Cuba es millones

La enérgica respuesta de los cubanos a la campaña contra la Revolución llenó plazas y calles de toda la geografía del archipiélago este Primero de Mayo

Autor:

Equipo de periodistas

BAYAMO, Granma.— Más de medio millón de trabajadores y sus familiares de la provincia oriental de Granma desfilaron por avenidas y calles en respaldo al proyecto socialista cubano en el Día del proletariado mundial.

La congregación más nutrida ocurrió en Bayamo, capital provincial, cuyo desfile, de más de 170 000 personas, estuvo presidido por el vicepresidente del Consejo de Ministros Ricardo Cabrisas y por Luis Rafael Virelles Barreda, primer secretario del Partido en Granma.

Durante dos horas y diez minutos los bayameses marcharon frente a la histórica Plaza de la Patria, con carteles y banderas de diversos tamaños, afiches, retratos de Fidel, Raúl, el Che y los Cinco Héroes presos políticos en Estados Unidos.

Divididos en 19 bloques, los manifestantes también exhibieron iniciativas que identifican los distintos sindicatos: desde cerdos vivos o asados, caballos, panes y tabacos gigantes, y frutas hasta herramientas de construcción y carros de recoger desechos.

El desfile fue inaugurado por un grupo de mujeres vestidas con los colores de la bandera, seguidas de personas operadas del corazón y de millares de jóvenes destacados.

Entre los manifestantes podrían verse figuras reconocidas como el jardinero del equipo Cuba de pelota Alfredo Despaigne; el legendario ex torpedero Agustín Arias y Wilfredo Naranjo, director de la orquesta Original de Manzanillo.

La gran marcha cerró con el recorrido de hombres que manejaban coches, vehículos que constituyen el emblema de la ciudad.

Fiesta proletaria

LAS TUNAS.— El pueblo tunero se engalanó de proletario este Primero de Mayo. El mecánico y la bancaria; el bailarín y la anestesista; el soldador y la instructora… Fue un mural de profesiones y oficios lo que desfiló por la Plaza de la Revolución Mayor General Vicente García.

Pocos —apenas los imposibilitados— quedaron en casa en esta fecha con fragancia a trabajo. Desfilaron padres e hijos, abuelos y nietos, tíos y sobrinos, cubanas y cubanos… Fue un torrente —y valga el lugar común— lo que anegó de júbilo revolucionario el día memorable.

Una anciana centenaria no resistió la tentación de acudir a la cita con la Patria. Y desfiló. Un bebé de cuatro meses de nacido reclamó sitio dentro de su cochecito. Y desfiló. Los limitados físico-motores hicieron lo propio. Y desfilaron en sus sillas de rueda.

Los hechos son millones de veces más elocuentes que las palabras. Y la gigantesca procesión de tuneros que hoy salió a demostrar su compromiso con el proyecto social cubano debe confirmarle de una vez al enemigo que aquí hasta las piedras están con la Revolución.

Reafirman lealtad a la Revolución

SANTA CLARA, Villa Clara.— Cientos de miles de villaclareños desfilaron hoy por la Plaza Ernesto Che Guevara de esta ciudad para reafirmar su respaldo a la Revolución y condenar la guerra mediática desatada por la Unión Europea con el apoyo del gobierno de Estados Unidos.

La celebración, por el Día Internacional de los Trabajadores, se inició aquí con un ¡Viva Cuba Libre!, surgido de una multitud que evocó también su lealtad a Fidel, a Raúl y al Che Guevara.

También se exigió la libertad de nuestros Cinco Héroes prisioneros injustamente en cárceles norteamericanas; mientras reflejaron, igualmente, los resultados positivos alcanzados en la producción de alimentos, la sustitución de importaciones y el ahorro de portadores energéticos.

Ulises Rosales del Toro, miembro del Buró Político y Julio Lima Corzo, primer secretario del Partido en Villa Clara, presidieron el desfile junto a otros dirigentes del Gobierno, las organizaciones de masas y la UJC.

En la alocución, Consuelo Baeza, secretaria general de la CTC en la provincia, destacó que los trabajadores cubanos junto a sus familias habían tomados las plazas para expresar su respaldo incondicional a Fidel, Raúl y el Partido.

Se refirió también a las burdas mentiras del imperialismo yanqui contra Cuba. Ejemplificó que mientras ellos desatan las guerras en el mundo y matan inocentes, Villa Clara de manera solidaria mantiene tres mil colaborados en 48 países.

De manera simultánea, en los otros doce municipios de la provincia, hubo multitudinarios desfiles en los cuales los trabajadores y sus familiares reafirmaron su unidad en defensa del socialismo.

