El reencuentro de Alice Berger con Cuba

Una de las participantes estadounidenses en la Brigada Venceremos recuerda para JR su primera visita a nuestro país

Autor:

Juventud Rebelde

Ser estadounidense y venir a Cuba hace 40 años fue realmente una proeza. Con solo 22 años, Alice Berger fue una de las muchachas que, desafiando el bloqueo, vino a Cuba, como parte de la brigada Venceremos, para descubrir y palpar el milagro de la Revolución, que seguía «vivito y coleando», a pesar de las campañas difamatorias y las agresiones, incluso armadas, de Estados Unidos, para derrocarla.

«Muchos de nosotros estábamos envueltos en el movimiento progresista contra la guerra en Vietnam y aprendíamos cada vez más sobre la Revolución Cubana. La oportunidad de venir aquí fue muy importante para quienes buscábamos un nuevo modelo de sociedad. Leer sobre socialismo es una cosa, pero participar y aprender mano a mano con los cubanos en la construcción de su sociedad socialista fue algo muy diferente. ¡Excepcional!

«La organización de una sociedad es algo básico, y la socialista es, según mi punto de vista, la única forma para bregar con tantos problemas. Ver que aquí la prioridad no es sacar ganancias, sino encontrar el modo de mejorar la salud y la educación del pueblo, fue una de las realidades más chocantes para mí, que venía de un sistema capitalista».

De su primer viaje a Cuba como parte de un contingente de más de 200 jóvenes estadounidenses, Alice recuerda con mucha alegría su participación en la zafra de los Diez Millones y el intercambio de experiencias y criterios con jóvenes cubanos y vietnamitas, de quienes conoció una muy particular forma de captar el sentido de la vida.

Pero uno de los momentos inolvidables de las diez semanas que vivió en la Mayor de las Antillas fue el encuentro con Fidel, quien los acompañó en una jornada de corte de caña.

«Estuvimos con Fidel el Día de Navidad, y él cortó caña con nosotros. Luego tuvimos un profundo intercambio. Recuerdo que una brigadista norteamericana le dijo en inglés a Fidel: “Regresamos a Estados Unidos y vamos a contar al pueblo norteamericano la verdad sobre el pueblo de Cuba”, y Fidel le contestó en inglés: “Ellos no van a creer”», cuenta Alice entre risas, como si estuviera escuchando nuevamente las palabras del Comandante.

Su visita en 1969 no pasó inadvertida para las autoridades norteamericanas: «El FBI visitaba las casas de nuestras familias, y cuando regresamos, mandaba cartas y nos multaban por haber viajado a Cuba».

Como en toda su historia de solidaridad, la brigada Venceremos volvió este año a la Isla, sin tener licencia gubernamental y desafiando al bloqueo que durante casi 50 años ha mantenido Washington contra nuestro país. Entre sus 140 integrantes se encuentra Alice, quien regresa por tercera vez, pues anteriormente, en 1972, vino para participar en un seminario sobre la lucha de liberación en América Latina.

«La represión continúa, aunque con la administración de Obama no será de la misma forma que como lo hizo Bush. Pero no podemos olvidar que el bloqueo sigue en pie.

«El movimiento contra la guerra o por los derechos civiles no es masivo ahora como en los años 70, pero en esta brigada hay cientos que se organizan en sus comunidades con diferentes definiciones de resistencia con respecto a la que existía hace 40 años, y esta juventud va a definir su forma de lucha».

Alice confiesa que muchas cosas han cambiado desde su primer encuentro con Cuba.

«He notado que existe entre los cubanos una forma mucho más abierta de discutir sobre los problemas y en todos los niveles de la sociedad, siempre en función de enfrentarlos. Cuando tengo un tiempo libre me gusta hablar con los cubanos. Hace poco fui a Coppelia y me senté a conversar con una señora sobre vivienda y educación, entre otras cosas. Así uno aprende cómo algunas personas sienten lo que está pasando».

Otras, sin embargo, siguen intactas: «El cariño del pueblo cubano y la forma en que ustedes actúan».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.