Universitarios santiagueros dan su aporte a la cosecha cafetalera

Más de 130 estudiantes de la Universidad de Oriente partieron hacia la serranía del municipio del Segundo Frente a apoyar esas labores

Autor:

Odalis Riquenes Cutiño

SANTIAGO DE CUBA.— Yisel González, estudiante de Segundo año de Periodismo en la Universidad de Oriente desobedeció por primera vez a su abuela. Por estos días la anciana insistía en recordarle que un dictamen médico le aconseja, dada su alergia, alejarse de la hierba y los lugares fríos y húmedos como los cafetales.

Pero Yisel decidió romper con esa realidad que la limita para responder al llamado de la economía de su país. «Esto es lo que la Revolución necesita de nosotros hoy y voy a ir al campo; si no puedo recoger el café, pues trabajaré en la cocina, en el campamento… pero voy».

La disposición de Yisel es también la de más de 130 estudiantes del sexagenario centro oriental de altos estudios, que siguiendo las señas de su tiempo, partió hacia las serranías del Segundo Frente para dar su aporte a la cosecha cafetalera en la recogida del grano y otras atenciones culturales.

Integran el segundo grupo de jóvenes universitarios santiagueros que laborarán en áreas del campamento para movilizados Emilio Bárcenas, que durante todo este curso, en diferentes etapas, sabrá de la alegría y compromiso de más de 3 000 alumnos y profesores, de 1ro. a 3er. años, de la Universidad de Oriente.

Junto a Yisel y sus compañeros de las carrera de Periodismo, Psicología, Ingeniería Civil e Historia del Arte subieron al ómnibus que los llevaría hasta el campo muchos novatos en estas lides agrícolas, que previamente asesorados hablan ya de «no escoger el grano verde», «evitar resbalar en las pendientes» y cuidar los cafetos…, con la misma vehemencia con que planean acercarse a los alumnos de otras carreras, «hacer nuevos amigos», «crecer como seres humanos…»

Nober Luis Torres Estrada, secretario del Comité UJC de la Universidad de Oriente, explicó a JR que estos muchachos relevan a otro grupo de unos 150 jóvenes que rompieron este curso las acciones en favor de cambiar la rutina de las aulas por la contribución al país desde la concreta.

El aporte de los que durante todo el curso se movilizarán hacia las montañas santiagueras tiene prolongación no menos importante en el trabajo enriquecedor de otro grupo de más de 2 000 estudiantes de la Universidad de Oriente vinculados en la Ciudad Heroína desde ya a organopónicos, la rehabilitación del segundo edificio de 12 plantas de la residencia universitaria Julio Antonio Mella, la visita a centros de trabajo en apoyo al Programa Nacional de Ahorro de Energía Eléctrica y el cobro de equipos electrodomésticos entregados como parte de la Revolución Energética.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.