Arribó goleta Amistad a Cuba

En la bienvenida del navío Amistad el capitán Sean Bercaw explicó que los 18 tripulantes han hecho un gran sacrificio personal para rendirle tributo a esa travesía que une a Cuba y Estados Unidos

Autor:

Hugo García

MATANZAS.— La goleta Amistad concluyó las maniobras de atraque en la rada de este puerto alrededor de las tres de la tarde del lunes, en lo que se convirtió en un encuentro del pueblo cubano y el norteamericano.

Miguel Barnet, presidente de la UNEAC, manifestó que este hecho establece un puente entre ambas naciones: «Para todos está claro que nosotros sentimos un gran respeto hacia el pueblo norteamericano. Ellos han venido con muy buena voluntad, con la mejor intención y nosotros los hemos recibido igual», dijo el investigador y etnólogo.

«Es un diálogo muy importante, porque sabemos que hay una campaña anticubana mediática violenta y a pesar de esa campaña injusta, desmesurada y festinada, han venido a Matanzas», consideró.

Añadió que «este abrazo puede significar una fisura para ese cruel bloqueo que desde hace tantos años nos ha impuesto el Gobierno norteamericano».

Esta goleta tiene una historia significativa. En 1839 trasladaba 53 esclavos que habían sido vendidos en La Quinta de los Molinos a hacendados camagüeyanos. Cuando zarpó del puerto de La Habana, el capitán de origen catalán Ramón Ferrer y los cocineros les negaron el agua y les redujeron la ración de comida a aquellos, que no pudiendo soportar más los maltratos se sublevaron. Se supone que el suceso tuvo lugar al norte de Caibarién y Sagua la Grande.

Los esclavos tomaron el control de la nave y navegaron bordeando las costas de Estados Unidos, hasta ser apresados cerca de Long Island.

En 1841, una causa —la primera de su tipo— presentada por John Quincy Adams ante la Corte Suprema de Estados Unidos fue ganada por este, con el dictamen de que se liberara a los esclavos rebelados.

«Que esta réplica y sus tripulantes hayan querido venir a Cuba es importante para nosotros. Porque desde el punto de vista histórico esta goleta fue fabricada en Cuba, posiblemente hasta en Matanzas», concluyó Barnet.

Esos esclavos iban para Camagüey, pero se sublevaron a mitad de camino y aniquilaron a toda la tripulación; y como no sabían nada de la navegación la nave fue a la deriva, con aquellos esclavos de Sierra Leona a bordo. Este acontecimiento despertó mucho sentimiento antiesclavista, no solo en Cuba, sino hasta en los Estados Unidos.

En la bienvenida de la goleta Amistad el capitán Sean Bercaw explicó que los 18 tripulantes han hecho un gran sacrificio personal para rendirle tributo a esa conexión magnífica que nos une. «Esta nave ha navegado más de 3 000 millas, ha pasado por tormenta y vientos fuertes, días cálidos y altas temperaturas y falta de viento», dijo.

Bercaw recordó que cuando esta embarcación se lanzó en 1998, el sueño en aquella ocasión era que en algún momento pudieran traer la nave a Cuba.

En la primera jornada la tripulación visitó el Museo Farmacéutico y la Ermita de Monserrate. En los próximos días cumplirá una amplia agenda de visita a varios lugares del territorio, hasta que navegue hacia el puerto de La Habana, al amanecer del día 25.

Silvia Wilhelm, sobrina tataranieta de Emilia y Miguel Teurbe Tolón, los dos matanceros que diseñaron y cosieron la enseña nacional, reparó en que Amistad en total visitará 22 ciudades hasta concluir su travesía a finales del verano en Chicago.

La iniciativa del navío Amistad forma parte de un programa de la ONU y de la UNESCO para la conmemoración el próximo 25 del Día Internacional de Rememoración de las Víctimas de la Esclavitud y Trata Trasatlántica de Esclavos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.