Ranchuelo está a la vanguardia en Villa Clara

Por sus resultados económicos y sociales, este municipio ganó la sede del acto provincial por el 26 de Julio, Día de la Rebeldía Nacional

Autores:

Nelson García Santos
Yoelvis Lázaro Moreno Fernández

RANCHUELO, Villa Clara.— Acabamos de regresar de esta ciudad, reflejo del apacible municipio de Ranchuelo, y traemos un manojo de vivencias conocidas más allá de la oficina, bajo los techos fabriles y en la campiña donde, con un sol que raja piedras, la guataca se mueve y la yunta de bueyes aparece, aquí y allá, en su paisaje campestre. Vimos también los lógicos contrastes de una localidad que se rejuvenece, se retoca y abre al visitante su corazón y alma, mientras el ajetreo sigue su curso aunque la fiesta esté al doblar de la esquina.

En la memoria, anécdotas y muchos datos que nos ofrecieron sobre la economía, con la advertencia de que saliéramos a comprobarlos allí donde nacen las cifras, a veces hasta agónicamente, y que luego aparecen bellamente impresas en pulcros papeles.

Pero, en definitiva, Ranchuelo es más que un informe. Es tierra joven que fue fundada en 1734 por don Dionisio de Consuegra en el sitio conocido como Bocas de Ranchuelo, y en 1879 se constituyó su ayuntamiento. El curso de su existencia ha sido engrandecido por su noble gente.

De lo general

La alegría que sienten, porque ganaron la sede del acto provincial por el 26 de Julio, aflora por doquier. Y todos pusieron su granito de arena. Dieciséis de sus organismos se ubicaron del primero al quinto lugar y a otros seis les reconocieron un sostenido progreso.

Que hubo que sudar la camisa nadie lo duda y, en la práctica, la entrega representó contar con más alimentos, aunque todavía no satisfagan la demanda, y ofrecer servicios, gastronómicos y de otra índole, de mayor calidad.

A nivel provincial el municipio se destaca en la producción de cebolla y ajo; de frijoles y garbanzos recogieron más de 130 toneladas. También alcanzan buenos niveles en la producción de leche, viandas y vegetales, mientras en el sector industrial cuentan con el Central Efraín Alfonso, uno de los pocos en el país que sobrecumplió su plan de producción en la última zafra; con la fábrica de cigarros Ramiro Lavandero, la mejor a nivel nacional; y el yacimiento de zeolita, en las cercanías de San Juan de los Yeras, que utilizan como aditivo para la alimentación de los animales, entre otros usos.

De lo particular

Un indiscutible logro ha sido que el municipio, desde noviembre y hasta junio, no sobrepasa su plan mensual de energía eléctrica, que fluctúa entre 155 y 160 MW/h.

—¿Aplican mucho el apagón?

—No, dice rotundamente José Linares, director de la Unidad Empresarial de Base Eléctrica en el municipio. Lo más fácil es quitar el «catao», pero, ¿qué sería de la producción? Y que conste, el sector residencial tampoco se sobregira en el consumo.

—¿La fórmula?

—Lo primero resultó determinar el plan de cada entidad estatal de la producción y los servicios; luego logramos que las direcciones administrativas y los trabajadores interiorizaran lo vital de ajustarse al consumo eléctrico asignado.

—¿Cómo lo controlan?

—Los energéticos de los centros de producción y servicios son los que se encargan de hacer cumplir las medidas en cada entidad, para lo cual chequean diariamente cómo se comporta el plan de energía. Si alguien se sobrepasa convocamos de inmediato a la administración, además, se les alerta cuando las cifras indican que en cualquier momento se van a sobregirar.

«Durante el horario de trabajo, cada cierto tiempo, se leen los metros contadores para evitar que los sorprenda. De cumplir lo establecido se encarga el Consejo Energético, integrado por un vicepresidente del Gobierno, la Unidad Básica Eléctrica y la Dirección de Economía y Planificación. Los 223 MW/h que dejaron de consumir en el sector residencial, entre noviembre y junio último, más los 395 del sector estatal representaron un ahorro equivalente a unas 300 toneladas de petróleo».

La esperanza tangible

Dos funciones esenciales asume la unidad empresarial de base La Esperanza, que produce embutidos, carne de res, cerdo, encurtidos y dulces en conserva: garantizar parte esencial de la alimentación de los trabajadores del MINAZ de las provincias de Villa Clara, Sancti Spíritus y Cienfuegos, y ventas en divisas destinadas a contribuir al financiamiento de fertilizantes, herramientas, accesorios y pienso, por citar ejemplos.

Sus resultados económicos están avalados por la eficiencia, afirma Héctor Luis León Ortiz, director de la planta, una de las mejores del Ministerio del Azúcar en el país.

Hasta mayo último vendieron 264 700 CUC y más de cuatro millones de pesos. De manera global cumplieron el plan, aunque fue ligeramente inferior a lo previsto en el acápite de la comercialización en CUC por falta de materia prima.

En la elaboración de sus embutidos de jamón, mortadella, jamonada, hamburguesa y picadillo, y del puré y salsa de tomate, las mermeladas de diversos tipos y las rodajas de piña, se cumplen los índices de calidad.

Ranchuelo es mucho más que estos pasajes narrados como mínima muestra, porque sus resultados económicos y sociales, enhorabuena, prestigian, y mucho, a Villa Clara.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.