Analizan en La Habana impacto de las campañas mediáticas de las transnacionales de la información

Periodistas cubanos y extranjeros participaron en Coloquio Internacional por el Día Mundial de la Libertad de Expresión

Autor:

Amaury E. del Valle

A reflexionar y actuar para solucionar los desafíos que enfrenta la prensa en su misión de alerta a la humanidad sobre los grandes peligros que la amenazan, como el cambio climático, o sobre la campaña orquestada contra Cuba en Estados Unidos y la Unión Europea, llamaron los asistentes al Coloquio Internacional por el Día Mundial de la Libertad de Expresión.

En el evento, convocado por la Unión de Periodistas de Cuba y la Oficina cubana de la UNESCO y efectuado este lunes en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí, colegas cubanos y de países como República Dominicana, Haití o España, contribuyeron a desenredar la madeja oculta que tejieron los grandes intereses corporativos, encabezados por Estados Unidos, para hacer fracasar la Cumbre de Copenhague sobre cambio climático, que sin embargo las transnacionales de la información la presentaron como «éxito».

No solo quedó en suspenso la continuidad del Protocolo de Kyoto, sino que las cifras acordadas de rebajas de la temperatura o las supuestas donaciones a que se comprometieron los países más desarrollados, son realmente irrisorias al lado de lo que se necesita para evitar una catástrofe global, explicó Pedro Luis Pedroso, funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores, quien estuvo en la cita europea.

El especialista, que también asistió a la recién finalizada Cumbre de los Pueblos sobre Cambio Climático, efectuada en la boliviana ciudad de Cochabamba, narró que allí sí se llegó a un consenso mayor de que poco se debe esperar de los países desarrollados, y serán los pueblos quienes deban presionar para salvaguardar la existencia humana.

Y es que con el tema del cambio climático sucede algo similar a las patrañas tejidas contra Cuba por consorcios mediáticos monopólicos.

Así lo evidenciaron las experiencias transmitidas sobre la ciberguerra mediática o el acoso a intelectuales y artistas amigos de la Isla en países como España, que demuestran cómo la libertad de expresión para los poderes monopólicos es ante todo la libertad de subversión contra la Revolución.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.