Unidad en defensa de la Patria

NUEVA GERONA, Isla de la Juventud.— «Esta unidad y respaldo a la Revolución es la respuesta a las continuas agresiones del imperialismo», comentó Jorge Luis Sierra Cruz, miembro del Buró Político del Partido, al evaluar la marcha de los trabajadores en la Isla de la Juventud.

Destacó el ingenio y la creatividad de los diferentes sindicatos para dar colorido y forma al desfile que por espacio de una hora y 20 minutos concentró a más de 62 000 obreros pineros y a sus familiares en toda la geografía insular.

«Estas iniciativas son cosas que no se pueden improvisar ni simular, es el resultado de años de preparación y resistencia, de apoyo a un proyecto social justo, a Fidel, Raúl y a una Cuba libre y soberana por siempre», subrayó.

En la alocución que antecedió la marcha, Lázaro Labrada, secretario general de la CTC en este Municipio Especial, recorrió los principales logros del movimiento obrero pinero con énfasis en la recuperación tras los daños ocasionados por los huracanes de 2008, en los que los trabajadores desempeñaron un papel imprescindible.

Asimismo resaltó la voluntad de mantener bien alta la bandera de combate en el empeño de continuar edificando una sociedad de todos y para el bien de todos, basada en la eficiencia económica, el control del los recursos y el ahorro energético.

A la voz de ¡Adelante Pineros!, un bloque compacto de 600 féminas de las 35 751 residentes en la Isla de la Juventud, y que representan el 42, 5 por ciento en los diferentes cargos de dirección, con hijos y nietos al ristre, abrieron la marcha en Nueva Gerona.

Estudiantes, campesinos y combatientes acompañaron a los trabajadores en su día, motivados además por el aniversario 55 de la excarcelación de Fidel y los moncadistas del Presidio Modelo, el 71 de la creación de la CTC y los 50 de la Federación de Mujeres Cubanas y los Comités de Defensa de la Revolución.

Plazas iluminadas

MATANZAS.— La familia matancera y su pueblo trabajador iluminaron las calles de las ciudades principales de esta provincia, desde la sureña Ciénaga de Zapata hasta el norteño Varadero.

En la ciudad de Matanzas se realizó la mayor movilización de este territorio, oportunidad en que cientos de miles de coterráneos dieron otra muestra de estar curtidos en el combate contra las falacias injerencistas de Estados Unidos y la Unión Europea.

«Ha sido muy lindo, buenísimo, pues no sabía que los cubanos eran tan unidos», apreció el joven Gómez Kayira, de Malawi, quien desfiló portando su bandera nacional y denunciando las patrañas contra Cuba.

En conversación con JR Hassan Bachir, estudiante de tercer año de Medicina, de Sahara Occidental, aborreció que mientras países de la Unión Europea acusan a Cuba de violar los derechos humanos, en sus propios territorios hay manifestaciones en contra de la dignidad de los trabajadores.

«Nos sentimos parte del pueblo cubano, no solo porque estudiamos aquí, sino porque este pueblo tiene valor,  coraje y es de los más humanistas del mundo, asintió Bachir.

«Aquí no estamos por gusto, demostramos que los pueblos pueden hacer mucho, por eso felicito al pueblo cubano por sus logros, por lo que tenemos que estar más unidos, para lograr una sociedad más justa y equilibrada, afirmó el joven saharaui.

También el estudiante palestino Khaled Jamal Shihadeh, quien cursa el quinto año en la Facultad de Ciencias Médicas de Matanzas, consideró este día especial: «Confirmamos nuestro apoyo a la Revolución que tanto hace por los pueblos de África, Asia y América Latina».

Al referirse a las actuales campañas mediáticas para desacreditar a Cuba, Khaled manifestó que todas las personas de honor deben manifestar su rechazo a estas  injurias contra Cuba».

Revolucionarios por todos lados

Más de 100 000 guantanameros desfilaron esta mañana por la emblemática Plaza de la Revolución Mariana Grajales para reafirmar, una vez más, que los cubanos no cederemos ante el chantaje, la campaña difamatoria y las amenazas de los enemigos del proceso revolucionario.

A las 8 de la mañana se inició la marcha, encabezada por el miembro del Buró Político del Partido Comunista, Misael Enamorado Dager, el primer secretario del partido en la Más Oriental,  Luís Antonio Torres Iríbar, Cristian Jiménez, Presidente del Inder, Manuel del Río Medina, miembro del Secretariado nacional de la CTC, e Isbel Guilarte, líder de los trabajadores en la provincia, además de otras autoridades e invitados.

