Un acto de amor

Autor:

Agnerys Rodríguez Gavilán

La Brigada Artística Martha Machado llegó un día a la devastada Isla de la Juventud, tras el azote de los huracanes, y luego a lo que quedó de Haití, tras el terremoto, no para levantar casas, ni techos, ni paredes destrozadas —aunque en ambos sitios trocaron el pincel o la guitarra por una pala—, sino y muy especialmente para ayudar a reparar los sueños, reconstruir esperanzas y curar el corazón mediante del arte y la cultura.

A su creador, su responsable, su coordinador, el pintor Alexis Leyva Machado (Kcho), diputado por la Isla de la Juventud, un joven cubano auténtico, de talla universal, se le ha visto desde el miércoles último por los pasillos del Palacio de Convenciones, acompañado de otros muchachos, armando esa suerte de campamento que a uno y otro lugar llevaron sobre sus hombros.

En horas de la tarde de este viernes selló el correveidile de estos días cuando decidió contarles a los diputados, entre otras muchas cosas, que lo más grande que le había sucedido en su vida, como ser humano y como artista, es ver la sonrisa de un niño que de repente lo perdió todo, menos esa sonrisa.

Tanto a él como a los que se le unieron hasta hoy, lo que les anima es la noble idea de acercar lo más posible la cultura al pueblo, construir nuevas formas de hacer el arte en el mismo sitio donde vive la gente, y unos huracanes primero, y un terremoto después, le revelaron que por medio de esa solidaridad, que en el caso de los cubanos es real, es posible tender puentes, aliviar almas y hacer cultura.

Uno de sus seguidores, Mentepollo, alias Carlos Gonzalvo, como le dijera jocosamente Ricardo Alarcón, confesó su inmenso orgullo por formar parte de esta tropa de hombres comprometidos.

Para Abel Prieto, ministro de Cultura, una demostración de que para llevar el arte a nuestras comunidades no hacen falta muchos requerimientos técnicos, sino ser creativos, movilizar las fuerzas, juntar talento. Para Alarcón resulta un acto de amor. Y hacer las cosas con amor no solamente funciona en la cultura, sino también en muchas más cosas, en todo.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.