Inauguran II Coloquio Internacional José Martí: Por una cultura de la Naturaleza

En 1992, en la llamada Cumbre de la Tierra, Fidel Castro dijo: «Hay una especie en peligro de extinción, el hombre». De ese encuentro surgió la denominada Agenda XXI, pero desde entonces muy poco se ha hecho en el mundo para preservar el medio ambiente y la biodiversidad

Autor:

Luis Hernández Serrano

Hay que revertir la degradación del medio ambiente en beneficio del sustento de las generaciones venideras. Es preciso modificar el modelo actualmente imperante, porque no es posible la sostenibilidad dentro de las leyes del capitalismo.

Lo expresó el doctor Ismael Clark Arxer, presidente de la Academia de Ciencias de Cuba, en la clase magistral sobre Educación martiana contra la crisis ambiental del mundo, en la tarde de este martes, en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, en la inauguración del II Coloquio Internacional José Martí: Por una cultura de la Naturaleza, que comienza hoy en el Palacio de Convenciones y se extenderá hasta el viernes.

Comentó Clark que en 1992, en la llamada Cumbre de la Tierra, en la ONU, se alzó premonitoria la voz de un estadista de singular visión, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, cuando dijo: «Hay una especie en peligro de extinción, el hombre». Aclaró el conferencista que de ese encuentro surgió la denominada Agenda XXI, pero «desde entonces, poco o nada ha cambiado, como no sea para mal en la preservación del medio ambiente y la biodiversidad».

Acotó que ha habido una explotación cada vez más devastadora de los recursos naturales y hasta el presente se ha visto una interrelación contradictoria y a menudo conflictiva entre «humanidad y naturaleza».

La población humana creció en diez veces en los últimos tres siglos. Casi la mitad de la población total del planeta habita hoy las ciudades. El 50 por ciento de las tierras han sido modificadas por actividades del hombre y el consumo humano de agua se elevó nueve veces en los últimos cien años. «Para el Maestro —dijo Ismael— la armonía debía ser el diálogo supremo entre los humanos y la naturaleza.

El doctor Armando Hart Dávalos, director de la Oficina del Programa Martiano y presidente del Comité Organizador del evento, dio la bienvenida a los delegados e invitados presentes en el acto, dejó inaugurado oficialmente el encuentro, y en sus palabras enfatizó en la importancia y conveniencia de —como Martí— pensar en la naturaleza y amarla.

El señor Herman Van Hoff, director de la Oficina Regional de Cultura para América Latina y el Caribe y representante de la UNESCO en Cuba, se refirió a una gama de problemas derivados del cambio climático y tuvo palabras de elogio para el quehacer de Cuba en esta coyuntura internacional.

El doctor Gustavo Cobreiro Suárez, rector de la Universidad de La Habana, hizo énfasis durante su intervención en la importancia de la bioética.

Asistieron además a la apertura del evento Abel Prieto Jiménez, miembro del Buró Político del Partido y ministro de Cultura, el Comandante de la Revolución Guillermo García Frías, familiares de los cinco héroes prisioneros en Estados Unidos y un nutrido grupo de delegados e invitados cubanos y extranjeros, así como dirigentes juveniles.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.