Tras de ellos y de las palabras de la principal dirigente sindical en el Alto Oriente, exhortando a intensificar los esfuerzos en la producción, los servicios; convocando a elevar la disciplina laboral y mantener la unidad del pueblo, desfilaron en bloque compactos, emotivos y efervescentes decenas de estructuras sindicales en las que sobresalían los rostros juveniles.

Enamorado Dager expresó su satisfacción por estar este día entre los guantanameros que con tanta combatividad espíritu revolucionario y unidad llegaron a esta plaza a dar otra contundente muestra de apoyo a la Revolución y sus máximos líderes y rechazar las constantes agresiones y campañas difamatorias orquestadas por Imperio y sus lacayos de la Unión Europea.

Oneida Planche Martínez, de 36 años, desfiló junto a sus compañeros del Sindicato de Comercio. Ellos andan llenos de entusiasmo este Primero de Mayo y en sus atuendos reflejan los colores de la bandera. Además llevan carteles, afiches y otros artículos para aderezar el desfile.

Onecida asegura que participa en la marcha por la Patria y la Revolución. «En estos momentos Cuba necesita el apoyo de su pueblo y los trabajadores diremos hoy que sí por el socialismo y por nuestro proyecto social.  Con nuestra participación dejaremos sin armas a la Unión Europea y al gobierno de los Estados Unidos.

«También reclamaremos la liberación de los Cinco Héroes. ¿Hasta cuándo la injusticia en este mundo?», se cuestiona.

Ella cuenta que los trabajadores de La Cremería, concurrida instalación donde se expende helado en el centro de la ciudad de Guantánamo, están comprometidos con el pueblo.
«Más eficiencia y calidad en nuestro servicio es su consigna diaria. Los usuarios, al salir, deben estar satisfechos y sentirse complacidos con nuestra atención», comenta.

En su mano lleva una paloma blanca lograda de manera artesanal. La paz y la unidad de los cubanos quedan representadas en la noble ave.

Ahora, los de atrás, la apresuran. El movimiento y la alegría de las calles se perciben por las cuadras. La fiesta de los trabajadores guantanameros ya comenzó.

Aleida Rodríguez Romero, afiliada del Sindicato de Azucareros, confiesa que salió desde su casa a las 5: 30 a.m. para estar en su área de concentración a la hora fijada.

Según ella son varios los motivos por los que desfila este Primero de Mayo, aunque destaca «la necesidad de mantener la unidad del pueblo y reafirmar que somos fieles seguidores de la Revolución.

«Se percibe un entusiasmo tremendo en todos. Cuando venía para la marcha, me encontré con muchos cederistas que iban a incorporarse al punto de encuentro en el Consejo Popular San Justo, donde vivo, para luego sumarse a nosotros en el desfile.

«En la plaza Mariana Grajales daremos un golpe contundente a la burda campaña mediática desatada por los Estados Unidos y sus lacayos de la Unión Europea, que en un intento de desacreditar la Revolución, acusan a Cuba de violar los derechos humanos».

Plaza desbordada

HOLGUÍN.— Un mar de pueblo desbordó este primero de mayo la vasta plaza de la Revolución Mayor General Calixto García Íñiguez, por cuya explanada desfiló una cifra superior a los 700 000 holguineros, en una contundente muestra de unidad y de respaldo al Socialismo, a la Revolución y a su dirigencia histórica.

Como viva expresión de continuidad del proceso revolucionario iniciado en Cuba el primero de enero de 1959, la marcha por el día del trabajo en la ciudad de Holguín se distinguió a lo largo de todo su trayecto por la multitudinaria presencia de jóvenes, e incluso de niños, acompañados por sus familiares.

Portando enseñas nacionales y de otras naciones del mundo, pancartas, gigantografías de mártires y héroes de la patria, el inicio del desfile de los holguineros contó con un bloque de más de 2 000 estudiantes y jóvenes trabajadores de distintos sectores sociales, quienes vestían predominantemente de rojo, azul y blanco.

Los trabajadores del sector de la salud encabezaron la marcha sindical holguinera, quienes enarbolaron sus relevantes resultados en la atención primaria y el programa materno infantil en el territorio, cuyo índice de mortalidad infantil es de 3,26 por cada mil nacidos vivos, uno de los más bajos de la nación.

La presencia de la mujer holguinera tuvo, también, su sello distintivo con la marcha de nutrido bloque conformado por casi cuatro mil féminas, entre trabajadoras, jubiladas y amas de casa.

Vistiendo trajes típicos, representantes de más 36 naciones del mundo respondieron a su vez a la solidaridad del pueblo cubano y estuvieron presentes en esta colorida cabalgata, en su mayoría estudiantes que cursan distintas carreras en las sedes universidades universitarias holguineras.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.