Realizadas más de 40 asambleas municipales de la UJC en todo el país

Desde el análisis del funcionamiento interno, los delegados a la reunión del Mariel sondearon cómo los jóvenes inciden en la producción de alimentos y otros sectores de la economía. Las asambleas de los municipios de Abreus y Rodas demostraron que cobra fuerza entre los más jóvenes la urgencia de abrir líneas de acción-solución a los problemas actuales

Autores:

Marianela Martín González
Julio Martínez Molina

«No se puede decir que los jóvenes están perdidos porque dos o tres personas traicionan el proyecto social que construimos. Mirándolos a ustedes, escuchando la sinceridad con que hablan, lo único que tenemos que pensar es que necesitan cuadros que estén a su altura», expresó Abelardo Álvarez Gil, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido, durante la Asamblea de Balance de la UJC en el municipio habanero de Mariel.

En esta reunión se le tomó el pulso, desde el funcionamiento interno de la organización juvenil, al modo en que los jóvenes inciden en la producción de alimentos y, de manera general, en otros sectores de la economía.

Especial énfasis pusieron los delegados en temas de alta sensibilidad y connotación, como los servicios de salud y educación, los cuales en ocasiones sufren la afectación de la falta de exigencia y profesionalidad. Cada mirada dejó, como tarea impostergable, perfeccionar la labor político-ideológica para cambiar mentalidades, que es el asunto más controversial en estos momentos.

«Que cada cual defienda su espacio exigiendo sus deberes y derechos. Que cuando nos miremos al espejo, no veamos al ser que nos complace, sino al que todavía tiene mucho que aportarle a la Revolución con el ejercicio de la responsabilidad individual», propuso como regla de oro para avanzar Yusleidis Ochoa, militante de la UJC de la planta productora de cemento Curazao.

Los maestros tienen que prepararse cultural y políticamente en las escuelas municipales del Partido, sugirió el profesor Ariel Vázquez, docente de la escuela Camilo Cienfuegos, quien resaltó la importancia de vincular a los pioneros al huerto escolar de cada localidad, para ayudar a formar su vocación laboral.

Estimular el quehacer de las Brigadas Técnicas Juveniles, porque el país necesita exportar más y el ingenio de los jóvenes todavía tiene potencialidades subestimadas, fue considerado como urgente por Alexis Pita, secretario general del comité de base de la Empresa de Asistencia y Servicios de la Fábrica de Cemento René Arcay.

Así se podrían reducir las importaciones e incrementar nuestros rubros exportables. «Aquí hay empresas grandes, donde los mecánicos y operadores tienen mucho que aportar. Debemos preguntarnos hasta dónde está llegando el conocimiento empírico y académico de los jóvenes, y cuánto estamos ahorrando en las áreas donde a veces, por la desidia, el despilfarro y el descontrol se pierden o desvían los recursos», remarcó.

En representación de los jóvenes del Centro de Genética del Camarón, Sandy Molina recordó que hoy la dirección del país llama a que prioricemos la batalla económica donde estemos, y para eso hace falta valentía política. «Nosotros somos la sangre joven y fuerte, por lo que los secretarios generales de los comités de base deben participar en las reuniones de los factores de las entidades y, sin miedo, plantear los problemas».

Puso como ejemplo que tiempos atrás la dirección de su comité de base le planteó a la dirección del centro una serie de problemas y el director no fue receptivo. Las deficiencias se fueron acumulando, y por esa razón, desgraciadamente hubo que sancionar a algunos compañeros, el jefe entre ellos.

La madurez política es algo que no debe apartarse de este momento histórico, consideró Sandy, quien con un montón de anécdotas demostró que a veces culpamos al sistema de las deficiencias con las que nos tropezamos a menudo, cuando en realidad la mayoría se deben al desgano de unos pocos.

«Hace días fui al hospital de este municipio y el médico no tenía recetas. Si no hubiera tenido la madurez política para entender que eso no es culpa de la Revolución, sino de la ineficiencia de alguien o un grupo de responsables, tal vez no hubiera entendido y cuestionaría nuestro sistema de salud, pero sabemos cuánto esfuerzo se hace en el país para que todos tengamos ese servicio.

«Las deficiencias con las que nos tropezamos en ese sistema, se deben al mal trabajo de algunas personas y a la falta de exigencia de los propios ciudadanos que tenemos derecho a reclamar buena atención», señaló.

Ulises Guilarte de Nacimiento, primer secretario del Partido en La Habana, explicó que asumir el papel de continuadores de una obra como la Revolución no puede hacerse solo desde el voluntarismo, sino que lleva implícito un arsenal de convicciones.

Mariel es un municipio que apunta al desarrollo, dijo, pues cuenta con puestos claves para la economía. Habrá entonces que prepararse para asumir la responsabilidad de un proceso inversionista que superará los 600 millones de dólares.

