Denuncian juristas cubanos injusticia de la Corte Suprema de EE.UU. contra los Cinco

Declaración de la Unión Nacional de Juristas de Cuba

Autor:

Juventud Rebelde

Los juristas cubanos, como todo el pueblo de Cuba, hemos recibido con indignación la infame decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos que desestimó conocer el recurso presentado ante esa instancia por los abogados de los Cinco Héroes cubanos presos injustamente en cárceles norteamericanas desde hace ya más de diez años.

Los juristas, como profesionales del Derecho, sabemos que se trataba de una petición fundada para que la Corte aceptara posteriormente revisar el caso; solicitud que cubría no solo todos los requerimientos legales que exige la Ley norteamericana, sino que además dejaba claro la presencia de los elementos que históricamente han llevado a la Corte a admitir la revisión de un caso proveniente de una instancia inferior.

En el caso de los Cinco hay causa de justificación de la actuación, hay violación de la Fiscalía y excesos de la Jueza, hay también división de opiniones legales por las autoridades judiciales que han intervenido antes, han existido prejuicios raciales en la selección de los jurados, se ha violado el precedente judicial y las reglas del debido proceso con un jurado imparcial. Hay, en suma, sobradas razones legales, incluyendo la violación de varias de las enmiendas de la Constitución de los Estados Unidos, y hay connotada importancia política. Todo ello puesto al conocimiento de la Corte Suprema por los abogados de la Defensa y por 12 escritos de «amicus curiae» presentados por organizaciones de abogados y de profesionales, diputados, parlamentarios, congresistas, profesores universitarios, abogados, destacados intelectuales, entre ellos diez premios Nobel, algo sin precedentes en la historia judicial de los Estados Unidos. Este solo hecho, al margen de las razones legales, era merecedor de que la alta instancia judicial norteamericana se preguntará el ¿porqué? y se tomara el trabajo de revisar la causa.

Se trata de un juicio de proporciones históricas, en el que salió a colación y fue revisada la política exterior de los Estados Unidos hacia otro país, lo que en muy pocas ocasiones sucede en un proceso judicial; que acumuló más de 119 volúmenes de testimonios, transcripciones y documentos estimados como posibles evidencias, que tiene incorporado al récord más de 800 documentos, con alrededor de 50 000 páginas; que durante siete meses sesionó en la Corte (fue el juicio más largo en los Estados Unidos en el momento en que tuvo lugar), y por el cual desfilaron 74 testigos (43 propuestos por la Fiscalía y 31 por la Defensa), entre ellos varios pertenecientes a los más altos niveles del Ejército de los Estado Unidos, como: generales, almirantes, asesores de Seguridad Nacional y otros grandes personajes. ¿Cómo explicar que un caso con este historial no interese para nada a los jueces de la Corte Suprema?

Y es que de nuevo el Gobierno del Imperio inclinó el dedo hacia abajo (como hacían los emperadores) en señal de castigo. El interés del Gobierno pudo más que la Justicia. Se ratifica así, una vez más, que este ha sido desde su inicio un juicio político. Se sanciona no solo a los Cinco, se pretende castigar con ello a una nación que ha decidido no doblegarse ante el Imperio, y no acepta los dictados del poderoso vecino del Norte. Se ratifica también el doble rasero que de la lucha contra el terrorismo tiene el Gobierno de los Estados Unidos: se condenan cinco luchadores contra el terrorismo, cuando los terroristas viven libres y protegidos en Miami.

Los juristas cubanos apelamos a todos los juristas del mundo, los convocamos a sumarse a esta lucha justa, por la libertad de los cinco patriotas injustamente encarcelados, como cuestionara ya el Grupo de Detenciones Arbitrarias de Naciones Unidas. Los abogados, jueces, Notarios, profesores, fiscales, profesionales del Derecho estamos en condiciones de hacer saber esta injusticia, de criticarla, de exigir su reparación inmediata, en busca del bien supremo que nos une: la Justicia. Todos debemos levantar nuestras voces y solicitar al Presidente de los Estados Unidos que ejerza su autoridad, que retire a nombre del Gobierno los infundados cargos contra los Cinco y disponga su inmediata libertad. Solo así se hará, aunque tarde, la verdadera justicia.

Los juristas cubanos hacemos un llamamiento a los hombres y mujeres dignos del mundo, a los hombres de honor, porque el honor es la dicha y la fuerza, a redoblar la lucha por la libertad de los Cinco, ante esta actuación indecorosa.

Como dijera nuestro José Martí «Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres», y lo tienen los cubanos revolucionarios y los hombres y mujeres dignos del mundo, que debemos seguir la lucha del reclamo de justicia, hasta liberar a los Cinco y traerlos de regreso a la Patria.

Junta Directiva Nacional de la Unión Nacional de Juristas de Cuba.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.