Concluyen en Sancti Spíritus acciones para viabilizar cauce del río Naranjo

El río amenazaba un puente-canal construido para posibilitar el trasvase de la presa Zaza, en beneficio de complejos arroceros

Autor:

Miguel Ángel Valdés Lizano

LA SIERPE, Sancti Spíritus.— Cuando el país enfrenta la depresión global de los recursos hídricos, concluyeron en esta provincia, la de mayor capacidad de embalse en Cuba, las acciones para viabilizar el cauce del río Naranjo, el cual amenazaba a un puente-canal construido estratégicamente para posibilitar el trasvase de la presa Zaza, en beneficio del complejo arrocero Sur del Jíbaro y Ciego de Ávila.

Gracias a una inversión superior a los tres millones de pesos, un contingente avileño, con más de 40 integrantes, asumió la ampliación de las márgenes del Naranjo. También se limpiaron los azolves acumulados durante años por la corriente del río en las bases del viaducto, los que habían reducido la circulación de agua en detrimento de la seguridad ingenieril.

Los objetivos de la intervención se materializaron en solo un semestre y demandaron el traslado de 400 000 metros cúbicos de tierra, en circunstancias complejas, no solo por la topografía del terreno, sino también por las condiciones para los obreros, al ser esta una zona alejada de asentamientos poblacionales significativos.

Si las crecidas del río en la temporada de lluvias derribaban al puente-canal, la producción arrocera, priorizada por el programa alimentario, hubiera colapsado, acontecimiento nefasto ya que esta constituye una de las zonas más relevantes para el cultivo del cereal en Cuba; según evaluó Ángel Martín Lineras, especialista principal del Departamento de Inversiones en la Delegación Provincial de Recursos Hidráulicos.

El funcionario añadió que, para asegurar totalmente la estructura, se prevé la construcción de una pequeña presa al norte del poblado de La Sierpe, dirigida a regular el desbordamiento del Naranjo. El futuro embalse, en fase de estudios, almacenaría hasta diez millones de metros cúbicos de agua.

El puente-canal fue erigido en 1972 como parte del Canal Magistral, una de las obras más importantes fruto de la voluntad hidráulica en Cuba, al igual que la presa Zaza, la mayor de todo el país, con capacidad para más de mil millones de metros cúbicos.

Las acciones constructivas en este viaducto alcanzan especial significado en el contexto de la actual estrategia nacional de trasvase y el aprovechamiento racional del agua en beneficio de la economía.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.