Decrece presencia de drogas en Cuba - Cuba

Decrece presencia de drogas en Cuba

El 2008 fue el segundo año de menos narcóticos ocupados en casi tres lustros; disminuyeron los avistamientos de medios aéreos y navales sospechosos y se frustraron 13 operaciones en aeropuertos

Autor:

Juventud Rebelde

A pesar del incremento de las amenazas mundiales del narcotráfico y de su complejidad en nuestra región, Cuba registró en el 2008 la segunda cifra más baja de ocupaciones de drogas en los últimos 14 años, fruto de la consolidación de su estrategia integral preventiva y de enfrentamiento.

El país incautó 1 801.19 kilogramos de drogas, fundamentalmente relacionadas con 260 recalos en nuestras costas, donde efectivos de Tropas Guardafronteras con el apoyo del pueblo, recuperaron 1 746.3 kg, cifra inferior a los 2 126.96 asegurados por esa vía en el 2007, cuando el total de narcóticos confiscados fue de 3 074.6 kg.

Sobresale que la mayor cantidad de droga ocupada en el año (916.4 kg de marihuana) estuvo vinculada con 172 recalos asociados a una operación de narcotráfico internacional frustrada por el Servicio de Guardacostas de Estados Unidos, a partir de información suministrada por autoridades cubanas sobre el avistamiento de una lancha sospechosa en aguas cercanas a nuestro litoral norte.

La información aportada por el Ministerio del Interior señala que aunque en las rutas del narcotráfico próximas a Cuba se siguen reportando operaciones con empleo de lanchas rápidas y medios aéreos de mediano porte para el trasiego de volúmenes considerables de drogas, en las cercanías de nuestro territorio solo se avistaron 44 medios navales y cuatro aeronaves sospechosas de participar en esas acciones y no se reportó ningún caso de «bombardeo» de alijos. Añade que no se ha detectado ese tipo de operación desde el 2004, fecha de consolidación de la Operación Aché III.

En nuestros aeropuertos, fuerzas de la Aduana General de la República y del MININT frustraron 13 operaciones de narcotráfico internacional, en las que se ocuparon 25.30 kg (24.03 de cocaína y 1.27 de marihuana). Las investigaciones realizadas confirmaron que los autores de estos hechos pretendían trasladar la droga hacia terceros países o tratar de comercializarla en nuestro territorio, en un mercado cuyas principales manifestaciones se mantienen contenidas.

Tales operaciones tuvieron como origen Estados Unidos, México, Costa Rica, República Dominicana y España, entre otros países, y se determinó que en algunos casos estuvieron implicados cubanos radicados en el exterior.

En el paso de la frontera aérea también se detectaron a 121 turistas extranjeros con reducidas cantidades de drogas para el consumo y se le aplicaron las medidas administrativas aduanales establecidas en el artículo 7 del Decreto 277 del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros.

También fueron descubiertos, aunque aisladamente, acciones de «correos» de dinero en efectivo, que corroboraron la intención de emplear a nuestro país como punto de tránsito para el traslado de fondos provenientes del narcotráfico y otras actividades ilegales hacia terceros países.

Como parte del enfrentamiento a la actividad ilícita de drogas en la profundidad, se aseguraron 28.7 kg, principalmente de marihuana (24.14 kg), 6.3 kg más que el año precedente, prueba de la constancia y lucha permanente contra esas manifestaciones delictivas, perfeccionada a partir de las experiencias positivas de la operación Coraza Popular.

La mayor afectación del mercado interno estuvo dada por marihuana «criolla» (procedente de aislados cultivos ilícitos) y de recalos escamoteados por elementos antisociales inescrupulosos que lucraron a costa de la salud y la vida de sus víctimas.

A partir de los procesos investigativos llevados a cabo sobre estos hechos fueron detenidos 441 individuos, casi todos con antecedentes penales y desvinculados laboralmente, quienes recibieron severas sanciones o aún enfrentan procesos judiciales.

Dimensiones del «milagro»

Titánico ha sido el esfuerzo de las autoridades cubanas en el 2008 para soportar y enfrentar los embates de un mundo enfermo e invadido por drogas, en el que las estadísticas globales reflejan que las cosas van de mal en peor.

