Creatividad para alegrar la montaña - Cuba

Creatividad para alegrar la montaña

Lograr el sano esparcimiento de los cientos de miles de personas que habitan en las regiones montañosas del país centró el análisis de la Comisión Central de Recreación

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

Agosto va entrando en su recta final, pero ello no significará que, al concluir el verano, los organismos y entidades del Estado dejarán a un lado los planes diseñados para que la familia cubana se recree sanamente y emplee de un modo más óptimo su tiempo libre, sino que estos serán implementados durante todo el año.

Esta ha sido una preocupación constante de la Comisión Central de Recreación, que presidida este miércoles por Víctor Fidel Gaute López, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido, puso su mirada también en cómo las opciones recreativas se implementaron en los territorios que pertenecen al Plan Turquino, una iniciativa del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, la cual data de 1987.

No será difícil entender por qué en este encuentro se hizo tanto hincapié en los resultados de las iniciativas llevadas a cabo en estas zonas montañosas, en función de lograr el sano esparcimiento de los cientos de miles de personas que habitan en esas regiones, y son los responsables de asegurar importantes rubros económicos para la Isla como café, cacao, miel de abejas… además de las necesarias labores que realizan en el área forestal y en otras vinculadas con la producción de alimentos.

El panorama que hoy distingue a las comunidades y asentamientos, los cuales conforman estos 55 municipios del Plan —abarcan a diez provincias—, fue presentado también a la Comisión. Afectada con rigor por el período especial, se trata de una región que, a pesar de tener garantizadas las esferas educacional (cuenta incluso con tres universidades de montaña) y de salud, necesita continuar avanzando en los diferentes programas sociales de la Revolución.

Por esa razón, Víctor Gaute recalcaba en lo esencial de escuchar los criterios de los montañeses y de trabajar a partir de estas opiniones para garantizar, desde el punto de vista social y espiritual, una propuesta recreativo-cultural amplia, variada y de calidad.

«Hay que atender de manera diferenciada a este núcleo poblacional tan significativo, para lo cual hay que trabajar con intencionalidad, ser creativos y no dejar dormir las iniciativas… Solo así conseguiremos propiciarles una vida mejor, digna y más placentera. Con seguridad ello será beneficioso no solo para estas personas, sino para Cuba como país», enfatizó Gaute.

Vital en este sentido es el desarrollo que en estos lugares alcancen la cultura, el deporte y la recreación. De hecho, según se dijo en la reunión, son el Ministerio de Cultura y el INDER los que mejor labor han desplegado en estas zonas. Aunque es preciso que ello se refleje en la participación a nivel de comunidades en actividades que propicien las diversas instituciones (con frecuencia subutilizadas), y que se exploten al máximo el movimiento de artistas aficionados, los instructores de arte y los promotores culturales y deportivos, actores que deben estar más a la ofensiva.

«No podemos olvidar que el espacio que dejemos libre por nuestras ineficiencias —dijo Gaute—, lo ocuparán el alcoholismo, el tabaquismo, y otras tendencias… Por tanto, tenemos que multiplicar las acciones, las iniciativas. Estamos claros de que muchas cosas se dejan de hacer y no tiene que ver con los recursos financieros, sino con la falta de organización, de interés, en que no todos los organismos y entidades hacen lo que les corresponde. Es primordial preservar nuestras montañas, donde nacieron muchas de nuestras tradiciones».

También rindieron cuentas a la Comisión, los CDR, el INDER y la CTC, la cual por supuesto agrupa a los trabajadores que en el período estival se encargan de la producción y los servicios.

Además de comprometer a los trabajadores de los sectores que producen y prestan servicios para el buen desarrollo del verano, y de velar porque se eleven la productividad, la eficiencia y la calidad de la producción y los servicios, al tiempo que se reduzcan los gastos, la organización que aglutina el movimiento sindical cubano ha prestado atención al aseguramiento de la participación de los trabajadores en las opciones recreativas que esta implementa.

Sin embargo, la realidad indica que aún es insuficiente el aprovechamiento de todas las potencialidades de las áreas recreativas con que cuentan los centros laborales.

Para los CDR y el INDER sigue siendo una prioridad acercar la recreación a los barrios, a la comunidad. Es en este mismo espacio donde han de recibir el reconocimiento de su gente nuestros deportistas más relevantes. «El compromiso de cada hombre y mujer —recordaba Víctor Gaute— comienza con la patria chiquita, con tus vecinos, con el barrio donde naciste y creciste como ser humano. Cuando se logra movilizar a la comunidad se pueden conseguir maravillas.

«A la vez, ese intercambio cercano, sin dudas motivará la práctica del deporte, que no solo equivale a una recreación más plena, sino también a una vida más saludable. La masividad deberá seguir distinguiendo al deporte revolucionario cubano, porque de ella saldrán nuestros campeones. Tanto la Educación Física como la Educación Laboral deberán permanecer en nuestros planes de estudio, porque favorecerán que los hombres y mujeres del mañana sean más útiles a la sociedad».

Otro eje fundamental de trabajo identificado en la reunión es que el verano no puede distraernos de mantener la atención  en las alertas de Fidel acerca del peligro de una guerra nuclear, y el deber de dedicar tiempo también a la preservación de la paz y del mañana.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.