No hay atajos para el narcotráfico en Cuba

Unos 30,26 kilogramos de hachís y 1 862,78 de marihuana fueron incautados por los jóvenes del Destacamento de Tropas Guardafronteras Oriente Norte y sus fuerzas colaboradoras, lo que representa el 80 por ciento de los 2 194,23 kilogramos de droga asegurada en el primer semestre de este año

Autor:

Yailin Orta Rivera

La mayoría son muy jóvenes. Rondan los 20 años. Quizá algunos sobrepasan los 30. Puede vérseles en cualquiera de los puestos de Guardafronteras desgranando el tiempo en tareas urgentes, salvando el alma moral de la nación cuando algunos pretenden tomarla como atajo para el narcotráfico.

La historia de cada uno de ellos suele tejerse en parajes similares, donde los mosquitos y los jejenes castigan el cuerpo. El salitre, el dienteperro y el mangle tensan el ambiente y hacen que los días con sus noches se vuelvan demasiado largos.

El dato de 2 194,23 kilogramos de droga asegurada en el primer semestre de este año, por recalos y operaciones navales, saltaba en mi agenda cuando emprendimos un largo viaje a las provincias orientales, acompañados por combatientes del Ministerio del Interior.

Más del 80 por ciento de lo capturado en esta etapa estuvo a cargo de los miembros del Destacamento de Tropas Guardafronteras Oriente Norte y sus fuerzas colaboradoras.

Unos 30,26 kilogramos de hachís y 1 862,78 de marihuana fueron incautados por este Destacamento. Tres lanchas rápidas y 12 extranjeros están vinculados a algunos de estos acontecimientos que se frustraron.

Febrero tempestuoso

Comenzaba a nacer la mañana del día 16 de febrero cuando el servicio de observación radiotécnico de Maisí divisó un objetivo naval rápido a ocho millas al este de su posición. Navegaba rumbo próximo al norte.

El puesto de mando de la Dirección de Tropas Guardafronteras (TGF) comunicó que se había recibido la información de que desde la embarcación se habían arrojado al mar unos paquetes sospechosos, al noroeste de Punta Guarico, Holguín.

El Jefe del Destacamento de Tropas Guardafronteras Oriente Norte precisó que desde ese momento se activó el plan Barrera en toda la costa norte de Holguín. Diez días después el servicio de patrullaje de las fuerzas auxiliares de las TGF encontraron en el municipio de Moa un alijo, al parecer de marihuana.

Según Jorge Enrique Reynoso Diez, jefe del Grupo de rastreo y presidente del Consejo Popular en Yamanigüey, luego de encontrarse el hallazgo se preservó el lugar hasta que llegó la Guardia Operativa Provincial Antidroga, que procedió a la ocupación, medición, descripción, prueba de orientación, embalaje, sellaje y almacenamiento de la paca.

«Hasta mis hijos conocen lo que hay que hacer cuando se encuentra una envoltura con estas características. Acá en los barrio-debates este es uno de los temas principales que se discute, y todo el mundo tiene clarito clarito que hay que cuidar el lugar del hallazgo para que ningún malhechor se apodere de la droga», explicó Reynoso.

Entre las 6 y las 11 de la mañana del 27 de febrero los servicios de revisión del litoral costero detectaron 6 recalos de 14 alijos, con características similares al encontrado el día anterior.

El aire comenzó a espesarse para el segundo suboficial Víctor Daykel Téllez y el suboficial Ricardo Ortiz González ese mismo día, cuando rompiendo el mediodía en playa Guarico encontraron semihundida una lancha rápida —modelo Eduardoño— a 150 metros del litoral.

«El casco —añadieron— estaba hacia arriba y no tenía motor; en el rompiente, a unos 250 metros de la embarcación, se encontraron motores marca Yamaha y equipos de comunicación».

Al día siguiente fue que lograron voltearla. En su interior se encontraron 32 alijos de droga, artículos de uso personal y otros objetos. El peso neto de droga asociado a esta lancha fue de 1054,36 kilogramos de marihuana.

El día 28 —aportó el primer suboficial Wilder Luis Matos Reyes—, un servicio de patrullaje encontró en playa Guarico el último alijo, para tranquilidad nuestra. «Aquí no hay época de descanso, pero con el plan Barrera, no se pegan los ojos por buen tiempo», comentó.

