Jóvenes europeos brindan su solidaridad a Cuba en el aniversario 50 de la Revolución

Queremos creer que en el futuro seremos capaces de ser como ustedes: capaces de construir el socialismo, como lo hace la juventud cubana, expresó el joven alemán Maximilian Matthes

Autor:

Luis Luque Álvarez

Pierric Annoot Vangelis Maropuas Maximilian Matthes Algunos podrían estar descansando en la Riviera francesa, o recorriendo las islas del Mediterráneo griego, pero unos cuantos cientos de muchachos europeos vienen a Cuba por estos días, justo en el aniversario 50 de la Revolución, a empuñar una guataca y un machete, palabras que ya pronuncia muy bien el joven alemán Maximilian Matthes, de Frankfurt del Meno, a fuerza de utilizar esos implementos en el campamento La Rosita, en las afueras de Guanabacoa.

 «Me siento muy bien trabajando aquí —confiesa este brigadista, a quien acompañan otros cinco miembros de la Juventud Socialista Trabajadora germana. Nunca había laborado en el campo. Me gusta trabajar y hablar con los cubanos. Con nuestra actividad ayudamos a la Revolución en el aspecto económico, pero lo más importante es poder tener experiencias que contar a la gente en Alemania acerca del socialismo.

«Por ejemplo, hemos hablado mucho con Lázaro, un trabajador de 60 años. No terminó la escuela, pero nos puede decir mucho de la Revolución, de Cuba, de la política actual. En mi país, si conversas con un trabajador del campo, no puede informarte de mucho, pues no lee los periódicos».

Como Maximilian, Vangelis Maroupas, directivo de la Juventud Comunista de Grecia (KNE), ha estado cargando mangos y desyerbando en las áreas agrícolas de La Rosita. Él encabeza una brigada de más de 50 jóvenes de su país, y acentúa la importancia de poder intercambiar con gente de la Isla: «La cosa más interesante, además de las tareas, ha sido poder hablar con los trabajadores de la granja sobre diversas cosas, sobre la vida en Cuba, sobre la vida en el campo. Por otra parte, no importa cuán cansados estemos, todas la noches venimos, escuchamos mucha música hasta la madrugada, y por la mañana vamos a trabajar duro, seis horas más o menos cada día».

«En estos 50 años de Revolución —añade— queremos ofrecerle nuestra solidaridad al pueblo cubano, porque han llevado adelante una batalla muy fuerte contra el imperialismo. Cuba es un ejemplo para todos nosotros. En Grecia, casi todo el mundo, sin importar su credo político, simpatiza con los cubanos, porque son un pueblo que lucha. En muchos sitios hay pinturas y grafittis alegóricos a Cuba. Por eso estamos tan contentos de estar aquí. Muy entusiasmados.

«Quiero decirte además que la KNE hace campaña a favor de Cuba. Este año estuvimos en universidades y en centros de trabajo en Grecia, hablando acerca de los Cinco Héroes cubanos presos en EE.UU., y sobre el medio siglo de la Revolución. Mucha gente nos escuchó. Cuando regresemos también hablaremos sobre lo que vivimos aquí».

A propósito del Seminario de la Federación Mundial de Juventudes Democráticas y la UJC, que comienza este martes en La Habana, Vangelis agrega: «Esperamos escuchar las experiencias de jóvenes de otros países, de otros sitios fuera de Europa. Hablaremos acerca de los 50 años de la Revolución y también de los 60 años de la OTAN, además de sobre educación y empleo para los jóvenes».

También Pierric Annoot, secretario general del Movimiento Juvenil Comunista de Francia, se declara «contento» de poder participar en el Seminario y de constatar «el rol de la juventud cubana en la obra de la Revolución. Es un ejemplo de lo que puede hacer la juventud en Francia».

Pierric, al frente de una brigada de 106 jóvenes galos que participaron en la recogida del boniato en Batabanó, al sur de la provincia de La Habana, explica que las cinco décadas de la Revolución «son el motivo de que estemos tantos aquí. Es importante para nosotros ser testigos de este proceso, porque en Francia hicimos la Revolución en 1789, y ya acabó, pero aquí continúa, es un proceso en construcción. La Revolución Cubana tiene que desarrollarse y continuar adelante».

¿Un mensaje para los jóvenes de la Isla? «Decirles que es crucial para nosotros que los cubanos perseveren, porque un país como Cuba es un ejemplo de que podemos hacer otra cosa, con un sistema que coloque al ser humano al centro de todo. La Revolución es de los cubanos, pero también de todos los hombres progresistas de este mundo, mayormente de los jóvenes que son las primeras víctimas del capitalismo».

«Cuando ves a Alemania y Cuba —añade Maximilian— ves diferencias en que allá hay buena infraestructura e industrias, pero existen carencias en cuanto a seguridad social y medicina. Luego la juventud cubana no puede olvidar esas conquistas, y debe seguir trabajando por un futuro socialista en Cuba».

«Los llamamos a resistir —concluye Vangelis—, a hacer progresos en su vida, a pesar de los obstáculos. Les expresamos nuestra solidaridad y queremos creer que en el futuro seremos capaces de ser como ustedes: capaces de construir el socialismo, como lo hace la juventud cubana. Somos optimistas».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.