Debaten en Camagüey sobre funcionamiento de la Unión de Jóvenes Comunistas

Delegados de la UJC del Ministerio del Interior que asistieron a la XIV conferencia de la organización juvenil no simplificaron el funcionamiento de los comités de base a la reunión del mes, el círculo de estudio o el pago de la cotización, pues consideran que otro bien diferente debe ser el de los miembros de las filas comunistas

Autor:

Yahily Hernández Porto

CAMAGÜEY.— ¿Qué es funcionar? Esta pregunta tuvo resonancia entre los 120 delegados de la UJC del Ministerio del Interior (MININT) que asistieron a la XIV conferencia de la organización juvenil en Camagüey.

Los presentes no simplificaron el funcionamiento de los comités de base a la reunión del mes, el círculo de estudio o el pago de la cotización, sino que abrazaron el concepto de que otro bien diferente debe ser el funcionamiento de los miembros de las filas comunistas.

La joven Dianaris Andreus, secretaria general de uno de los comités de base de la Contrainteligencia, expresó que «funcionar es asumir con ejemplaridad, responsabilidad y preparación las tareas de la militancia comunista».

Jorge Gómez Ravelo, jefe de sección UJC MININT, valoró que «mientras no nos preguntemos qué nos falta por hacer, cómo transformamos nuestra realidad y cuánto podemos aportar a nuestra unidad e institución como militantes, no estaremos funcionando como nos exige nuestro momento histórico. Ser miembros de la UJC no es cosa de un día y mucho menos de una reunión al mes».

Para Leudis La Rosa, de la agencia SEPSA en el municipio de Nuevitas, en el funcionamiento activo, creador, objetivo y organizado de los militantes está el reto de la organización, «solo de esta manera sumaremos más jóvenes a la UJC».

En esta misma dirección, Hilder Torres Escalona, miembro del Buró Nacional de la UJC, acentuó la necesidad de identificar uno a uno los problemas del escenario juvenil y revertirlos a través del quehacer del comité de base.

Al debate también se sumó Sergio Rosabal, de Establecimientos penitenciarios: «Mucho cuidado con el falso compañerismo y más en nuestro sector, que somos quienes respondemos por la tranquilidad ciudadana. Actitudes como esta empañan nuestro quehacer dentro y fuera de la Juventud».

El joven Rosabal añadió: «No funcionamos si no transformamos nuestro escenario; y para esto tenemos que despojarnos de la blandenguería ante los problemas y nombrarlos con nombre y apellidos».

Jorge Enrique Sultil Sarabia, primer secretario de la UJC en Camagüey, reflexionó: «El funcionamiento interno de la organización es necesario precisamente para darle respuesta a todo lo que se ha planteado en esta asamblea».

En el encuentro Roberto Carlos Trujillo, primer instructor de la UJC en la provincia, y Reober Ramírez Villafañas, fueron seleccionados como delegados al IX Congreso de la organización.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.