Adiestramiento laboral, una etapa imprescindible no siempre bien conocida

Aunque establecida por ley y esencial para la inserción de los graduados al mundo profesional, no pocas veces se violenta la etapa de Adiestramiento Laboral. Así lo corroboró una indagación de este diario

Autores:

Zenia Regalado
Juan Morales Agüero
Rocío Trujillo Olivares
Aylin Mok

Alianis Sánchez parece introducirse ahora en un laberinto, un enigma del que no sabe cómo saldrá. Graduada recientemente de Ingeniería Hidráulica, su historia es la de algunos otros jóvenes salidos de las universidades.

Durante la carrera nadie le explicó en qué consistía el adiestramiento, una etapa a la que, aunque decisiva en la inserción de los graduados al mundo laboral, no siempre se le da la debida importancia.

«La verdad es que las pocas nociones que tenía eran por mi hermana mayor que se graduó dos años antes. Sé lo que es el Servicio Social, lo otro no», nos comenta.

Esta joven no es la única que desconoce en qué se basa ni cuál es la resolución que regula el Adiestramiento Laboral en Cuba. Este diario pudo palparlo al indagar entre recién graduados, funcionarios de las direcciones de Trabajo y empresarios de diferentes provincias.

«Cuando un universitario llega a un centro laboral debe cumplir el período de Adiestramiento. Dicha resolución establece cómo debe ser la acogida, el acto de recibimiento, asignación de un tutor y la elaboración de su plan de adiestramiento para los próximos años, etapa que puede reducirse a un año si el graduado ha cumplido satisfactoriamente el plan, se dispone de una plaza y el comité de ingreso aprueba la propuesta arguyendo que cumplió los objetivos», asegura Alina Fernández Martín, subdirectora de Capacitación de la Dirección Provincial de Trabajo en Pinar del Río.

En busca de mayor esclarecimiento, y ante el desconocimiento de los jóvenes entrevistados, nos dirigimos al ingeniero Mario Miranda, director de Formación del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), quien aclaró que en el capítulo 3, artículo 6, incisos a y b de la Resolución No. 9 del 2007 del MTSS, se plantea que el Adiestramiento es de uno a dos años para los recién graduados que se preparan para ocupar cargos de la categoría de técnicos, y de seis meses a un año para los administrativos, servicios u operarios.

«El Servicio Social no es igual al Adiestramiento Laboral. El Adiestramiento Laboral es un período de tiempo que cumple el recién graduado dentro de su Servicio Social y que le posibilita su adaptación laboral y su preparación complementaria para desarrollar los conocimientos adquiridos y habilidades prácticas que le permitan estar preparado para asumir un cargo determinado en la entidad laboral a la que fue asignado».

—¿Quiénes deben cumplir el Adiestramiento Laboral?

—Está establecido por la Resolución No. 9/2007 del MTSS, dentro del período de Servicio Social de todos los recién graduados de nivel superior y técnicos medios, y la conclusión o prolongación en cualquier circunstancia no modifica el cumplimiento del Servicio Social. Los graduados de las carreras de Ciencias Médicas, Cultura Física, Pedagogía y las especialidades del Instituto Superior de Arte, no realizan al terminar los estudios el Adiestramiento Laboral porque los modelos pedagógicos que se utilizan en su preparación garantizan la formación que se persigue con el adiestramiento.

«Sin embargo, los beneficiados por la Orden 18 del MINFAR, aunque no cumplen Servicio Social al graduarse por haber estado en el Servicio Militar Activo, sí deben cumplir con la etapa de Adiestramiento Laboral».

—¿Cómo funciona el sistema de evaluación que debe establecerse en los centros laborales?

—La Resolución dice que trimestralmente y al finalizar el programa de adiestramiento se deben hacer evaluaciones a los egresados. En caso de que no estén de acuerdo con las valoraciones pueden reclamar.

—¿Qué sucede cuando se termina la etapa?

—Una vez que el egresado cumple su Adiestramiento Laboral y recibe una evaluación final satisfactoria ya puede ocupar el cargo para el cual se preparó y cobrar el salario de dicho cargo, porque el que devenga mientras se mantiene de adiestrado siempre es inferior. Para un graduado de nivel medio el salario básico establecido es 250 pesos durante este período; para el de nivel superior es de 275 pesos. Eso no impide que tenga derecho a cobrar todos los pagos adicionales y por sistema de estímulos que tenga cualquier otro trabajador de la entidad.

