Convoca la AHS a fortalecer la programación cultural

Señalan que los artistas de la AHS no pueden solo estar metido en un taller. Tienen que participar, debatir, contagiar

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

SAN JOSÉ, La Habana.— A fortalecer, diversificar y extender una programación cultural bien pensada y atractiva en un territorio tan atípico por su distribución geográfica como La Habana, convocó aquí Ulises Guilarte, primer secretario del Buró Provincial del Partido, al dejar clausurada la penúltima asamblea de balance de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), antes de que tenga lugar, en mayo venidero, el Consejo Nacional Ampliado de dicha organización.

«La provincia toda necesita de jóvenes creadores comprometidos como ustedes, defensores de la Revolución y su cultura. Sabemos que podemos seguir contando con la Asociación, que siempre ha sido ejemplar en llevar el buen arte a los parques, las comunidades, a los consejos populares...; que siempre ha sido ejemplar en darle aliento a nuestro pueblo. Pueden sentirse orgullosos, porque están siendo consecuentes con el legado de Sergio y Luis», afirmó el máximo dirigente partidista, motivado por el llamado que hiciera el asociado Marfily Cruz a descentralizar la programación cultural que ofrece la Asociación, «la cual no debe estar enfocada únicamente en la Casa del Joven Creador».

El promotor cultural invitó a multiplicar la experiencia de un proyecto como Casa Itinerante, cuyas propuestas han viajado por los 19 municipios. Cruz exhortó a que la AHS mantenga su carácter de Asociación en vez de funcionar como agencia. «Debemos actuar como un gran colectivo, lograr que sintamos constantemente los deseos de colaborar los unos con los otros; afianzar nuestra unidad».

Con nueve años de existencia, Puente Sur, expresión del desarrollo de las artes plásticas habaneras, es un ejemplo de cómo un evento puede contribuir a modificar para bien la vida espiritual de un lugar. «Pero eso se consigue cuando nos imponemos desde la defensa de proyectos de calidad», aseguró Lázaro Enrique Rodríguez. «La calidad tiene que ser nuestra principal divisa», enfatizó.

Conscientes de la importancia de la cultura auténtica en tiempos de globalización y en momentos en que se quiere imponer lo banal, el bailarín Carlos Herrera, de Nueva Paz, reclamó un mayor apoyo de las instituciones para continuar consolidando proyectos que son necesarios para las comunidades, al estilo de las giras Dame acá la maleta. De ello también se hizo eco el rapero José Antonio Barreiro, quien expuso las acciones que los artistas llevaron a cabo en las zonas afectadas por los huracanes, al tiempo que expresó su convicción de que aún se podía hacer mucho más. «En el Mariel hay talento y deseos de trabajar, pero es importante sentirnos acompañados por los centros e instituciones culturales del territorio».

El artemiseño Osley Prieto, miembro del grupo de teatro Máscaras de Luna, considera que atendiendo a la complejidad de la provincia sería muy positivo que se evaluara la posibilidad de crear nuevas sedes de la AHS, «lo cual ayudaría a que lleguen de una manera más eficaz las informaciones sobre las distintas opciones que parten de la organización, sobre todo en los municipios alejados de San José. Por otra parte, es estratégico que los jóvenes tengan con más frecuencia la oportunidad de compartir en espacios donde se promocione lo mejor de la cultura».

En opinión del artista de la plástica Wilfredo Sánchez, elegido nuevo presidente de la AHS en la provincia, lo anterior podría ser una contrapartida para «intentar frenar el mal gusto que a veces se va fomentando en las nuevas generaciones, debido a que no siempre es lo más valioso lo que se promociona en espacios públicos y en nuestros medios de difusión».

Si un planteamiento obtuvo el consenso de la membresía fue el enunciado por Dimitri Prieto, quien hizo hincapié en saber distinguir a la verdadera vanguardia artística. «No se trata solo de pintar o escribir bien, es imprescindible, además, crear proyectos sólidos y novedosos que conviden a participar. No se puede olvidar que la AHS es la única organización que por su esencia tiene la capacidad intrínseca de dialogar con las culturas emergentes.

«Cuidar la AHS equivale a compartir el liderazgo, aportar ideas, trabajar de manera colectiva. Un artista de la AHS no puede solo estar metido en un taller. Tiene que participar, debatir, contagiar».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.