Colapsó cubierta del ateneo deportivo de Matanzas

Autor:

Juventud Rebelde

No hubo muertos como consecuencia del derrumbe. La estructura que sostenía el techo del centro deportivo Aurelio Janet fue edificada en 1977, pero desde esa época se filtraba la cubierta cada vez que llovía

MATANZAS.— Un enorme estruendo estremeció la tarde de este lunes el reparto Camilo Cienfuegos, del Consejo Popular Pueblo Nuevo en esta ciudad, cuando el techo del Ateneo Deportivo Aurelio Janet colapsó sin que hubiera que lamentar pérdidas de vidas humanas.

Como consecuencia del lamentable hecho fueron trasladados seis lesionados al hospital provincial José López Tabranes y a la policlínica Carlos Verdugo, de los que fue necesario internar a Armando Hernández Castellanos, de 16 años de edad, reportado en estado moderado; Félix Traba Alcolea, de 51 años, con igual evaluación médica; Evelia Álvarez Estrada, de 40 años, en observación; y el resto de los lesionados fueron atendidos y dados de alta médica.

El suceso ocurrió a las 3 y 17 de la tarde, cuando se derrumbó la estructura metálica que sostenía las pesadas vigas de concreto.

De inmediato se presentaron al lugar los miembros del Consejo de Defensa Provincial encabezados por su presidente Pedro Betancourt García, y el general de división Raúl Rodríguez Lobaina, jefe del Ejército Central.

Es de destacar la inmediata respuesta de los trabajadores del centro, el INDER, las fuerzas especializadas del MININT, de la Región Militar, Ejército Central, Salud Pública, Empresa Constructora, así como el pueblo que mostró solidaridad y disciplina.

Este accidente pudo haber tenido consecuencias graves de haber ocurrido en otro momento de mayor afluencia de público y deportistas, pues el ateneo matancero cuenta en las gradas con capacidad para alrededor de 4 000 espectadores, mientras que debajo de las mismas hay dormitorios para atletas.

La estructura de acero que sostenía el techo de losas Spiroll del centro deportivo fue edificada con vista al torneo de boxeo Córdova Cardín, en 1977, y desde esa época asiduamente se filtraba la cubierta cada vez que llovía, por lo que en varias ocasiones fue reparado el techo y el resto de la instalación como el tabloncillo de baloncesto.

Al cierre de esta edición se trabajaba en el lugar a fin de evaluar las próximas acciones y pasar a la normalidad, al tiempo que se investigan las causas por las autoridades correspondientes.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.