«Existen centros en donde no se cumple lo establecido para la designación de tutores, no se les elabora a los jóvenes planes de adiestramiento y no se evalúa periódicamente su desempeño. Con el fin de resolver este problema, la situación se analiza con los incumplidores y la instancia superior a la que se subordina, en los distintos controles y visitas que se realizan».

Terminar satisfactoriamente el período es sinónimo de haber logrado «soltura» en el desempeño del trabajo. Es sin dudas un apuro de todos, no solo por el prestigio moral, sino también por el estímulo salarial.

No obstante, donde trabaja el tunero José Bullaín ocurre diferente. Él es licenciado en Contabilidad y Finanzas y está ubicado en el Departamento de Supervisión y Control de la Empresa de Estructuras Metálicas Paco Cabrera.

«Aquí la atención es excelente en todos los sentidos —asegura con entusiasmo—, desde la que me confiere el capacitador de la empresa hasta la del supervisor. Me evalúan mensual y semestralmente. También me esclarecen todo tipo de dudas y me ponen al tanto de otras cuestiones no menos importantes, como la ética de la empresa. Eso me sirve para calcular cómo marcho en lo profesional y para saber cuándo termino».

El jefe inmediato de Bullaín, el licenciado Raúl Batista, director de Supervisión y Control de la entidad, afirma que en los consejos de dirección se analiza todo lo que está establecido respecto al Adiestramiento, y eso incluye la atención, evaluación, formación y seguimiento del trabajo de los jóvenes graduados que se incorporan a la plantilla.

«No queremos a nadie que venga a perder el tiempo. Todo depende de la disponibilidad. Y aquí, el que da la talla, queremos que se quede».

¿Adónde vas?

El deseo de «comerse el mundo», propio de los jóvenes, implica que los años parezcan una eternidad. Alina Fernández Martín, subdirectora de Capacitación en la Dirección Provincial de Trabajo en Pinar del Río, insiste en que hay que hacer conciencia en los jóvenes de que el mundo no se acaba en esos años.

«Es necesario mirar este período como una etapa de aprendizaje para elevar su capacitación y habilidades. Aquí también deben ganar las entidades receptoras ubicando a sus profesionales más capaces como tutores. Esto propiciará que el tránsito de la vida estudiantil a la laboral les resulte más llevadero, pues todos sabemos las necesidades económicas que como parte de la sociedad pueden presentar los jóvenes, pero muchas veces una labor no se ejerce por el dinero que se devenga en ella».

Jeizen Álvarez, graduado de Ingeniería Automática, tuvo la suerte de que lo ubicaran en algo que conocía, pero igual aprendió mucho porque «en la universidad te enseñan cómo aplicar los conocimientos, pero a la hora de trabajar es distinto. Hay muchas cosas que en la práctica son diferentes a como se dan en las aulas».

El plan de distribución de los graduados universitarios se realiza de conjunto con el Ministerio de Economía y Planificación y generalmente se trata de que sea de forma territorial.

«Tenemos que pensar mejor la ubicación de los egresados de especialidades como Derecho, Ingeniería, Comunicación Social, Informática… Hay que buscarles plazas coherentes y, sobre todo, además de asignarlos donde la Revolución más lo necesite, tener en cuenta sus intereses, sus inquietudes, que sientan que en este proceso de ubicación se les toma en cuenta. No tiene que ser un dogma que el joven esté dos años en el mismo trabajo. Puede que al año haya cumplido en un lugar y se le asigne a otro donde sea más necesaria su presencia», asevera Irenaldo Martínez, presidente de la FEU en Las Tunas hasta hace unos meses.

En la reunión de ubicación debe estar además un representante de la Dirección Provincial del MTSS para indicar todo lo concerniente al Servicio Social y el Adiestramiento Laboral.

«Allí se lleva una propuesta de ubicación laboral y se les informa a los estudiantes. La comisión de ubicación laboral del centro ya debe haber analizado y evaluado integralmente a cada estudiante. Eso es lo que está orientado, pero puede suceder que no se cumpla», añade el ingeniero Miranda.

Las personas mayores suelen agobiar a los niños preguntándoles qué les gustaría estudiar cuando sean grandes. Una vez que están en la universidad la incertidumbre se vuelca hacia el futuro centro laboral, y al llegar el momento del otorgamiento de plazas resulta que no siempre es en los lugares o disciplinas que más conocen.

