Biotecnología cubana podría curar enfermos norteamericanos

La Isla diseña y produce el 85 por ciento de los medicamentos que consume, al tiempo construye un sólido patrimonio de conocimientos al servicio de la humanidad en materia científica y farmacéutica

Autor:

Mileyda Menéndez Dávila

Solo una nación en el mundo no puede beneficiarse de los indiscutibles frutos de la biotecnología cubana: Estados Unidos de América. Miles de ciudadanos norteamericanos sufren o mueren por enfermedades como la hepatitis B o la úlcera del pie diabético, para las que Cuba tiene ya remedio, y decenas de científicos quedan al margen del libre y provechoso intercambio intelectual que se promueve desde esta Isla.

Las pautas de tan irracional limitación las impone el propio gobierno estadounidense al mantener el bloqueo a toda costa, lo cual obstaculiza el desarrollo biotecnológico de nuestro país, pero no lo detiene.

Prueba de ello es el entusiasmo con que unos 80 delegados extranjeros patentaron el interés de sus países en tomar parte en las decenas de proyectos de primera línea que se impulsan desde los polos científicos del país, representados esta semana en el Congreso Biotecnología Habana 2009, clausurado ayer por el vicepresidente del Consejo de Ministros José Ramón Fernández, en presencia del ministro de Salud, doctor José Ramón Balaguer.

Fernández resaltó la vocación de la industria científica y farmacéutica en la Isla por construir un sólido patrimonio de conocimientos al servicio de la humanidad, y apuntó que en Cuba se diseña y produce el 85 por ciento de los medicamentos que aquí se consumen, muchos de ellos en plantas certificadas por organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud.

Además se trabaja por generar nuevos productos, competitivos y a la vez accesibles a países del Tercer Mundo en los que tienen gran impacto enfermedades crónicas como el cáncer o las cardiovasculares, e infecciosas como el dengue, el VIH, el virus del papiloma humano y la hepatitis C.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.