Dayana: niña cubana que custodia el futuro

Delgada y con los rizos recogidos a modo de motoneta, Dayana es una de los cientos de pioneros que hoy domingo rompieron la rutina del horario normal para cuidar las urnas en los colegios electorales

Autor:

Roberto Díaz Martorell

NUEVA GERONA, Isla de la Juventud.— «!Votó!», dice Dayana y recupera su postura inicial después del saludo pioneril para quedar quieta solo por un segundo. Luego sonríe nerviosa y revisa con la mirada a la esquina donde su abuelita la observa con una mezcla de ternura y orgullo.

Repite la acción cada vez que un elector deposita la boleta en la urna mientras dura su turno de custodia. Quizás para Dayana Ávila, de seis añitos de edad, sea difícil entender la magnitud de su misión, pero si sabe que es importante y es feliz porque siente que cumple con la Patria.

Delgada y con los rizos recogidos a modo de motoneta, Dayana es una de los cientos de pioneros que hoy domingo rompieron la rutina del horario normal para cuidar las urnas en los colegios electorales de la Isla de la Juventud, donde más de 62 000 pineros respaldarán el futuro del país al elegir al mejor y más capaz de los delegados.

«La noche anterior fue difícil, imagínate que Dayana me porfiaba que no podía ser un colegio porque no es la escuela que ella conoce. Tuve que hacer acopio de toda la paciencia del mundo para explicarle en detalles porque es muy curiosa y quería saber», comenta la casi septuagenaria abuela.

La abuela le explicó además que cuando ella era joven las urnas las cuidaban los soldados y era muy feo porque portaban armas de fuego y no todos asistían a las votaciones de manera voluntaria. «Muchas veces te obligaban a dar tu voto a algún político corrupto a cambio de salvar la vida de un pariente enfermo y al final hasta los muertos aparecían en los resultados».

Pero Dayana, cuando crezca, tendrá otra historia que contar a sus nietos, una muy diferente a la de su abuelita, y el lunes, cuando retorne al aula, podrá trasmitirle a sus amiguitos, no solo las emociones que vivió en el colegio electoral sino también lo que aprendió en casa.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.