Más recalos

Marzo no fue diferente. El día 12 se conoció que un buque mercante había observado una lancha rápida al norte de Punta Lucrecia. Una lancha patrullera de Moa salió hacia la zona y 11 horas después remolcó a la embarcación, también modelo Eduardoño, hacia la Bahía de Vita, con 9 tripulantes de origen bahamés y jamaiquino.

El 13 se le hizo el sondeo a la Eduardoño y se encontró una gran cantidad de partículas de droga.

El mayor Rolando Reyes Pérez, miembro del MININT en Las Tunas, expresó que el modus operandi de estos narcotraficantes, para impedir que las autoridades cubanas prueben su ilegalidad, consiste en romper los paquetes y  verter su contenido en el agua.

Ante esta situación se trazó el cono de deriva y en el pronóstico resultaron como posibles zonas afectadas por recalos Camagüey, Las Tunas y Holguín.

En el Puesto fronterizo de Los Pinos (Las Tunas) todo se dispuso. La tropa quedó enfundada con su traje de campaña, medios ópticos, linternas y otros medios auxiliares como rastrillos por si la droga queda entrampada dentro del sargazo.

«A la altura del 18 de marzo se encontró el primer hallazgo de marihuana», rememoró el primer teniente Yoel Batista Zaldívar, jefe del Puesto.

El primer suboficial Loisel Martínez Ricardo, jefe de escuadra operativa, es otro de los jóvenes que regresa con naturalidad imperturbable a aquellos intensos días.

En la orilla del mangle, junto al soldado Leandro Almaguer Rivero, encontró un recalo masivo. Las corrientes marinas habían traído unos nueve paquetes. Siguieron la rutina: informar al puesto de mando a través de los medios de comunicación y preservar el lugar hasta que llegue la guardia operativa especializada.

«El entrenamiento diario me ha servido para casi olerme las cosas y no equivocarme. Aquí tienes que andar con la chispa encendida y en buena forma física», añadió Loisel.

Otro de los que obra el milagro de impedir que los narcóticos lleguen a personas de oscura naturaleza, es el soldado Alejandro Torres Patrick.

Alejandro dice tajante: «La vida de un combatiente de Guardafronteras está marcada por estas circunstancias. Difíciles, claro. Para cuidar y velar por nuestra zona de responsabilidad tenemos que trasladarnos siete kilómetros en una chalupa todos los días, y proteger ininterrumpidamente hasta aquel lejano mangle».

«La costa nunca duerme», coinciden los muchachos. Esa vigilia fue la que permitió que se capturaran unos 25,78 kilogramos de marihuana en este otro pedazo de litoral cubano.

Marzo no dio tiempo para la calma. En el municipio holguinero de Antilla fue detectado un contenedor, que después de ser analizado, se confirmó que contenía unos 30,26 kilogramos de hachís.

En el Puesto fronterizo radiotécnico de Punta de Ganado, en Camagüey, otro muchacho diseña las tácticas de estas batallas que tienen por escenario la costa.

Tiene solo 24 años el teniente Roque Aguiar Moreno, jefe del Puesto, quien asegura que la responsabilidad y la ética son esenciales en la conducta de un combatiente.

Entre los días 12 y 25 de marzo preservaron varios recalos y más de 40 kilogramos de marihuana.

Noche de mayo para el epílogo

Cercana a la medianoche del 26 de mayo otro suceso volvió a encrespar las aguas. En las cercanías de Guardalavaca, Holguín, un medio rápido apareció como sospechoso de estar implicado en actividades de narcotráfico.

La lancha patrullera enviada al lugar identificó a la lancha rápida color azul que navegaba rumbo norte con tres tripulantes, los que al percatarse de la persecución de la unidad de superficie lanzaron su cargamento al agua.

En esa ocasión fueron capturados 81 alijos de droga y durante el dictamen técnico criminalístico se comprobó que eran de marihuana los 760,02 kilogramos que trasladaban.

Con esta noche de mayo concluyó nuestro extenso periplo, que pretendió acercarse a las anécdotas y vivencias que desde angostos parajes también entretejen e iluminan la suerte colectiva.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.