«El estudiante se gradúa bajo un concepto de amplio perfil y después va a ocupar un puesto de trabajo para el cual no tiene necesariamente toda la preparación. El Adiestramiento Laboral persigue completar su formación en los aspectos más específicos del puesto de trabajo que ocupa. Por ejemplo, un ingeniero mecánico se puede ubicar en una refinería o en una empresa de transporte. Ya en esos lugares deben abordar modos de actuación más específicos», asegura el doctor Pedro Horruitiner Silva, director de Formación de Profesionales del Ministerio de Educación Superior (MES).

Sin embargo, estudiantes como Danae Ramírez, futura ingeniera civil, consideran que esa es una de las principales preocupaciones de los recién graduados y que les afecta sobremanera, porque en ocasiones los ubican en lugares o departamentos que no les gustan o casi nada tienen que ver con lo que estudiaron.

Un recién licenciado en Historia, Ernesto Díaz, es de los que defienden la idea de que el otorgamiento no debe ser en fechas próximas a la incorporación laboral, sino antes de que finalice el curso.

«La ubicación deberían darla en la semana de discusión de los trabajos de diplomas o en la graduación para que las personas vean las posibilidades que tienen de cambiar, si no están de acuerdo, o de visitar el lugar que les tocó. Una ubicación que no sea afín con lo que estudiaste o te desagrade, puede repercutir en tu desempeño durante el Servicio Social y en la adquisición de conocimientos durante el Adiestramiento».

La FEU reconoce y apoya que el Adiestramiento tiene que ser un deber del graduado universitario. «Debemos revisar su estructuración con detenimiento para tratar de que los jóvenes no se vayan de los lugares asignados. Algunos cambian de centro por acuerdo entre las empresas, pero muchos culminan la etapa donde se les ubica. Puede suceder que se sientan desmotivados porque no se les utiliza como se debería y no se les asigna un plan de trabajo ni se les informan los objetivos para la etapa» opina Raúl López, vicepresidente de la Federación Estudiantil Universitaria.

Irenaldo Martínez, ex dirigente de esa organización en Las Tunas, reflexiona: «La principal dirección donde debemos trabajar es en la sistematicidad de la atención a los recién graduados, la mayoría de los cuales carece de experiencia laboral. En muchas oportunidades el MTSS le oferta la plaza, el muchacho llega a su centro de destino y colorín colorado... Lo que queremos es que el ministerio que asume al egresado no lo pierda de vista, que esté al corriente de sus preocupaciones, de sus expectativas… En algunos sectores hay experiencias positivas en el área de la superación. El MINED, por ejemplo, les ha dado a algunos la posibilidad de maestrías directas. Eso es un incentivo».

¿Quién nació primero, la teoría o la práctica?

El término Adiestramiento, según la Real Academia de la Lengua Española: es la acción y efecto de adiestrar. Adiestrar a su vez viene de diestro y este del latín dexter, dextra, dextrum y significa: hacer diestro, enseñar, instruir. Diestro quiere decir: hábil, experto en un arte u oficio. El término laboral se refiere a lo perteneciente o relativo al trabajo, en su aspecto económico, jurídico y social.

Entonces el Adiestramiento Laboral como significado, no es más que instruir a las personas para un determinado oficio o profesión.

La formación profesional, para que sea cierta, tiene que ser de por vida. El estudio de una carrera debe ir unido a la práctica laboral que le permitirá al estudiante, cuando se gradúe, no llegar en «blanco» al centro asignado. El ejercicio de adquisición de conocimientos se complementa con el Adiestramiento Laboral.

«Es un sistema de planificación continua de estudios profesionales para que sea una persona actualizada. Si alguno de esos eslabones falla, quien lo sufre es el egresado. Son las prácticas laborales las que deciden sus modos de actuación como profesionales, y tiene continuidad en el sistema de Adiestramiento Laboral y el Servicio Social», explica el doctor Horruitiner.

Los estudiantes, en reclamos habituales, comentan la necesidad de mejorar el funcionamiento de las prácticas laborales en el transcurso de sus carreras. Y a pesar de que la generalización de este ejercicio es un logro evidente en todas las disciplinas del Ministerio de Educación Superior, aún quedan rezagos.

Giselle Delgado, futura ingeniera civil, considera que todas las especialidades debieran ser como las Ciencias Médicas, siempre estudiando y a la misma vez ejerciendo. «Esa es una manera de aplicar la teoría y no estar “en el aire” cuando nos toque la práctica. Generalmente en las prácticas laborales recurrimos a los albañiles, porque a pesar de no ser universitarios tienen la experiencia a pie de obra. Sin dudas esto puede repercutir en un mejor desempeño durante el Adiestramiento».

