UJC: ¿De dientes para fuera?

Luchar contra la doble moral constituye uno de los estandartes de un comunista dondequiera que esté; así se reconoció en el debate de la asamblea IX Congreso de la UJC en Río Cauto, Granma

Autor:

Osviel Castro Medel

RÍO CAUTO, Granma.— ¿Cómo traducir las consignas en realidad? ¿Cómo llevar el discurso bonito a la vida diaria?

Estas interrogantes, formuladas durante la asamblea IX Congreso de la UJC en este municipio, fueron buenos detonantes en el análisis sobre los rasgos sin doblez que deben caracterizar a los militantes de esa organización en todo el país.

Porque está bien claro —lo dicen algunos ejemplos del diarismo— que a veces se dice una cosa y se hace otra en la práctica.

Luchar contra la doble moral constituye, como se reconoció en el debate, uno de los estandartes de un comunista dondequiera que esté. «No podemos dejar solo en palabras frases como: “Estamos dispuestos a defender la Revolución o pa’ lo que sea Fidel…”. Hay que demostrarlo con hechos concretos», subrayó Carmen González, miembro del Buró Provincial del Partido en Granma.

Para ponerle «más hilo a esa cometa», Erwin Andino, de un comité de base del sector de la Salud Pública, comentó que un miembro de la organización tiene que asumir cualquier responsabilidad y no de «dientes para afuera». «Con el mismo entusiasmo con que vamos a una misión internacionalista a Haití u otro país, debemos ir a cualquier tarea dentro de la patria», acotó el muchacho.

La misma Carmen González, en su intercambio de criterios con los delegados, expuso que otra de las peculiaridades de un miembro de la UJC ha de ser su disposición a huir de las rutinas.

Y al respecto dijo que el comité de base es un ente ideal para organizar caminatas, excursiones, juegos deportivos, fiestas, actividades patrióticas y productivas, visitas a museos y lugares históricos… Y expuso con otras palabras lo que se ha señalado muchas veces: no puede ser que un militante se muera de tedio porque solo participa en la reunión mensual y paga la cotización.

El delegado Carlos Rivero aportó otro granito en el examen abierto sobre la militancia: «Muchas veces nos falta preparación y por eso no tenemos todos los argumentos a la hora de convencer».

Kelvin Pompa, campesino de una cooperativa, señaló que en ocasiones los miembros de la organización no entienden en toda su magnitud la importancia estratégica de producir alimentos. «Soy abogado de profesión, pero ahora estoy trabajando en el campo, tratando de aportar el máximo a mi país», recalcó.

Wilber Jérez, primer secretario del Partido en el municipio, remarcó que cualquier militante, de la profesión que sea, debe estar dispuesto a ser cuadro profesional de la UJC cuando sea necesario.

«Sin cuadros no hay organización juvenil; y muchas de las cosas que hoy no avanzan tienen que ver con la incapacidad de los cuadros o, incluso, con la carencia de cuadros. La Revolución requiere continuidad y eso se logra con el trabajo de todos y con una conducción política certera; por eso los futuros dirigentes necesitan alistarse desde ahora».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.