El bloqueo, un asunto moral que pone a prueba a los Estados Unidos

Destacó el canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, al presentar la resolución Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero de EE.UU. contra Cuba

Autor:

Juventud Rebelde

Apoyar la Resolución contra el bloqueo es un acto frente a la agresión y el uso de la fuerza, a favor de la paz y la esperanza; un acto de justicia con el heroico pueblo de Cuba, sentenció el canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, al presentar ante la Asamblea General de la ONU el texto cubano Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba, aprobada poco después por la abrumadora mayoría de 187 países.

En su intervención ante el plenario, el Ministro cubano del Exterior estimó como positivas pero «extremadamente limitadas e insuficientes» la reciente derogación de medidas implementadas por George W. Bush cuya suspensión, sin embargo, deja intacto el bloqueo.

Desde la elección de Barack Obama, apuntó Rodríguez Parrilla, no ha habido cambio en la aplicación del bloqueo. Sin embargo, el mandatario tiene las facultades ejecutivas que le permitirían ahora modificar sustancialmente las medidas del bloqueo mediante licencias, exenciones humanitarias, o en razón de interés nacional, entre otras maneras, aun sin que sean modificadas las leyes que establecen las regulaciones.

Mantener el bloqueo, dijo, continúa siendo una política absurda que provoca carencia y sufrimientos; una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos, tipificada por la Convención de Ginebra como un acto de genocidio, y que calificó de éticamente inaceptable.

El Canciller cubano dijo que EE.UU. permanece anclado al pasado cuando, el 11 de septiembre pasado, prolongó el bloqueo.

Ninguna persona seria puede sostener que Cuba es una amenaza a la seguridad nacional de la única superpotencia, sostuvo también Rodríguez Parrilla, quien demandó que cese la inclusión de la Isla en la lista espuria de promotores del terrorismo —que es una de los sustentos usados por Washington para justificar algunas de sus sanciones a la Isla—, y fírmese ya la libertad de los Cinco, injustamente encarcelados en Estados Unidos, exigió.

Al recordar las afectaciones que el bloqueo ocasiona a los propios ciudadanos estadounidenses imposibilitados de comerciar con Cuba —sobre todo como ahora, en tiempos de crisis—, Parrilla citó sondeos recientes según los cuales, el 76 por ciento de los norteamericanos se opone al bloqueo.

Ignorar la voluntad de cambio y mantener el bloqueo, apuntó Rodríguez Parrilla, es antidemocrático.

También denunció el carácter extraterritorial de esa política, que constituye un mentís a la tradicional justificación de la Casa Blanca acerca de que ese es un asunto bilateral. Decenas de países han sido sancionados por transgredir sus regulaciones.

El Canciller cubano también mencionó algunos casos puntuales de los daños humanos que ocasiona el bloqueo a su pueblo, y destacó su resistencia de más de 50 años.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.