Ante las dificultades buscar las reservas intocadas de eficiencia

Con la presencia del general de Ejército Raúl Castro, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, sesiona el cuarto período ordinario de sesiones de la VII legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, para ocupar vacantes del Consejo de Estado

Autores:

José Alejandro Rodríguez
Margarita Barrios

La economía cubana debe crecer un 1,9 en el 2010 en medio de un panorama de incertidumbre por la crisis global, pero el país todavía posee reservas de eficiencia no exploradas, según trascendió en el cuarto período ordinario de sesiones de la VII legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, que sesiona en el Palacio de Convenciones.

El plan económico social para el próximo año prioriza el financiamiento a producciones que generen exportaciones o sustituyan importaciones, como el turismo, la biotecnología, las telecomunicaciones, la aviación civil, el níquel, el ron y el tabaco.

Igualmente destaca la producción de alimentos, con énfasis en la agricultura suburbana, porque permite el ahorro de combustible; mientras la política inversionista apuesta a un mayor rigor y disciplina, pues no podrán iniciarse obras que no tengan su fuente de financiamiento.

Una contradicción que deberá encarar la economía cubana en el venidero año es el deterioro de la correlación salario medio-productividad. Y la búsqueda de alternativas a la carga que supone las plantillas infladas.

Otro desafío a encarar, señalado en el Parlamento cubano, son los deficientes mecanismos de control en la ejecución presupuestaria, de manera que nuestros gastos puedan disminuirse y se basen sobre todo en los ingresos que seamos capaces de alcanzar.

Será un año de muchos esfuerzos, para en medio de las dificultades, no retroceder en los programas sociales y los objetivos económicos.

El Plan Económico y Social y la Ley del Presupuesto del Estado para el 2010 fueron presentados ante el plenario por el vicepresidente del Consejo de Ministros Marino Murillo Jorge, titular de Economía y Planificación.

Osvaldo Martínez, presidente de la Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento cubano, al presentar el dictamen acerca del Plan de la Economía Nacional y el Presupuesto del Estado para el próximo año significó que sobre nuestro país actuaron en el 2009 tres poderosos factores adversos: la crisis económica global que derrumbó el precio del níquel, redujo los ingresos del turismo, disminuyó el acceso a financiamiento externo; la persistencia del bloqueo económico que bajo la cosmética apariencia de relajamiento, mantuvo vigente su elaborado mecanismo de prohibiciones y acoso; y los estragos ocasionados en el 2008 por el azote de tres huracanes.

«En esas excepcionales condiciones el pequeño crecimiento del PBI de 1,4 por ciento distante del 6 por ciento planificado, debe valorarse en el contexto de lo sucedido en la economía mundial y en especial, en la de América Latina y el Caribe en el año que finaliza.

«A nivel mundial el crecimiento económico será negativo en alrededor de uno por ciento y lo será también en diverso grado en los países desarrollados. En América Latina los países que tendrán crecimiento positivo, Cuba entre ellos, son apenas la mitad de los países de la región. En algunos casos como el de México, el PBI se reduce en 6,7 por ciento, en tanto que el resultado promedio para la región es un decrecimiento de 1,8 por ciento».

Al debatir los documentos que posteriormente aprobaron, los diputados se pronunciaron porque el país pueda abrir las compuertas de las reservas de eficiencia, rescatando el control de los recursos, la disciplina, y la utilización racional de la fuerza laboral, para lograr que la productividad del trabajo se eleve.

Ante las preocupaciones de los diputados por las plantillas infladas en algunos centros laborales, Marino Murillo, titular de Economía y Planificación, significó que se está haciendo un levantamiento en cada organismo para no tomar decisiones precipitadas. Del mismo se definirá la política a seguir para alcanzar una eficiencia en la utilización de los recursos humanos.

El Parlamento se pronunció por saludar las dignas posiciones de la delegación cubana y demás países del ALBA en la recién concluida cumbre sobre cambio climático, realizada en Copenhague, donde los ricos y poderosos desafiaron las demandas de la comunidad internacional y maniobraron a su favor la agenda de la cita.

También los diputados se pronunciaron por continuar la batalla internacional por la liberación de nuestros cinco héroes prisioneros en cárceles de los Estados Unidos.

Al inicio de la sesión, los diputados guardaron un minuto de silencio en honor al diputado Juan Almeida Bosque, calificado por Ricardo Alarcón, presidente del Parlamento, como eterno comandante de los más humildes, y supremo ejemplo de lealtad a Fidel, a Raúl y a la Revolución.

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.