Danae Ramírez afirma que tendrían un mayor desenvolvimiento como trabajadores si antes de salir de la universidad estuvieran más vinculados a las empresas. «Así cuando lleguemos al Servicio Social tendremos un Adiestramiento más corto, pues conoceremos equipos, técnicas e instrumentos que al graduarnos solo hemos visto en libros o catálogos».

Resulta que aunque todas las carreras tienen establecido este período de ejercicio durante los años de estudio, en no pocas ocasiones se desaprovecha. Y no son los futuros ingenieros los únicos expectantes ante el contundente choque con la práctica una vez que culminan sus estudios, solo que ahora en una atmósfera cargada de compromiso profesional.

«Siempre sucede que en cada nueva etapa de práctica laboral los empresarios ven a los muchachos mejor preparados», añade el director de Capacitación de Profesionales del MES.

Igual pasa con los recién graduados que cumplen su Adiestramiento Laboral. Sin embargo, aún existen empresas que subutilizan la fuerza laboral que ellos representan, y el país necesita. Si reciben profesionales tienen que tratarlos como tales, porque si no ¿qué Adiestramiento Laboral estarían haciendo?

No obstante, el doctor Horruitiner agrega que los indicadores son favorables y es un desafío lo que hace nuestro país al insertar estudiantes universitarios en empresas, industrias, instituciones… durante casi todos los años de la carrera. «No es frecuente que se realice este tipo de actividad en otras partes del mundo en carreras más allá de la medicina, la agronomía u otras pocas».

En el sistema de estudios superiores cubano existe lo que se conoce como Disciplina Principal Integradora, la cual garantiza el dominio de los conocimientos específicos de la profesión. El estudiante adquiere una formación teórica que complementa los conocimientos adquiridos durante las prácticas laborales, y que termina con el ejercicio de culminación de estudios, y esto debe funcionar como una secuencia.

«Si la práctica no funciona, el estudiante llega al Adiestramiento Laboral sin los conocimientos requeridos para ejercer como profesional; de ahí su importancia», añade.

Tutor olvidado

En la etapa de Adiestramiento Laboral muchos olvidan que para aprender hay que saber escuchar. ¿Escuchar a quién? Al colectivo de trabajo y al tutor asignado, encargado de guiar al joven egresado en sus primeros pasos en la vida laboral. Pocos reconocen el mérito de estos mentores hasta chocar con la primera piedra.

A Jeizen Álvarez desde el principio le asignaron un tutor y lo rotaron por los diferentes departamentos para conocer a fondo la entidad y vencer diferentes aspectos del Adiestramiento.

«Esto no sucede en todos los centros donde ubicaron a mis compañeros de estudio, y es un error. Esa posibilidad te da más conocimientos. El Adiestramiento dentro del Servicio Social es lo que define la posición en la que te vas a quedar cuando termines, el área en la que te destacas o te gustó más».

El tutor de Jeizen se encarga de darle tareas, mandarle a las diferentes direcciones y de viaje a provincias, para que conozca el sistema completo de su centro de trabajo. No todos corren la misma suerte. Entonces llegan las desilusiones.

«Al estudiante hay que explicarle cuáles son sus objetivos durante el Adiestramiento Laboral, porque si no se siente insatisfecho y esto puede ocurrir por múltiples razones, entre ellas porque no lo atienden bien o porque llegan al centro esperando hacer más cosas. Eso va generando una decepción. De ahí la relevancia de que la empresa asuma la continuidad de la formación de ese recién graduado asignándole un tutor que oriente su trabajo», enfatiza Horruitiner.

Muchos jóvenes universitarios imaginan que el Adiestramiento Laboral es como las prácticas que realizaron durante la carrera, pero con un poco más de rigor. Otros, como Ilenay Vázquez, saben que es una etapa que los beneficia para su futuro desempeño en la vida profesional.

«La aplicación de la ley en este caso no debería ser esquemática. Si adquiere los conocimientos en menos tiempo, pues que se estimule al egresado dando por concluido el Adiestramiento Laboral e insertándolo en la nómina oficial de la empresa. Por eso debemos aprovechar ese tiempo al máximo, es nuestro deber aprehender lo aprendido para alcanzar destreza e independencia como profesionales», concluye.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.