Para capitanear los sueños

En el acto donde fue electo primer delegado directo del MININT al IX Congreso de la UJC, el oficial de la Dirección General de Contrainteligencia recibió la Placa y Moneda Conmemorativa por el 50 aniversario de los Órganos de la Seguridad del Estado este miércoles,

Autor:

Yailin Orta Rivera

Caminó sereno hacia el centro del escenario. Un río de aplausos había coronado su confirmación como primer delegado directo del Ministerio del Interior al IX Congreso de la UJC.

El capitán Amhed Argilagos Pérez, acostumbrado a mover hilos invisibles en su condición de oficial de la Dirección General de Contrainteligencia, no perdió su ecuanimidad.

Pero poco después confesó que el cuerpo se le desarmaba por dentro. «Los nervios uno aprende a controlarlos en esta profesión, pero lo que siento es muy fuerte al saber que estaré en la más importante cita de la UJC representando a mis compañeros y a la juventud cubana».

La integralidad, conducta ejemplar, disciplina e incondicional sentido del deber fueron algunas de las cualidades que reconocieron sus compañeros en este joven de 29 años.

No pasaron por alto, además, que Amhed ha sido merecedor en dos ocasiones de la Distinción Servicio Distinguido y que recibió la Medalla Antonio Briones Montoto de Primera Clase que otorga el Consejo de Estado.

Allí, en medio de la solemnidad del Complejo Monumental Bosque de los Mártires de los Órganos de la Seguridad del Estado, donde se sembró el árbol IX Congreso, expresó que «el nuestro será un Congreso para analizar, debatir y trazar estrategias para seguir defendiendo nuestra Revolución, por la que tanta sangre ha sido derramada y a la que tantos enemigos acechan».

En reconocimiento a sus méritos y resultados de trabajo también se le hizo entrega, de manos de la miembro del Buró Nacional de la UJC, Maday Iglesias Pérez, de la Placa y Moneda Conmemorativa por el 50 aniversario de los Órganos de la Seguridad del Estado.

«¡Demasiadas emociones concentradas en un mismo día!», alcanzó a decir cuando los abrazos y felicitaciones de los amigos lo colmaban.

La familia de Amhed forma parte también de sus buenas raíces. «Mis padres han sido guías en la formación de mis valores y principios, y hasta tengo un tío abuelo que combatió en la clandestinidad», afirma; y acto seguido, en tono de jarana añade: «Si mi mamá hubiera estado aquí, ella hubiese sido la entrevistada; no perdería la oportunidad de hablar de mí.

«En casa sabían que venía para una actividad importante, pero no conocían detalles. Debes imaginar que en nuestra profesión no se debe estar hablando demasiado. Será una buena noticia para todos, en especial para mi esposa y mi hijo, quienes han hecho posible mi entrega con su comprensión y apoyo».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.