Paradigma para el futuro

El legado de la Heroína signa el derrotero de la nueva institución que será inaugurada este 7 de abril, coincidiendo con el aniversario 80 de su natalicio

Autor:

Odalis Riquenes Cutiño

SANTIAGO DE CUBA.— Allí vuelve a corretear la niña audaz y amorosa; compartiendo lo mismo la experiencia de trepar a un árbol, que una clase de piano o francés con sus hermanos y vecinos.

Se escucha la risa y el comentario agudo de estudiantes universitarios de estreno, desenvolviendo ideas y ardores en pos de oficializar el centro de altos estudios que necesitaba el Oriente, de entronizar un futuro de decoro para los nuevos cubanos.

Allí se habla bajo otra vez, de volantes y petardos; de acción y riesgo contra la barbarie; de futuro y libertad. Allí desanda, sugiere, convoca, la mujer capaz y culta, creativa y profunda, sensible y amante de los detalles: esposa y dirigente, madre y fundadora de empresas y ejemplo.

Como ese lugar donde respira la Heroína de la Sierra y el Llano, conminando a cubanas y cubanos de hoy a beber de su savia y prolongar su legado, la ciudad que la vio nacer inaugura este 7 de abril, coincidiendo con su cumpleaños 80, el Memorial Vilma Espín Guillois.

Más que museo, el Memorial será galería de la vitalidad de esta mujer polifacética, que aún tiene mucho que transmitir a nuestro tiempo. Así lo define Margiola Sánchez del Campo Guilarte, crecida al calor de las enseñanzas de Vilma y hoy directora de la nueva instalación.

«Lo vemos como una escuela para profundizar y divulgar el pensamiento y la obra de nuestra eterna Presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas. Aquí la sentimos viva, caminando por la casa donde vivió por casi 20 años, precisando cada detalle, cada idea; enseñándonos sensibilidad y delicadeza para vivir, atender a niñas y niños, llegar al anciano, atraer a la comunidad».

Sita en la espaciosa y ventilada casona de San Jerónimo 473-475, entre Calvario y Carnicería, en el mismo corazón de la añeja urbe santiaguera, la nueva instalación suma a la copiosa información que está lista para ofrecer, el simbolismo adicional de saber que, cual retrato nítido de su personalidad, las plantas, los muebles y hasta el color de las paredes fueron en esta casa recreados y preservados hasta el detalle por la propia Vilma.

El legado de su vida

Consecuente con el propósito de propiciar la investigación en torno al pensamiento y la vida de la Heroína, el nuevo centro, precisó Sánchez del Campo, contará con seis salas, que ilustran la infancia y primeros estudios de Vilma, su ingreso a la Universidad de Oriente, de donde se graduó como ingeniera química industrial en 1954, y su participación en la lucha clandestina.

A través de fotos y la exhibición de objetos personales donados por familiares y allegados, el Memorial testimonia la incorporación de Vilma al II Frente Oriental Frank País y la conformación de la familia Castro-Espín, a partir de su matrimonio con el entonces Comandante Raúl Castro, el 26 de enero de 1959.

Resalta igualmente en la muestra el intenso bregar de Vilma al triunfo revolucionario: su papel en la conducción y guía de la FMC durante 48 años, su accionar como diputada al Parlamento, miembro del Comité Central del PCC y de su Buró Político, así como su labor alterna en la Comisión de Prevención y Atención Social y el Centro de Educación Sexual, entre muchos otros proyectos.

«En la sexta sala, continuó explicando la joven directora del Memorial, se incluyen las condecoraciones nacionales e internacionales que recibiera Vilma y se ilustra el triste momento de su desaparición física, el depósito de sus cenizas en el Mausoleo a los Héroes y Mártires del Segundo Frente y el impacto de este hecho en el pueblo, y culmina el recorrido con un panel que muestra a la mujer plena, con un amplio legado que compartir en todas las facetas de la vida».

La localización de la casa de Santa Rosa bajos, número 8, entre Corona y Padre Pico, donde naciera la Heroína, la profundización de los estudios sobre su infancia y primeros años y el acopio de un gran volumen de información sobre su vida universitaria, donde diera sus primeros pasos como revolucionaria, todos aspectos poco conocidos de la vida de Vilma, son ya logros que demuestran cuánto puede aportar el nuevo centro al conocimiento de la vida de la fundadora de la FMC.

Continuidad de ideas

Además de escenario para admirar la vida y la versatilidad del pensamiento de Vilma Espín, el nuevo Memorial, según sus organizadoras, posibilitará el estudio de sus ideas y conceptos sobre la formación de las nuevas generaciones, los valores y principios revolucionarios y el trabajo comunitario, y aspira a darle continuidad desde la práctica.

En consecuencia, la institución dispone de un salón polifuncional para la realización de actividades como eventos y reuniones, un área para ofrecer información digitalizada sobre la vida y obra de la Heroína y el quehacer de la mujer, y espacios para la promoción de actividades con niñas y niños, jóvenes y la comunidad en general.

Contará también con una sala de exposiciones transitorias, que en esta etapa inaugural exhibirá una muestra de Miguel Botalín, amigo de la familia Espín-Guillois desde la juventud, en la que puede apreciarse, desde el trazo, la historia de las calles santiagueras que supieron del paso atrevido y erguido de Vilma, nacida aquí el 7 de abril de 1930.

Joya arquitectónica

Por si fueran pocos sus atributos, la casa de San Jerónimo 473-475 suma a sus valores históricos como sitio en que echó raíces el pensamiento revolucionario de Vilma y como lugar de abrigo y reunión de hombres como Frank País, sus condiciones arquitectónicas, ambientales y urbanísticas.

Al frente de un equipo que trabajó arduamente y en tiempo récord para conservar los elementos originales de la vivienda, el arquitecto Omar López, director de la Oficina del Conservador de la Ciudad, quien lideró los trabajos, la define como una joya de la arquitectura colonial de los siglos XVIII y XIX.

Y lo hace apoyado en evidencias de las características arquitectónicas del XVIII como las puertas y ventanas de tablero liso y las huellas de balaustradas de madera en algunas ventanas interiores, entre otras, a las que se sumaron su exterior de estilo neoclásico y los tableros resaltados en puertas y ventanas, su falso techo de hojalata troquelada, sus pisos finamente decorados…

Más allá de las disquisiciones técnicas, el patio interior ventilado y poblado de plantas y espaciosos salones, refuerzan aquí los elementos para admirar, porque entre estos grandes corredores y paredes echó a andar la audacia de una mujer que fue síntesis de lo mejor de su tiempo y paradigma para el futuro.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.