Rinden homenaje a Frank País y los mártires de la Revolución en Santiago de Cuba

Como es tradición, los santiagueros peregrinaron desde el parque Céspedes hasta el cementerio de Santa Ifigenia para recordar a Frank y a Raúl Pujols Arencibia, en otro aniversario de sus muertes

Autor:

Odalis Riquenes Cutiño

SANTIAGO DE CUBA.— Con una multitudinaria peregrinación desde el parque Céspedes hasta el cementerio de Santa Ifigenia, el pueblo santiaguero, en representación de toda Cuba, rindió homenaje al líder del Movimiento 26 de Julio en la clandestinidad, Frank País García, y a su fiel compañero Raúl Pujols Arencibia, en el aniversario 53 de su asesinato, y a todos los mártires de la Revolución.

En lo que es ya una de las más entrañables tradiciones de este pueblo, santiagueros de todas las edades se unieron para reeditar desde el tributo y el compromiso el sepelio del héroe, convertido entonces en la más enérgica manifestación de duelo y odio a la tiranía batistiana que conoció la Cuba prerrevolucionaria.

Con las máximas autoridades del Partido y el Gobierno, y combatientes, compañeros de lucha de Frank y Pujols a la cabeza; entre banderas, consignas y pétalos de rosas, otra vez se sintió el paso firme de un pueblo amante de la justicia, por las calles  San Pedro, Martí, Crombet… Ofrendas florales a nombre de Fidel y Raúl, de los Consejos de Estado y de Ministros y de Cuba toda, fueron depositadas en la necrópolis a todos los mártires.

Flores llegaron igualmente hasta la Colina del parque Frank País, en Punta Gorda, hasta la tumba de Raúl Pujols y René Ramos Latour y hasta la avenida del mismo nombre, donde un monumento perpetúa la memoria del también conocido como Comandante Daniel, caído en la Sierra Maestra también un 30 de julio, pero de 1958.

Fue el clímax de un día hecho a la medida de la honra y la continuidad, que se inició con el depósito de ofrendas florales en el Callejón del Muro, sitio donde fueron baleados Frank y Pujols y en el que René Pavón García, en nombre de aquellos valientes, destacó los valores del joven maestro que lo hicieron sobresalir como estratega y dirigente y ratificó que su legado político vivirá siempre en el corazón de Cuba y de Santiago.

Minutos más tarde, en la Placita de los Mártires —lugar de encuentro y conspiración de los revolucionarios—, y como el mejor símbolo de continuidad, un grupo de jóvenes santiagueros recibió el carné de militantes de la UJC, en representación de los que ingresan a la organización este año en la provincia.

Liubar Parra López, miembro del Buró Provincial de la UJC, resaltó la importancia de que las nuevas generaciones beban del legado de la historia, que aquí está tan cerca, y señaló que los ideales de aquellos jóvenes siguen presentes en los de hoy, convocándolos al diario cumplimiento del deber.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.