Protegen en Cuba a grupos vulnerables contra la gripe estacional

La estrategia permitió inmunizar a los mayores de 75 años de edad, así como jóvenes entre 20 y 24 años con padecimientos de asma severa, diabéticos, pacientes con insuficiencia renal crónica sometidos a diálisis y hemodiálisis

Autor:

Juventud Rebelde

Cerca de 900 mil personas fueron vacunadas en Cuba contra la gripe estacional en una campaña que fomentó el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) para proteger a grupos vulnerables, informa Prensa Latina.

La estrategia, que abarcó a todo el país, permitió inmunizar a los mayores de 75 años de edad, así como jóvenes entre 20 y 24 años con padecimientos de asma severa, diabéticos, pacientes con insuficiencia renal crónica sometidos a diálisis y hemodiálisis, fundamentalmente.

También, los recluidos en hogares de ancianos e impedidos físicos, y los trabajadores vinculados a labores avícolas y porcinas.

Expertos del MINSAP explicaron que la vacuna, adquirida a través de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), fue aplicada en una sola dosis a través del sistema primario de atención médica en toda la nación.

Desde hace algunos años el país realiza un esfuerzo para vacunar a las personas más propensas a padecer gripe o influenza estacional, y evitar complicaciones en estos grupos seleccionados, estrategia dirigida a afianzar uno de los principales derechos humanos, el libre acceso a los servicios de salud.

Para los cubanos puede parecer solo una campaña de vacunación, una acción más de prevención de salud a las que están habituados desde hace 50 años.

Gracias a la voluntad política del Estado y al perfeccionamiento del programa cubano de inmunización, conformado por 11 vacunas -ocho de ellas de producción nacional- los niños y jóvenes están protegidos contra 13 afecciones prevenibles.

Asimismo, ha permitido erradicar nueve enfermedades infecciosas: poliomielitis, paludismo, tosferina, rubéola, tétanos neonatal, difteria, sarampión, síndrome de rubéola congénita y meningoencefalitis posparotiditis.

Además, el tétanos, las infecciones por Haemophilus influenzae tipo B, hepatitis B y meningitis meningoccócica reportan tan bajas tasas de incidencia que dejaron de constituir un problema sanitario.

Desde sus inicios el programa se caracterizó por su cobertura a toda la población -a diferencia de muchos países que dirigen la vacunación solo a los niños y las embarazadas- su integración con la atención primaria de salud, y el aseguramiento totalmente gratuito.

Todo ello forma parte de los logros alcanzados por el sistema de salud cubano a lo largo de cinco décadas, que ha permitido que el país ostente hoy una de las más bajas tasas de mortalidad infantil de la región de las Américas, 4,7 por cada mil nacidos vivos.

De igual forma ha incidido en el aumento de la esperanza de vida al nacer: 77,97 años (80,02 años para las mujeres y 76,00 años para los hombres).

La aplicación y desarrollo de las tecnologías más avanzadas de diagnóstico y tratamiento, así como la industria de reactivos, medicamentos y otros productos biotecnológicos, forman parte también de los beneficios obtenidos, sin olvidar la estrategia de formación de recursos humanos.

Desde 1959 a la fecha se han graduado más de 95 mil médicos, 13 mil 806 estomatólogos, 37 mil 652 licenciados en enfermería y mil 245 licenciados en tecnología de la salud.

En la actualidad laboran en el sector más de 400 mil profesionales y técnicos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.