Trabajadores Sociales ratifican el compromiso de permanecer en su labor

Autor:

Juventud Rebelde

Desde que en 2002 se inició el programa de los Trabajadores Sociales en este territorio el proyecto no ha dejado de madurar y ganar prestigioNUEVA GERONA.— Los más de 340 trabajadores sociales en la Isla de la Juventud ratificaron el compromiso de permanecer en su labor por diez años como mínimo, en una jornada celebrada en el Museo Municipal de esta ciudad.

Nayadis Columbié Elías, jefe del Programa en el municipio especial, valoró los avances de este contingente juvenil en el territorio, a partir de la madurez adquirida como gestores de cambios sociales y activistas de tareas inherentes al ahorro de energía y recursos, educación, cultura y el bienestar de los ciudadanos.

«Hemos crecido con profesionales. Incorporamos al Programa a unos 14 graduados universitarios, que aportan mayor capacidad organizativa y cuya experiencia nos permite identificar los problemas con más claridad, y eso repercute en mejores soluciones».

Reconoció el incremento de acciones a favor del bienestar social en las comunidades, junto a las familias y los diferentes factores, que han dado resultados satisfactorios, no obstante considerar que falta mucho por hacer.

El Programa de los Trabajadores Sociales se inició en el Municipio Especial el 9 de septiembre de 2002, y este es el octavo curso de formación.

Ailén Díaz Navarro, una joven con cinco años de experiencia, tuvo a su cargo la tarea de garantizar la continuidad de estudios de los nuevos médicos del alma. «Trabajar con los jóvenes en formación y los que están en las universidades fue una experiencia muy linda... No teníamos sede, ni bibliografía, ni maestros... Ese fue el primer reto».

«Los muchachos venían del preuniversitario. Llegaban al curso sin hábitos de estudio; no sabían investigar y les costaba mucho trabajo adaptarse, pero en la medida en que avanzaban en su aprendizaje, vimos cómo se les acrecentaba el interés por ser cada día mejores y más capaces de dar solución a los problemas. Eso se logró a partir del fortalecimiento y estabilidad del claustro de profesores».

Ailén se desempeña al frente del Programa de Prevención del Delito y Reinserción Social, que abarca no solo a jóvenes desvinculados, sino a todos aquellos que en sus centros escolares no cumplen con sus deberes y reciben atención directa de los trabajadores sociales y las familias, a fin de ganar un joven integral para el futuro.

Este Programa influye con prioridad en aquellas personas de 15 a 45 años de edad que aspiran a trabajar o estudiar y no tienen impedimento físico ni mental para hacerlo.

Sus integrantes colaboran además con el equipo multidisciplinario de las prisiones, como puente entre el recluso y la familia, para garantizar la inserción de estos en la sociedad una vez cumplida la sanción.

Daniel Hernández Consuegra, trabajador social con seis años de experiencia en la atención a niños con enfermedades malignas, confesó a Traf sentirse mejor persona y más humano.

«No sabía que existían tantos enfermos de neoplasia y otros tipos de enfermedad. Por mucha atención médica que reciban son enfermedades que no tienen cura, al menos hasta ahora... Trato de darles cariño, mejorar su calidad de vida, hacerme amigo de la familia, transmitirle confianza, sobre todo que nos vean como un miembro más y puedan contar con nosotros», comenta.

«Tuve la posibilidad de participar en un plan vacacional que se realizó en la escuela de Trabajadores Sociales de Cojímar con pacientes de todo el país, y aprendimos a convivir con ellos y a conocer y entender más esas enfermedades. Esa experiencia me preparó para tratar con mucha mayor eficiencia a estos niños».

«Hoy tengo mayor sensibilidad ante cualquier problema que afecte a las personas en general. Todo lo que hacemos por ellos es poco y esos niños no pueden esperar a mañana... Hay que atenderlos hoy», precisó.

Estos jóvenes pineros que hoy ratifican su compromiso de continuidad con la tarea que les encomendó la Revolución constituyen la esperanza de miles de personas, quienes a pesar de los problemas logran sonreír al ser tocadas por sus manos mágicas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.