Jóvenes pineros debaten en asamblea abierta

El funcionamiento orgánico, nivel de convocatoria a la militancia juvenil y los jóvenes, además de lo necesario de defender la calidad en los crecimientos a la Organización, fueron los temas que más preocuparon a los participantes

Autor:

Roberto Díaz Martorell

La Revolución crecerá más cuando todos los jóvenes por igual se preocupen por aportar al futuro, cambiar lo que limite el avance y sobre todo cumplir cabalmente su deber en cada trinchera.

Así piensan los jóvenes pineros que debatieron en asambleas abiertas los problemas que lastran el papel de la Juventud Comunista en cada colectivo laboral y estudiantil de este municipio especial.

Cada joven —militante o no— tenía algo que decir, y señalaron con honestidad las manchas que oscurecen el quehacer diario.

El funcionamiento orgánico, nivel de convocatoria a la militancia juvenil y los jóvenes, además de lo necesario de defender la calidad en los crecimientos a la organización, fueron los temas que más preocuparon a los participantes, algo lógico debido al protagonismo que debe desempeñar la vanguardia.

¿Cómo hacerlo? Según Angélica Santiesteban Padrón, profesora del Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Pedagógicas, se deben aprovechar más las reuniones del comité de base como el «escenario ideal para debatir con profundidad los problemas y aportar soluciones».

Pedro Gómez, director de ese centro, se sumó al criterio que alude a la responsabilidad de los militantes en el ingreso a la organización, y la disciplina dentro y fuera de la escuela. «Los maestros debemos ser ejemplo en todo si queremos cumplir con la tarea de educar».

Trascendió la poca frecuencia con que las organizaciones de base de la empresa Constructora Integral se reúnen para debatir los problemas, aspecto que afecta la comunicación entre los jóvenes del sector.

También ocuparon la agenda temas sobre la capacitación, cómo ayudar a transformar la realidad del barrio, el conocimiento de la historia de la localidad, la calidad de los servicios donde laboren jóvenes del sector del Comercio y la Gastronomía, la integración a las tareas productivas y la necesidad de hacer irreversible el proceso revolucionario cubano.

En tal sentido destacaron los jóvenes que integran la columna juvenil Aniversario 50 del Triunfo de la Revolución, por su entrega e incondicionalidad: «Porque nos vestimos del carmelita que significa el encuentro diario con la tierra», opinó Ariel Abreu.

Durante los debates quedó claro que los pineros deberían incorporarse en mayor número a esa experiencia, calificada como una escuela formadora de valores y de revolucionarios.

Los más de 300 encuentros realizados en el municipio especial aportaron ideas para repensar la estrategia de trabajo, y transformar el modo de actuación de los militantes, en aras de llegar más fortalecidos a la celebración del IX Congreso de la UJC.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.