¿Al fin?

El descubrimiento del primer planeta potencialmente habitable fuera de nuestro Sistema Solar marcó la semana noticiosa para los amantes de la astronomía

Autor:

René Tamayo León

El planeta Gliese 581-g está a 20 años luz de la Tierra y cumple con las «condiciones de temperatura y gravedad para ser habitable», según trascendió en una conferencia de prensa de los astrónomos estadounidenses que se adjudicaron el hallazgo.

«El exoplaneta se encuentra en el centro de una “zona habitable”, a una distancia de una estrella de donde recibe suficiente energía para tener agua líquida en su superficie y, por tanto, sustentar la vida», dijeron los científicos, según reportó la agencia española de noticias EFE.

«El planeta, que orbita la estrella Gliese 581, en la constelación Libra, está a la distancia precisa de la estrella para que haya agua, ni con mucho calor ni con mucho frío, y con una gravedad similar a la de la Tierra para que haya una atmósfera», explicó Steven Vogt, uno de los participantes en la pesquisa.

Los detalles del hallazgo saldrán próximamente publicados en la revista Astrophysical Journal. El astro se descubrió tras 11 años de investigación en el observatorio W. M. Keck de Hawai. La masa del planeta es de tres a cuatro veces la de la Tierra, orbita a su estrella en 37 días y probablemente este sea rocoso, con una superficie firme y con suficiente gravedad para mantener una atmósfera, reseñó EFE.

Steven Vogt tiene la convicción de que «hay un ciento por ciento de probabilidades de que exista vida» en ese planeta, debido tanto a las condiciones detectadas como a la capacidad «agresiva» de los seres vivos de adaptarse. «Es bastante difícil parar la vida cuando tienes las condiciones adecuadas», concluyó. Sus colegas no son tan optimistas, pero reiteran la probabilidad...

Entre tanto, la Agencia de Tecnologías Avanzadas DARPA, subordinada de forma directa al Departamento de Estado de EE.UU., anunció la creación de un artefacto que puede modificar la velocidad de la luz.

De fácil manipulación, el dispositivo, al contrario de otros similares, puede funcionar a temperatura ambiente, informó la publicación Nature Photonics.

Según una reseña de la BBC, se trata de un dispositivo óptico muy pequeño, que gracias a la acción de un haz de rayo láser puede ajustar la velocidad a la que se mueve la luz cuando la atraviesa.

La pregunta ahora es: ¿para qué la DARPA quiere este dispositivo?

Hablando de aceleraciones, científicos británicos acaban de anunciar que la hiperactividad y desorden en los niños es provocada por un defecto genético. El ADHD (déficit de atención e hiperactividad, sobre todo en niños) se atribuía en algunos países a una mala educación; sin embargo, ahora se achaca a que los menores portan un código genético defectuoso.

El descubrimiento es el resultado del estudio del ADN de 366 niños con diagnóstico de ADHD y otros mil sin este. Los niños con ADHD tienen grandes dificultades para la concentración, son muy inquietos e hiperactivos y a menudo tienen más de un problema por no saber relacionarse.

Anita Thapar, una de las científicas a cargo, aseguró que tras la investigación «podemos asegurar que el ADHD es una enfermedad genética y que los cerebros de los niños con esta enfermedad se desarrollan de manera diferente a los de los demás niños».

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.