Premios Nobel elogian desarrollo de la ciencia en Cuba

El alto nivel de la ciencia cubana fue reconocido por los premios Nobel Rober Hubert y Harald zur Hausen, ambos alemanes, quienes ofrecieron una conferencia de prensa durante el Congreso Biotecnología 2009, que sesiona en el Palacio de Convenciones, de la capital cubana

Autor:

Dora Pérez Sáez

El alto nivel de la ciencia cubana fue reconocido por los premios Nobel Rober Hubert y Harald zur Hausen, ambos alemanes, quienes ofrecieron una conferencia de prensa durante el Congreso Biotecnología 2009, que se desarrolla en el Palacio de Convenciones de la capital.

Huber, quien fue distinguido con el Nobel de Química en 1988, ha visitado la Isla en tres ocasiones, y se mostró impresionado por el desarrollo del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB).

«Es muy bueno conocer que dentro del mismo CIGB existe una compañía que canaliza todos los resultados de la ciencia a un sector comercial, lo cual tiene una repercusión económica y un impacto social.

«Cuba es un país en vías de desarrollo. Por ello es muy inteligente concentrarse en temas como la biotecnología y la ingeniería genética», agregó.

El doctor Zur Hausen, quien en 2008 fue distinguido con el Nobel en Fisiología y Medicina, expresó que aunque nunca había visitado a Cuba, sí ha estado al tanto del alto nivel de investigaciones que la Isla desarrolla, en particular las biomédicas.

Interrogado acerca de la expansión del virus A (H1N1), expresó que cada siete años aproximadamente ocurre una pandemia de virus de influenza en el mundo.

«Estoy al tanto de la controversia que existe en el mundo sobre si vacunar o no. Con anteriores virus de influenza se han realizado campañas de vacunación. En otras, y posiblemente en esta, la protección de la vacuna no es por un largo tiempo. Y es probable que sea necesario, en el término de un año aproximadamente, ir a otra inmunización.

«No obstante, creo que esta vacuna es efectiva y provoca muy pequeños efectos secundarios; por tanto recomiendo hacerlo. Es importante llegar sobre todo a las personas jóvenes, pues muchas de las muertes están ocurriendo en ese sector poblacional».

Robert Huber mereció el Nobel por haber desentrañado la estructura completa de la proteína que se encontraba en la base del proceso de fotosíntesis bacteriana. Su compatriota Harald zur Hausen lo recibió por el descubrimiento de los virus de papiloma humano que causan el cáncer cérvico uterino.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.