Resaltan jóvenes productores capitalinos importancia de la agricultura

Sudar de sol a sol es tarea rigurosa, pero permite llevar el sustento al hogar de una manera decorosa, se precisó en el Activo Juvenil Campesino de Ciudad de La Habana

Autor:

Marianela Martín González

Si hay necesidad de despertar conciencia para que los jóvenes miren al surco como una de las fuentes de riqueza más sólidas que existe, es en la capital. La dependencia de la ciudad para abastecerse de alimentos provenientes de otras provincias es la razón fundamental, pero también la motivación por la tierra puede acabar con los brazos jóvenes cruzados que hoy le restan prestancia a las esquinas citadinas.

Lo anterior condujo el debate en el Activo Juvenil Campesino de los productores capitalinos, quienes, vestidos a la usanza de la modernidad, demostraron que sudar de sol a sol es tarea rigurosa, pero permite llevar el sustento al hogar de una manera decorosa.

Como «la luz organizada» o «los pétalos de pan», términos con los cuales el poeta chileno Pablo Neruda identificó a las mujeres cubanas, cuando estas se reunieron en el Primer Congreso de la FMC, las féminas campesinas protagonizaron el debate. La presidenta de la ANAP en la provincia, Rilma Román, reconoció que existen espacios para atender mejor a los jóvenes que se ocupan de la tierra e ir pensando en el relevo.

«Hay que darle un vuelco al trabajo con las nuevas generaciones, debemos ir a las escuelas con intencionalidad, para que los niños aprendan el significado de la agricultura y aprendan que en ella está buena parte de lo que necesitamos para la soberanía alimentaria», añadió.

Yanet Hinojosa, presidenta de la ANAP en el municipio de Arroyo Naranjo, se refirió a la necesidad de que los jóvenes campesinos comprendan la importancia de la superación para poder atender mejor sus tierras y manejar sus módulos pecuarios.

«Yo no puedo faltar una semana a mi finca, porque si no produzco no tengo ingresos y las plantaciones se me pierden», señaló el productor de La Habana del Este Adalberto Álvarez Guevara. Según este campesino, se deben facilitar cursos cortos en horarios que no afecten la producción agropecuaria.

Hilder Torres Escalona, miembro del Buró Nacional de la UJC, propuso que antes del mes de agosto los jóvenes campesinos capitalinos deben volver a encontrarse para revisar los acuerdos emanados de esta reunión y comprobar cómo se desarrolla el trabajo conjunto entre la ANAP y la organización juvenil.

«Hay calidad humana en los jóvenes que han dado su paso al frente para hacer realidad la convocatoria de la máxima dirección del país de producir alimentos para no depender del mercado exterior», subrayó Hilder, luego de que Reina La O, campesina del Cotorro, dejara claro que quizá demoren en verse los resultados, pero que ya se estaban dando pasos convincentes para demostrar que la agricultura puede contar con manos nuevas.

Nelvis Rodríguez, representante de los campesinos del municipio de Boyeros, se refirió a la importancia de tener cerca al IPA Villena Revolución, donde se forman técnicos para la agricultura.

La fortaleza que brinda esa institución a sus productores les ha permitido trabajar de manera organizada la tierra, y realizar estudios que arrojan las verdaderas potencialidades de esta localidad en la producción de leche, principalmente.

En la capital existen 91 cooperativas de créditos y servicios y una cooperativa de producción agropecuaria, en las cuales se agrupan 8 688 campesinos, de ellos 782 son jóvenes. Hasta la fecha se han creado más de 70 brigadas juveniles campesinas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.