Practican en Cuba cirugía de huella mínima a recién nacidos

La técnica se aplica a los niños con malformaciones congénitas, afirmó la doctora cubana Yanet Hidalgo Marrero, en el IV Congreso Iberoamericano de Cirugía Pediátrica, que sesiona en La Habana

Autor:

Luis Hernández Serrano

Por vez primera en Cuba, se realizan ya intervenciones quirúrgicas —a través del ombligo— a niños recién nacidos con malformaciones congénitas, para evitarles complicaciones y no dejarles prácticamente ninguna huella en la piel.

Así afirmó este miércoles la doctora cubana Yanet Hidalgo Marrero, especialista de segundo grado en cirugía pediátrica, en el IV Congreso Iberoamericano de esta rama, que sesiona en el Palacio de Convenciones, en Ciudad de La Habana.

Explicó que la también llamada Cirugía de Huella Mínima se auxilia por la video-endoscopía, se hace con una pequeña incisión por el ombligo —conservándolo— de solo dos o tres centímetros, y se ha practicado con éxito en su hospital, el pediátrico Octavio de la Concepción y de la Pedraja, de Holguín. En estos momentos se practica en casi todos los hospitales infantiles del país, a varones y hembras, tanto en forma electiva como de urgencia.

«Se ha aplicado en el tratamiento de afecciones congénitas como estenosis o estrechamientos pilóricos, afecciones del tubo digestivo como las duplicidades; en las invaginaciones y en los quistes en los ovarios en las niñas, y para extraer divertículos de Meckel o remanentes de estructuras embrionarias en el intestino delgado de los neonatos», apuntó la doctora.

Argumentó que así se sustituyen las operaciones convencionales más complicadas, que requieren abrir el abdomen, dejar grandes cicatrices y correr mayores riesgos quirúrgicos, por ejemplo, como la oclusión intestinal.

El doctor Rafael Trinchet Soler, presidente de la Sociedad Cubana de Cirugía Pediátrica, informó que las malformaciones congénitas constituyen la primera causa de muerte infantil en Cuba, pues enfermedades como las diarreicas, las respiratorias y otras ya han sido vencidas.

Anunció que se han conformado cuatro centros regionales de cirugía pediátrica: en las provincias orientales; en Camagüey-Ciego de Ávila; en Santa Clara y el otro en Ciudad de La Habana.

Aclaró que esta cirugía —en la que interviene un grupo multidisciplinario— es sumamente cara en el mundo.

«Muchas naciones tienen avances en esta rama, lo diferente con respecto a Cuba es su gratuidad. Hay países desarrollados donde una operación de corrección de una malformación ano-rectal en un recién nacido puede costar hasta 100 000 dólares», concluyó.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.