El problema no es la crítica, sino la hostilidad permanente - Cuba

El problema no es la crítica, sino la hostilidad permanente

Maurice Lemoine, jefe de redacción de Le Monde Diplomatique, abordó con periodistas cubanos la forma prejuiciada y superficial con que como regla los periodistas europeos miran la realidad latinoamericana y de la isla

Autor:

Luis Luque Álvarez

Maurice Lemoine dialogó con periodistas cubanos en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí. Foto: Roberto Meriño Que en 1997, cuando se cumplían 30 años de la muerte del Che en Bolivia, la prensa europea le haya reservado titulares de homenaje, y que pasados otros 10 años intente deslegitimarlo, tiene un motivo. Y hay que buscarlo en las transformaciones que ocurren hoy en América Latina.

Una explicación oportuna la ofreció ayer el experimentado periodista francés Maurice Lemoine, jefe de redacción de Le Monde Diplomatique, en encuentro con colegas de la prensa cubana en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí: en la década de los 90, cuando el dictado neoliberal imperaba en esta parte del mundo, los ideales del Che no representaban «peligro» alguno. Pero en los últimos diez años, cuando el neoliberalismo fue de derrota en derrota en América Latina, atacar al Che es, de paso, emprenderla contra los gobiernos de izquierda de la región, que han afectado los intereses de las transnacionales al hacer prevalecer los de sus propios pueblos.

De tal modo, recuerda Lemoine, la «Misión Milagro», la presencia de médicos en lugares apartados y preteridos, la alfabetización de los más pobres, todo esto es tildado, en buena parte de la prensa europea, de «populismo», y el objetivo es descalificar a los líderes de estos cambios.

Así, por ejemplo, se hace particular énfasis en el incremento de la inseguridad en Venezuela «desde que Chávez asumió el poder en 1999», sin embargo, se obvia que publicaciones anteriores a esa fecha ya titulaban con frases como «80 muertes por bala cada fin de semana», o «Caracas, la ciudad más peligrosa del mundo». En igual sentido, son los venezolanos quienes, al renovar el armamento de su ejército, «amenazan» a sus vecinos, y no se dice que los mayores compradores de armas en la región son Colombia, Chile y Brasil.

Lemoine, quien ha investigado el tema de la Revolución Bolivariana, y estuvo en Venezuela en los días del fallido golpe de abril de 2002, apuntó que los periodistas europeos, por regla, no se implican a fondo en el conocimiento de las sociedades latinoamericanas, sino que toman las informaciones de los diarios locales que son hostiles a los gobiernos de izquierda y dan por válidos sus puntos de vista, como cuando citan encuestas de popularidad efectuadas, principalmente, entre sectores de clase media o alta de esos países.

A una pregunta de JR sobre sus fuentes de información respecto a Cuba, el prestigioso jefe de redacción de Le Monde Diplomatique refirió que, en primer lugar, lo más importante es especializarse en la región, visitar los lugares, para tener una comprensión más abarcadora.

«Si caminas por Centro Habana, ves viviendas en mal estado, pero si conoces cómo es en Honduras o en otro país, notas la diferencia en que aquí no ves miseria. Y si ves problemas de transporte, también hay que saber que en México la gente se va a una parada a las 6 a.m. para entrar a trabajar a las 8 a.m. Tengo además contactos con los cubanos, como amigos, no como enemigos. El problema no es la crítica, sino la hostilidad permanente y sistemática».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.