Cuando digo futuro

Han pasado 49 años del nacimiento de la Organización de Pioneros José Martí, espacio donde se aprende a crecer para el resto de la vida

Autor:

Margarita Barrios

Casi todos los cubanos de hoy tuvimos la suerte de ser pioneros. De la organización tenemos muchas agradables memorias. Algunos todavía guardamos nuestra pañoleta y recordamos con especial cariño aquel día en que la anudamos por primera vez en nuestro cuello.

Han pasado 49 años del nacimiento de la Organización de Pioneros José Martí, y sigue siendo un espacio donde se aprenden no solo cosas útiles para la vida, sino el camino para ser educados, cordiales, sencillos y solidarios, y formar a los más jóvenes en el espíritu de combate de nuestra nación.

«Para mí ser pionero es alegría», afirma Yazmín Bocalandro. «Y para mí implica estudio y responsabilidad», dice Jennifer Hernández. «Creo que es bueno y que es también formación», acota Lázaro Luis. Ellos son alumnos de quinto grado de la capitalina escuela primaria Felipe Poey, de Arroyo Naranjo, y recibieron la Distinción 4 de Abril como parte de la Emulación Pioneril ¡Viva Cuba Libre!, que desarrolla la organización en el actual curso escolar.

Como esos muchachos son muchos los que tuvieron la alegría de obtener ese reconocimiento, que los identifica como los más integrales de su colectivo.

Por estos días los pioneros están de fiesta, junto a su hermana mayor, la Unión de Jóvenes Comunistas, en su nuevo aniversario. Celebran el cumpleaños con actividades que amplían su cultura y les dan la posibilidad de sentirse más útiles, porque ellos saben que son los más jóvenes continuadores de la obra revolucionaria que entre todos preservamos y construimos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.