Probeta

Autor:

Juventud Rebelde

El cerebro de un pez fosilizado hace 300 millones de años fue hallado por azar gracias al trabajo de científicos franceses y norteamericanos a partir de dos fósiles hallados en Kansas, Estados Unidos.

El análisis del descubrimiento permitió a los expertos confirmar que la mayor parte de las criaturas vivientes estaban aún en el mar en esa época, y que los primeros anfibios comenzaron a poblar la parte terrestre del planeta hace relativamente poco, apenas unos 50 millones de años atrás.

Es la primera vez que se haya un cerebro completo de esa antigüedad, el de un pez ya extinguido, de 50 cm de largo y cuyos parientes vivos más cercanos son los tiburones y las rayas.

Según el Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) de París, es la primera vez que se encuentran tejidos blandos en un cerebro fosilizado tan antiguo. El órgano fue sometido a una holotomografía por rayos X, en la cual uno de los cráneos reveló una forma alargada y simétrica situada en la cavidad cerebral del pez, según publican los investigadores en la revista Proceedings.

A su vez, gracias a técnicas computarizadas se logró realizar una reconstrucción en 3D muestra de las diferentes partes del cerebro, como el cerebelo, la médula espinal, los lóbulos ópticos y los nervios, mientras que el cerebro anterior es la única parte que no se ha podido localizar, quizá por ser demasiado delgado para mineralizarse.

En opinión de uno de los autores del estudio, Alan Pradel, del Museo Nacional de Historia Natural (MNHN) de París, la mineralización del cerebro fue posible gracias «a la presencia de bacterias que cubrieron el cerebro poco antes de su desintegración».

El hallazgo abre nuevas fronteras en la investigación sobre la evolución de los vertebrados más antiguos.

John Maisley, experto del Museo de Historia Natural de Londres, aseguró a la prensa que el descubrimiento abre también nuevas posibilidades de investigaciones, pues «las tecnologías modernas han revelado un fósil del que realmente no sabíamos nada hasta este mismo momento. Es muy posible que los fósiles de cerebros sean muy comunes y que, sencillamente, hasta ahora no hayamos sido capaces de verlos».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.