«Nuestra industria eléctrica y del cemento en esta localidad tiene déficit de fuerza de trabajo calificada. Aquí faltan ingenieros en especialidades como termoenergética, electrónica y automática… En las transformaciones de la educación, hay que tener presente la garantía de la fuerza de trabajo que necesita puntualmente cada lugar».

Como un momento favorable para restañar las grietas que puedan existir en la conciencia de algunos ciudadanos, calificó la profesora Kenia Sandoval los espacios de reflexión que están articulándose en la Isla, entre estos los que propicia el proceso del IX Congreso de la UJC.

«Hoy decimos que determinados jóvenes no sienten como suyo el espacio que tienen que defender. Estamos a tiempo de subsanar las rupturas con el compromiso. Lo único que no podemos hacer es cansarnos», precisó.

Ver a la sociedad como un espacio de derechos sin responsabilidades es un peligro que puede lacerar el curso de la Revolución, precisó Hilder Torres Escalona, miembro del Buró Nacional de la UJC. La aptitud que asuman los jóvenes en el presente, el conocimiento de los antecedentes históricos del lugar donde viven, tienen que ver con el futuro de sus vidas, significó.

En esta asamblea se seleccionaron dos delegadas al IX Congreso de la UJC, que tendrá lugar en abril próximo, condición que merecieron Damarys Laferté y Yusleides Pérez.

Ya suman más de 40 las asambleas de balance de la organización juvenil celebradas en el país. En cada una de estas se ha reflejado la necesidad urgente del protagonismo de los jóvenes para garantizar la continuidad histórica de la Revolución.

Todo pasa por actuar y crear

ABREUS, Cienfuegos.— «No basta con saber; hay que aplicar», garabateó a pluma Goethe en relámpago de claridad que bien viene a colación con cuanto fue discutido en las asambleas de balance IX Congreso de la UJC de los municipios de Abreus y Rodas.

Aunque aún son visibles rezagos de un discurso anecdótico y meramente enunciador, dentro del pensamiento de la generación más joven cobra fuerza por día la urgencia de abrir líneas de acción-solución a los problemas actuales.

Los delegados de uno y otro encuentro marcaron posición un estadio más allá de la referencia al hecho o la dificultad puntual, al desbrozar cauces facilitadores acerca de cómo deben proyectarse, en tanto continuadores históricos de la obra de la Revolución en los frentes económicos e ideológicos.

José Ramón Monteagudo Ruiz, primer secretario del Partido en la provincia, reflexionó con los muchachos de Abreus sobre este y otros muchos aspectos de la vida diaria de la UJC.

Expresó que «el funcionamiento es clave para lograr la combatividad y ejemplaridad de la militancia en este momento. Es básico fortalecer no solo la vida interna, sino la calidad, en el sentido de cómo debe actuar e incidir el comité de base en el centro, a fin de ser cada día más fuerte y saber el papel que le corresponde para defender la Revolución en cualquier circunstancia».

En compañía de Rigoberto Mustelier, funcionario del Comité Central del Partido; Teresa Viera, presidenta nacional de las Brigadas Técnicas Juveniles, y Yuliet Fernández Bermúdez, primera secretaria de la UJC en la provincia, Monteagudo Ruiz presidió las asambleas de Abreus y Rodas.

En este último municipio fue ratificado al frente del Comité Municipal el joven Yoexis Valero Rodríguez.

Durante la reunión de Abreus, en la que Mileydis Varela López resultó ratificada en el cargo de primera secretaria de la organización, Leonel Gálvez, miembro del Buró Provincial del Partido, estableció un diálogo con Hermes Febles León, delegado directo al IX Congreso.

Este trabajador de la Empresa de Cultivos Varios Horquita respondió a preguntas del dirigente en torno a la relación entre militancia y universo juvenil allí, así como la forma en la cual precisa proyectarse en tan importante enclave agrícola la familia juvenil comunista.

Muchos otros intervinieron con acierto y profundidad en ambas citas sobre los tres temas centrales que vertebraron la agenda de debate: política de cuadros, funcionamiento interno de la Organización y continuidad histórica de la Revolución.

Se abordaron las deficiencias en el aprendizaje y la enseñanza en distintas asignaturas, sobre todo de perfil técnico, donde pruebas realizadas por el Ministerio de Educación en la Enseñanza Media demostraron que la provincia anda a la zaga.

Yunieski Mendoza, secretario de un comité de base del pre urbano de Abreus, expresó que ello debe contrarrestarse con más preparación por parte de estudiantes y profesores, debates y conferencias en las escuelas, mayor celo en las casas de estudio y una más acusada preocupación de los padres por ver por dónde andan los hijos en el camino formativo lectivo.

Como atinadamente concluyó una delegada de Abreus, no basta con conocer el percance, sino que hay que trabajar para desterrarlo sobre la base de actuar y crear.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.