Universitario bayamés se destaca por su integralidad

Autor:

Juventud Rebelde

Roberto Álvarez González, hoy en sexto año en la Universidad de Ciencias Médicas de Bayamo, es un personaje inquieto que está metido en casi todo, posee promedio académico de 6,40 puntos e incontables lauros

BAYAMO.— De lejos, y aun de cerca, Roberto Álvarez González no parece andar con el dinamismo y la energía presumibles en sus 25 años. Aparenta, en todo caso, ser un muchacho reposado, de los que asumen la vida con demasiada calma y equilibrio.

Sin embargo, muchos se equivocan con él. Porque este futuro galeno, hoy en sexto año en la Universidad de Ciencias Médicas de Bayamo, es un verdadero torbellino, un personaje inquieto que está metido en todo... o en casi todo.

Lo primero que asombra es su promedio académico: ¡6,40 puntos!; cota a la que ha llegado después de realizar casi 30 exámenes de premio en distintas materias durante su trayectoria como universitario.

Cualquiera pudiera pensar entonces que con tanto tiempo atado a los libros se le evaporan los minutos, que el reloj lo asfixia. Pero tampoco es así: Roberto ha sido capaz de infiltrarse a la vez en las investigaciones, la cultura, las Brigadas Técnicas Juveniles y hasta en el deporte, que «no es su fuerte», como reconoce.

«Al principio yo empleaba bastante la madrugada para estudiar, apenas dormía, realizaba el resto de las actividades por el día. Ahora es diferente, me planifico mejor el tiempo y, sin desvelarme como antes, no dejo de hacer ninguna de las cosas que me gustan, que son unas cuantas», dice.

Se ha esmerado a tal punto en sus tareas que ya posee una montaña de reconocimientos en la modesta vivienda donde reside, en la capital de Granma: Premio Nacional Anual para estudiantes investigadores de las Ciencias Médicas, otorgado por la Academia de Ciencias (2008); acreedor del sello Forjadores del Futuro (2007 y 2008); Vanguardia Nacional de la FEU (2008); categoría de relevante en el Forum Nacional de Ciencias Médicas con el tema La afectividad y valores humanos aplicando juegos didácticos sobre José Martí, Fidel Castro y los Cinco Héroes...

En abril de 2009 este joven, también «medio poeta», fue uno de los universitarios que en el país recibió la medalla José Antonio Echeverría, otorgada por el Consejo de Estado a propuesta de la Unión de Jóvenes Comunistas, una condecoración que califica no solo como un reconocimiento a él, «sino también a compañeros y profesores, quienes han ayudado un mundo».

Y es que para él, «detrás de cada premio individual siempre hay un grupo de personas, de tu familia, de la escuela, del barrio».

Por eso, los pergaminos no lo traen por los aires. «La autosuficiencia es de los peores defectos humanos, y resulta mucho más grave si está presente en alguien que se dedique a salvar vidas».

Integrante del Movimiento de Vanguardia Mario Muñoz y dirigente durante años de la UJC y la FEU en la base, este muchacho orquesta fue también director del boletín estudiantil de la Filial de Ciencias Médicas, presidente del cine club de ese centro y concursante destacado en los festivales de artistas aficionados de la Federación Estudiantil Universitaria.

Cuando JR le pregunta si no está metido en tantas cosas al mismo tiempo para buscar una integralidad ficticia y un puesto de altura en el escalafón de su año —algo que otros han hecho premeditadamente— sonríe y filosofa un poco:

«Estar en tantas cosas sin dudas me permitirá ser mejor médico, mejor persona. Eso es lo importante. Uno no puede llenarse de vanidad ni buscar méritos ficticios porque se desvanecen fácilmente, eso me lo ha enseñado mi familia, que es de procedencia obrera. Sigo pensando que cometo errores, que debo aprender; trato de entender las críticas. Cuando me equivoco pienso y medito conmigo mismo cómo puedo madurar y crecer...».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.