Algunos datos hablan por sí solos. Cinco mil estadounidenses se suman cada día a la adicción de la cocaína; en un millón aumentó el número de europeos consumidores de ese polvo entre el 2006 y el 2007; 12 millones de personas en el mundo se inyectan heroína, 16 millones inhalan cocaína; 33,7 millones toman éxtasis y anfetaminas en tabletas y 165,6 millones fuman marihuana.

El cultivo de esa droga en interiores es especialmente alto en el vecino estado norteamericano de la Florida, donde operan grupos delictivos de cubanos emigrados; aproximadamente 15 toneladas métricas de marihuana se produjeron en México en el 2007 para su exportación hacia EE.UU. y en Jamaica solo entre enero y agosto del 2008 habían sido detenidas 4 645 personas vinculadas a ilícitos de drogas y fueron aseguradas alrededor de 19 toneladas de marihuana.

Para ilustrarlo en otros términos pudiera expresarse que al sur de nuestro país se produce casi toda la cocaína del mundo y al norte se consume la mayoría de esa producción que se estima en más de 860 toneladas métricas.

Hablar de una incautación de 1 800 kilogramos de drogas en medio de la tormenta parece un milagro, pero realmente es el resultado de la consagración de un país a su férrea voluntad política de combatir ese flagelo y todos los males que le acompañan.

A graves amenazas respuesta de masas

Unido a los esfuerzos del enfrentamiento en todos los ámbitos, continuaron desarrollándose los programas preventivos que llevan a cabo —entre otros— los ministerios de Salud Pública, Educación, Educación Superior, Cultura, el Instituto Nacional de Deporte y Recreación, la Unión de Jóvenes Comunistas y las organizaciones de masas; todos en estrecha coordinación.

En ese sentido sobresalen los esfuerzos realizados para lograr una adecuada integración del trabajo del Grupo Operativo de Salud Mental con los Comités de Defensa de la Revolución y la Federación de Mujeres Cubanas, con vistas a la dispensarización del universo de posibles enfermos por consumo de drogas y contribuir a su rehabilitación efectiva, mediante el tratamiento adecuado de todos los casos.

Orientado por la Comisión Nacional de Drogas, en abril se efectuó con un impacto favorable por su amplio efecto profiláctico, el cuarto Ejercicio Nacional para la prevención y detección del cultivo de la marihuana, dirigido por el Grupo de Trabajo Nacional, integrado por los Ministerios de la Agricultura y del Interior, así como por la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, con activa presencia de todos los órganos antidrogas, otros organismos y organizaciones de masas.

En ese contexto se realizaron 16 038 inspecciones de tierras del sector estatal y privado; se impartieron 17 465 conferencias educativas y fueron efectuados 6 879 barrios debate en poblados y comunidades con la participación de más de 1 385 000 personas, que recibieron disertaciones y orientaciones concretas por parte de especialistas, asociados a la prevención y los efectos nocivos del uso indebido de drogas.

Consciente de la trascendencia de la concertación internacional en el combate contra las drogas, el país ha mantenido su permanente decisión de extender la cooperación internacional en materia de prevención y enfrentamiento, cuyos nexos se han fortalecido a través de los sistemáticos intercambios sostenidos en reuniones convocadas por Naciones Unidas, otros mecanismos multilaterales y mediante encuentros e intercambios con representantes de más de 50 países.

Esos contactos han permitido trasladar las experiencias cubanas, desarrollar investigaciones conjuntas, obtener otros elementos de interés, elevar la preparación especializada de nuestras fuerzas y apreciar la evolución de las principales manifestaciones del narcotráfico a nivel global y regional.

Pese a los avances logrados en el enfrentamiento y la prevención del fenómeno de las drogas en el país, la escasa presencia de narcóticos y el prestigio internacional avalado por estos resultados a lo largo de 50 años de persistente batalla, las diversas manifestaciones que desafían al mundo actual sensibilizan de la necesidad de no retroceder ni un ápice en el camino recorrido, y de multiplicar los esfuerzos en aras de consolidar la estrategia integral cubana, mediante el «milagro» de la moralidad y los valores

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.