Almeida: un ejemplo para vencer la adversidad - Cuba

Almeida: un ejemplo para vencer la adversidad

Hermes Coba Bueno, coronel de las Fuerzas Armadas Revolucionarias,destacó que a los jóvenes les toca tomar la bandera y defender la Revolución, y ante cualquier adversidad recordar la frase: «Aquí no se rinde nadie...», lanzada por el Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque

Autores:

Marianela Martín González
Mileyda Menéndez Dávila

Hermes Coba Bueno, coronel de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, estuvo entre quienes en el Memorial José Martí, en la Plaza de la Revolución, rindieron homenaje al Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque, quien falleciera en la noche del 11 septiembre en la capital cubana.

Este hombre que se fue para la Sierra Maestra con 13 años y al terminar la guerra tenía 15 años, luchó después en Playa Girón, la Lucha contra bandidos y cumplió misión internacionalista, asegura que la batalla del día a día es la que nos obliga a estar siempre haciendo algo para salvaguardar nuestras conquistas, como hizo humildemente siempre Almeida, quien fuera miembro del Buró Político y vicepresidente del Consejo de Estado hasta la hora de su deceso.

«Esta salida por la puerta natural de uno de los principales líderes históricos de la Revolución en lugar de consternarnos tiene que ser un tonificante para nuestra juventud, a fin de que pueda dirigir una obra tan cara, sobre todo por el sacrificio de hombres como Almeida».

Aseguró que a los jóvenes les toca tomar la bandera y no entregar la Revolución jamás, y ante cualquier adversidad recordar la frase: «Aquí no se rinde nadie...», lanzada por Almeida en la Batalla de Alegría de Pío el 5 de diciembre 1956.

Con Almeida tuvo relaciones muy estrechas y la posibilidad de trabajar a su lado cuando el ciclón Flora azotó la Isla. «Era un hombre muy sensible, escuchemos sus canciones y veremos al hombre sentimental y firme por los cuatros costados que permaneció sin degradar sus principios hasta la hora de su muerte», enfatizó.

Coba considera que no rendirse es una especie de susurro que acompaña a los cubanos en la adversidad. «Ese sostén, casi divino de la voluntad colectiva, va con nosotros a cualquier lugar y se debe al ejemplo de Fidel, Raúl, Camilo, Che, Ramiro y Almeida. Estuve custodiando la vida de Agustino Neto, el dirigente que lideró la guerrilla del Movimiento Popular de Liberación de Angola y, tras la independencia, se convirtió en el primer presidente de la república (1975-1979). Luego hice lo mismo con José Eduardo do Santo. En diversos momentos de esa misión el peligro nos acechó y tuve que apelar al ejemplo de los grandes líderes de la Revolución, entre ellos el de este luchador que se nos ha ido a la inmortalidad», afirmó.

Foto Roberto Suárez

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.