Dispone Cuba de medicamentos de primera línea para la epilepsia - Cuba

Dispone Cuba de medicamentos de primera línea para la epilepsia

El Centro Internacional de Restauración Neurológica ha realizado 25 operaciones a pacientes adultos con epilepsia de difícil control mediante medicamentos

Autor:

Juventud Rebelde

Alrededor del 80 por ciento de los pacientes de las diferentes epilepsias en Cuba están controlados mediante tratamiento clínico-medicamentoso y el país dispone ya de los medicamentos de primera línea para atender esta enfermedad.

El doctor Salvador González Pal, presidente de la Liga Cubana contra la Epilepsia, lo explicó en el segundo día de sesiones de la III Conferencia Científica de Restauración Neurológica, en el Palacio de Convenciones, en Ciudad de La Habana.

Dio a conocer que hay mucho de esperanzador en el país en el tratamiento y control de las crisis provocadas por esta enfermedad. Citó el tratamiento quirúrgico, el esfuerzo del Estado por disponer de todos los fármacos clásicos, y algunos —los más importantes— de última generación.

Anunció que en el Centro Internacional de Restauración Neurológica (CIREN) se han realizado 25 operaciones —con buenos resultados— a pacientes adultos con epilepsia de difícil control mediante medicamentos.

«Por papiros egipcios y el Código de Hammurabi, 2000 años antes de nuestra era, se conoció la epilepsia. En el siglo XIX se le estuvo dando una interpretación mágico-religiosa a las causas de sus crisis y en el XX los psiquiatras alienistas la consideraron como una enfermedad mental, pero ya no integra la clasificación psiquiátrica actual, porque es una afección neurológica.

«En un estudio que hicimos sobre los costos de las epilepsias, no llega a cien pesos al año lo que un paciente gasta en adquirir los medicamentos que necesita», argumentó el especialista, quien agregó que hay varios proyectos de investigaciones nacionales que se realizan sobre este mal, fundamentalmente de carácter epidemiológico.

El también miembro de la Liga Internacional contra la Epilepsia dijo que aunque esta enfermedad no es un problema grave de salud en Cuba, se supone que la padezcan de tres a nueve personas por cada mil habitantes, es decir, entre 65 000 y 85 000 en el país.

«Hay varios tipos de epilepsias según su causa: por accidentes del tránsito, infecciones y tumores del sistema nervioso central, accidentes cerebro-vasculares, tóxicos del alcoholismo y problemas en el parto», apuntó.

Expuso que las epilepsias de inicio más frecuentes en el niño son precisamente provocadas por lesiones en el parto, encefalitis y traumas craneales. «Hay epilepsias de causas desconocidas que forman un tipo especial denominado «catastrófico», como los síndromes West, Lennox Gastaud y otros, que determinan un deterioro psicomotor importante», apuntó.

Un grupo de epilepsias de la infancia se curan espontáneamente. «Son ideopáticas, de casta genética, que no deterioran al niño y se curan al llegar a la adolescencia».

En su conferencia Factores multicausales en la epilepsia que inducen al deterioro de las funciones cognitivas, el doctor González Pal comentó que son de carácter biológico, social y medicamentoso. «Es un error de los padres de niños epilépticos creer que el esfuerzo de los hijos en el estudio les provoca sus crisis, porque no es verdad».

Enfatizó que las epilepsias son un grave problema de salud en otras naciones de América Latina, como Panamá y México, con una prevalencia de 20-50 pacientes por cada mil habitantes.

«Se calcula que el 80 por ciento de los 50 millones de epilépticos del mundo no reciben tratamiento alguno porque son pobres. África, por ejemplo, es uno de los continentes con más epilépticos, precisamente porque es uno de los de mayor pobreza, abandono y falta de hospitales, médicos y medicinas», apuntó.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.