idioma como una lengua en la que las variedades son todas inteligibles entre sí.

También coexisten otras lenguas como el Araucano, el Guaraní, y el Quechua, las cuales, a su vez, han dado origen a muchos dialectos que todavía hoy se hablan en numerosas regiones.

Religión

En la República Argentina ninguna religión reviste el carácter oficial. La Iglesia Católica Apostólica Romana, de tradición mayoritaria, cuenta con un status jurídico diferenciado del resto de los credos según la Constitución Nacional, que prescribe el sostenimiento del culto católico.

Además del catolicismo, coexisten armoniosamente en el país más de 2.500 cultos inscriptos, como el protestantismo, el pentecostalismo, el judaísmo y el Islam, entre otros muchos credos.

En la Argentina, la libertad de culto está consagrada en la Constitución Nacional. Las legiones de inmigrantes del más diverso origen, que llegaron a estas tierras en la primera mitad del siglo pasado, dieron a este suelo un sello universalista y plural.

Sistema de gobierno

El sistema de gobierno en la Argentina adopta la forma representativa, republicana y federal.

La primera modalidad, mediante la Constitución Nacional instituye una democracia representativa o indirecta, en la que los representantes sólo ejercen el poder del pueblo durante el período que duran en sus mandatos.

Por su parte, la Republicana, vocablo que deriva del latin respublica, significa "cosa del pueblo" y es la forma de gobierno en la cual los magistrados son electivos y temporarios. Establece la división, control y equilibrio de los poderes y tiene como fin último la garantía de las libertades individuales. Los principios que la inspiran son: Constitución escrita, separación de poderes, elegibilidad de los funcionarios, periodicidad de los mandatos, responsabilidad de los funcionarios, publicidad de los actos de gobierno y existencia de partidos políticos.

Basada en la división del poder entre el gobierno federal y los gobiernos locales, la forma federal permite el control y la cooperación recíproca entre las provincias y el gobierno federal, evitando la concentración de poder a través de su descentralización.

Génesis del nombre "Argentina"

El 10 de Mayo de 1601, el poeta español Martín del Barco Centenera enviaba desde Lisboa una carta a un amigo, en la que contaba que había terminado un poema titulado La Argentina. Centenera había sido parte de un tribunal de la Inquisición en Perú hasta que se lo relevó del cargo por sus costumbres un tanto libertinas. El poema que por primera vez le dio la denominación actual al país fue publicado en 1602, y su nombre completo finalmente fue Argentina o la Conquista del Río de la Plata.

El nombre circuló con suerte variada hasta principios del siglo XIX, cuando poetas neoclásicos y patriotas argentinos popularizaron el adjetivo, de sabor latino (argentum). Así lo usaron numerosos escritores, entre ellos, Vicente López y Planes, quien escribió El triunfo argentino para cantar la gloria de la defensa de Buenos Aires en 1807. Desde entonces, fue nombre corriente de periódicos: La Prensa Argentina, La Abeja Argentina, El Triunfo Argentino.

Fuentes: Portal oficial del gobierno de la República Argentina. Disponible en: http://www.argentina.gob.ar

               Wikipedia, Enciclopedia Encarta 2008 y Cia World Factbook

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.